Biogas

Se denomina biogás a aquel gas creado mediante la fermentación de la materia orgánica, en ausencia de oxígeno (aire) por acción de un grupo de microorganismo.

Puede realizarse tanto en medios naturales como en dispositivos específicos para la creación del gas.

El resultado es una mezcla constituida por metano (CH4) en una proporción que oscila entre un 40% a un 70% y dióxido de carbono (CO2), conteniendo pequeñas proporciones de otros gases como hidrógeno (H2), nitrógeno (N2), oxígeno (O2) y sulfuro de hidrógeno ( H2S).

No obstante, la composición de biogás depende del tipo de desecho utilizado y las condiciones en que se procesa.
Para su obtención, se puede utilizar como materia prima tanto vegetal como animal:

Desechos animales

Residuos agrícolas

Desechos de rastros

Residuos agroindustriales

Residuos forestales

Estiércoles

Semillas

Sangre

Aserrín

Ramas

Cama

Pajas

Carne

Desechos de tabaco

Hojas

Desechos alimenticios

Bagazo de caña

Desechos de pescado

Cascarilla de arroz

Cortezas

Orina

 

Basuras domésticas

Desechos de frutas y vegetales

 


El valor energético del biogás por lo tanto estará determinado por la concentración de metano alrededor de 20 – 25 MJ/m3.

Este gas se puede utilizar para producir energía eléctrica mediante turbinas o plantas generadoras a gas, en hornos, estufas, secadores, calderas, u otros sistemas de combustión a gas, debidamente adaptados para tal efecto. El biogás se mezcla generalmente con gas natural antes de ser utilizado en las centrales eléctricas.

Producción de Biogás

El biogás se produce mediante el proceso de fermentación de la materia orgánica en ausencia de aire o sea en condiciones anaeróbicas, quedando como residuo el proceso de lodo estabilizado, que puede aplicarse como acondicionador de suelo o abono genérico.
Son cuatro los tipos de bacterias que intervienen en la fermentación:

  • Las hidrolíticas, que producen ácido acético, compuestos monocarbonados, ácidos grasos orgánicos y otros compuestos policarbonados.
  • Las acetogénicas, productoras de hidrógeno.
  • Las homoacetogénicas, que pueden convertir una cantidad considerable de compuestos carbonados en ácido acético.
  • Las metanogénicas, productoras del gas metano, principal componente del biogás, con una proporción de 40 a 70 % de metano (CH4).

Los desechos mezclados con agua se introducen a un recipiente cerrado llamado digestor, que es donde se realiza el proceso de generación de biogás.

  • Digestor es de carga diaria; todos los días se carga con una cantidad dada de desechos mezclados con agua y del digestor sale un volumen de lodos fertilizantes igual al de la mezcla alimentada; el biogás se genera en forma continua durante todo el día.
  • Digestor que trabaja a régimen de “lote”; se carga todo de una sola vez, no descargándose hasta después de dos o tres meses, cuando se vacía el residuo y se aplica al campo; en este caso la cantidad de biogás producida es mayor en las primeras semanas y va bajando a medida que transcurre el tiempo, por lo que casi siempre se instalan varios digestores en “batería”, los que se cargan en forma alternada, con objeto de disponer siempre de la cantidad requerida de biogás.

 

Ventajas del uso del Biogás

  • Se tienen una recuperación energética inmediata y como consecuencia, una recuperación también económica.
  • Depuración ambiental y ecológica.
  • Obtención de fertilizantes de gran calidad.

 

Located in: Glosario Técnico

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes