Combustibles fósiles

Se llaman combustibles fósiles a aquellas materias primas empleadas en combustión que proceden de restos vegetales y otros organismos vivos (como plancton), que hace millones de años fueron sepultados por efecto de grandes cataclismos o fenómenos naturales, y que han sido sometidos a la acción de microorganimos, bajo ciertas condiciones de presión y temperatura.

Los combustibles fósiles consisten en depósitos de materia orgánica formados durante años. Los combustibles fósiles consisten principalmente en uniones de carbón e hidrogeno.

Existen tres tipos de combustibles fósiles que pueden usarse para la provisión energética: carbón, petróleo y gas natural.

  • El carbón es un término genérico que designa un conjunto de combustibles sólidos ricos en carbono, de composiciones y poder caloríficos muy variados.
  • El petróleo es un combustible líquido natural constituido por una mezcla de hidrocarburos. Es el combustible más usado.
  • El gas natural (esencialmente del metano) es la energía fósil que tiene la mejor eficacia energética del mercado

La energía que proviene de la quema de combustibles fósiles se convierte en electricidad y calor en plantas eléctricas. Cuando se queman los fósiles el carbón e hidrogeno reaccionan con el oxigeno produciendo dióxido de carbono (CO2) y agua (H2O). Durante esta reacción se produce calor. La electricidad se genera mediante la transformación de energía mecánica (calor) con energía eléctrica por medio de una turbina o generador.

 

 

"

Located in: Glosario Técnico

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes