Biomasa

La biomasa es un conjunto de materia orgánica de origen vegetal, animal o procedente de la transformación natural o artificial de la misma, utilizada para fines energéticos.

El nexo entre los materiales a incluir en este término es la fotosíntesis, por eso se presentan de forma periódica y de forma renovable. La energía que puede obtenerse a partir de la biomasa proviene de la luz solar, que gracias al proceso de la fotosíntesis es aprovechada por las plantas verdes mediante reacciones químicas de las células vivas.


La energía solar transforma en energía química, que se acumula en diferentes compuestos orgánicos (polisacáridos, grasas) y es incorporada y transformada por el reino animal. El hombre la transforma por procedimientos artificiales para obtener bienes de consumo que tienen la posibilidad de tener aplicación en el mundo energético.

 

Aprovechamiento de la biomasa

La biomasa puede ser transformada en una amplia variedad de productos líquidos, sólidos o gaseosos interesantes desde el punto de vista energético, industrial y agrícola. Los procesos de valorización se pueden dividir en físicos, termoquímicos y bioquímicos.

  • Procesos físicos; consistentes en la alteración de las características físicas del material.
  • Procesos termoquímicos; se basan en la alteración de las características físicas de la biomasa.Procesos bioquímicos; se desarrollan por el crecimiento de microorganismos que degradan la materia orgánica dando lugar a unos productos con interés energético.

Los procesos de tratamiento más importantes son:

  • Gasificación; Elaboración de gasógeno o gas pobre
  • Pirólisis; Elaboración de carbón vegetal a nivel industrial
  • Biometanización; Generación de biogás
  • Fermentación alcohólica; Elaboración de combustibles líquidos de origen vegetal.
  • Transesterificación de aceites de semillas; Para la obtención del biodiesel.

Clasificación de la biomasa

Teniendo en cuenta la definición de biomasa, se puede clasificar según su origen:

  • Biomasa natural: Es la que se produce en ecosistemas naturales. La explotación intensiva de este recurso no es compatible con la protección del medio ambiente, aunque sea una de las principales fuentes energéticas de los países subdesarrollados.
  • Biomasa residual: Incluye:

-    Residuos Forestales y Agrícolas
-    Residuos de Industrias Forestales y Agrícolas
-    Residuos sólidos urbanos
-    Residuos biodegradables (efluentes ganaderos, lodos de depuradoras, aguas residuales…)

  • Cultivos energéticos: Son realizados con el único objetivo de su aprovechamiento energético y se caracterizan por una gran producción de materia viva por unidad de tiempo y con el condicionamiento de minimizar los cuidados al cultivo.
  • Excedentes agrícolas: Los excedentes agrícolas que no sean empleados en la alimentación humana pueden ser considerados como biomasa y pueden aprovecharse por ejemplo, para la elaboración de biocombustibles líquidos.

También se puede hacer una clasificación de la biomasa según el contenido de agua que posea:

  • Biomasa seca: La leña es la más antigua fuente de energía. Los distintos residuos arbolados constituyen la biomasa seca también llamada “bioenergía”.

Algunos de estos productos pueden servir para producir biogás o biocarburante.

  • Biomasa húmeda: Está constituida por los productos y residuos orgánicos de origen agrícola (abonos, estiércoles líquidos…), agroalimentario o urbano (residuos verdes, lodos de depuradora, partes fermentables de las basuras domésticas…).

Estos residuos pueden transformarse en energía (biocarburantes, biogás) o en abono.

Algunos productos de la acuicultura pueden convertirse en biocarburante y biogás. Hay investigaciones en curso sobre las transformaciones del plancton en bioenergía.

 

Aplicaciones de la biomasa

La principal aplicación de la biomasa es la combustión directa o con transformaciones físicas de materiales de origen forestal o agrícola, o bien generados en las industrias de transformación de los mismos.
Una de las principales utilizaciones de la biomasa corresponde a su uso como combustible en establecimientos industriales.

Otra de las aplicaciones de la biomasa como fuente energética se encuentra en la calefacción dentro del sector doméstico. Se suelen utilizar en chimeneas y hogares tradicionales.

 

Located in: Glosario Técnico

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes