Aislamiento acústico

El aislamiento acústico también llamado aislamiento fónico tiene por objetivo evitar la propagación del ruido.

El aislamiento acústico de una instalación se refiere en general a la absorción de las ondas sonoras producidas por un motor (compresor de climatización por ejemplo) gracias a materiales absorbentes (placas de lana, espuma, fibras…) o aislantes acústicos (pernos anti vibrátiles, zócalos de goma…) destinados a evitar la propagación de las vibraciones en el armazón.

Para conseguir un buen aislamiento acústico son necesarios materiales que sean duros, pesados y, si es posible, flexibles. Materiales tales como hormigón, terrazo, acero, plomo, etc. son lo suficientemente rígidos y no porosos como para ser buenos aislantes.

Existen diversos factores básicos que intervienen en la consecución de un buen aislamiento acústico:

Factor másico. El aislamiento acústico se consigue principalmente por la masa de los elementos constructivos: a mayor masa, mayor resistencia opone al choque de la onda sonora y mayor es la atenuación. 

Factor multicapa. Cuando se trata de elementos constructivos constituidos por varias capas, una disposición adecuada de ellas puede mejorar el aislamiento acústico hasta niveles superiores a los que la suma del aislamiento individual de cada capa, pudiera alcanzar. 

Factor de disipación. También mejora el aislamiento si se dispone entre las dos capas un material absorbente. Estos materiales suelen ser de poca densidad (30 kg/m3 - 70 kg/m3) y con gran cantidad de poros y se colocan normalmente porque además suelen ser también buenos aislantes térmicos. 

Located in: Glosario Técnico

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes