Carbón

El carbón es un término genérico que designa un conjunto de combustibles sólidos ricos en carbono, de composiciones y poder caloríficos muy variados.

El carbón extraído de las minas es el resultado de la transformación por microorganismos en capas geológicas de las materias vegetales de los grandes bosques pantanosos del tiempo carbonífero, hace 300 millones de años. Representa cerca del 70% de las reservas energéticas mundiales de combustibles fósiles conocidas actualmente, y es la más utilizada en la producción de electricidad a nivel mundial. En España, sin embargo, la disponibilidad del carbón es limitada y su calidad es baja.

Tipos de carbón

Las distintas clases de carbón están formadas por carbono, oxígeno, hidrógeno y nitrógeno, además de otros elementos, como por ejemplo el azufre.

TIPO DE CABÓN

% C

PODER   CALORÍFICO [Kcal/kg]

CARACTERÍSTICAS

Carbón natural

Turba

50%

 

Empleo: Calefacción

90% de humedad

Lignito

50%

 

Empleo: Centrales eléctricas

30% de humedad

Hulla

85%

>7000

Empleo: Centrales eléctricas y Fundiciones de metales

Antracita

90%

>8000

Arde con facilidad

Carbón artificial

Coque

92%

6800

Obtención a partir de carbón vegetal

Carbón vegetal

80%

7200

Obtención a partir de madera


Cualquier compuesto que contenga más de un 95% de carbón puede considerarse carbono puro o grafito, y sólo arde a temperaturas muy elevadas, por lo que no tienen aplicación como combustible doméstico.

Aplicaciones del carbón

El carbón es empleado como combustible directamente, o para producir gas.  Actualmente es poco utilizado para la calefacción, pero  sigue siendo una fuente importante de energía para producir electricidad (centrales térmicas de carbón) y para la industria metalúrgica.

El carbón es también indispensable para la producción de hierro y acero; casi el 70 % de la producción de acero proviene de hierro hecho en altos hornos con ayuda del carbón de coque.

Impacto ambiental del uso del carbón

El carbón contamina y contribuye fuertemente al efecto invernadero y a la lluvia ácida, esta fuente de energía es sustituida cada vez más a menudo por energías más propias o más fáciles a explotar. Tanto la extracción como la combustión del carbón originan una serie de deterioros medioambientales importantes. El más importante es la emisión a la atmósfera de residuos como el óxido de azufre, óxido de nitrógeno y dióxido de carbono.

 

 

Located in: Glosario Técnico

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes