Acumulador de agua

Un Acumulador es un tanque o depósito de agua reforzado por un aislante térmico que permite almacenar agua caliente para suministrarla a una instalación sanitaria o de calefacción.

El Acumulador puede ser calentado mediante la combustión de gas, directamente por una resistencia eléctrica o por un circuito primario de fluido termoportador. En ese caso, la energía térmica puede ser producida por una energía renovable o no (solar, gas, gasóleo, electricidad, biomasa, bomba de calor, etc). 

La capacidad del tanque y su aislamiento variará según el fabricante, siendo determinante para el periodo de recuperación de calor. Su capacidad puede variar entre los 15 litros hasta los 1000 litros. El tipo de aislamiento térmico y su calidad permitirán que no se escape el calor; si este elemento es deficiente el gasto de energía será mayor.

Según donde se ubique la fuente energética y el intercambiador de calor del acumulador, diferenciamos:

Acumuladores directos: La fuente de energía que proporciona el calor es interna. Una resistencia eléctrica, un quemador de gas,… dependiendo del tipo que se trate. Este tipo de acumulador no es eficiente ante consumos prolongados, una vez consumido el depósito se debe esperar a que se recupere. Su instalación es sencilla y hace frente a grandes demandas simultáneas.

Acumuladores indirectos: Dependen de una fuente energética externa, necesitando un intercambiador de calor extra. El tanque de agua debe ser conectado al intercambiador, y su capacidad ayudará un funcionamiento más dinámico. Depende de la capacidad del intercambiador para que el funcionamiento del depósito sea mejor o peor. Una de las ventajas de éste tipo de acumulador es que puede satisfacer tanto demandas punta como consumos prolongados. Y es que no solo se acumula el agua caliente, sino que también se está calentando el agua instantáneamente.

Ventajas:

• El suministro de agua caliente está a una temperatura constante

Temperatura del agua no se afecta si se abren o cierran otras llaves conectadas al mismo calentador.

Desventajas:

• El tamaño del tanque

• Los periodos de recuperación del calor son muy largos.

 

Los aparatos de acumulación deben  integrar un sistema de desinfección antilegionella cumpliendo lo dispuesto  en la instrucción técnica ITE 02.5 para la producción centralizada de A.C.S del Reglamento de Instalaciones Térmicas en edificios (RITE);  al igual que a la instalación de una válvula de sobrepresión que desemboque en el desagüe con una llave habilitada para asegurar el vacío.

Los acumuladores deben ser accesibles para su limpieza y estar provistos de algún tipo de apertura para acceder a su limpieza interior y evitar la acumulación de óxido y lodos. En casos de suciedad e incrustaciones internas la bacteria de la Legionella encuentra mayor cobijo para propagarse. En estos casos la temperatura del agua no puede destruirlos, ya que la suciedad las protege del calor.

 

Located in: Glosario Técnico

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes