Caldera a gas

Una caldera de gas es un generador de agua caliente que usa el gas como combustible.

Hay un quemador que se ocupa de iniciar la combustión de gas. Hoy en día normalmente se usa gas natural aunque algunas calderas pueden usar propano o gasoil. El gas se quema, calienta y convierte el agua en vapor, saliendo con el objetivo de calentar el ambiente a través de circuitos como los que conectan los radiadores o los suelos radiantes.

La caldera calienta el agua al quemar el gas, en esa combustión se desprenden unos gases que deben ser eliminados por medio de algún tipo de conducto para eliminar los gases. Suele ser un ventilador o un tubo que conecta con el exterior. Es muy importante ventilar bien la zona, ya que se pueden crear acumulaciones de gases y humos contaminantes perjudiciales para la salud.

Hay varios tipos de calderas de gas, y según el tipo de caldera que escojamos podemos reducir el consumo de gas así como la cantidad de gases que desprendamos a la atmósfera.

  • Estancas: En las calderas estancas la combustión se produce en una caja completamente cerrada. Es decir, el oxigeno necesario proviene del exterior y no se mantiene ningún tipo de contacto con el ambiente donde está colocada la caldera.
  • De bajo Nox: Es también una caldera estanca. La combustión del gas se produce en una caja cerrada, el oxígeno necesario se coge del exterior y los gases producidos también se expulsan al exterior. Lo que le da la diferencia de una caldera estanca es que incorpora un diseño especial que reduce la emisión de NOx (óxidos de nitrógeno). El sistema de combustión de éste tipo de calderas enfría la llama que quema el gas disminuyendo la  emisión de gases y humos contaminantes.
  • De condensación: Es como una caldera de gas estanca pero reutiliza la energía del vapor de agua generada tras la combustión, disminuyendo el consumo de gas. En algunas calderas se puede conseguir un rendimiento del 110%, es decir, un mayor rendimiento que el propio gasto de gas. Con una caldera de condensación nuestra factura del gas podría reducirse en un 30%. Ayuda también al medio ambiente disminuyendo la emisión de gases contaminantes en un 70%.
  • Atmoresféricas: Son lo contrario de las estancas. Aquí las cámaras de combustión están abiertas. Son menos eficientes y contaminan más que las estancas. La cámara está en contacto con el ambiente de la zona donde está instalada la caldera, por lo tanto, el aire que se utiliza para la combustión se coge del interior. También puede ocurrir que los gases que se crean tras la combustión no se ventilen bien y se queden en el aire local. Por todo esto, según la RITE, Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios, aprobado desde el 1 de marzo de 2010, está prohibida la instalación de este tipo de calderas en los nuevos edificios, así como también en el caso de que tengamos que sustituir nuestra caldera por una nueva.

 

 En muchas Comunidades y Ayuntamientos se están llevando a cabo los llamados Plan Renove de calderas, para disminuir el gasto energético y cumplir con las directivas europeas de baja emisión de gases. Pero solo las calderas de condensación, que son de alto rendimiento, se pueden acoger al plan renove, ya que es una caldera que contamina menos y es más eficiente.

En caso de que tengamos que elegir una nueva caldera, es aconsejable elegir entre una caldera de Bajo nox o una caldera de condensación. Los dos tipos son calderas estancas, contaminan mucho menos y son más eficientes y seguras.

 

 

Located in: Glosario Técnico

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes