Aislante térmico

Un aislante térmico es un material caracterizado por su alta resistencia térmica. Impide que el calor o el frío se escape de un recinto cerrado.

En otras palabras, crea una barrera entre dos medios que tenderían a igualarse en temperatura. 

Algunas perdidas térmicas en las instalaciones de climatización se crean porque existe una diferencia de temperatura entre el fluido dentro del conducto o la tubería y el aire que les rodea. Eso crea una trasferencia de calor, causando una pérdida de eficiencia y creando un aumento de los costes energéticos. Un buen aislamiento permite minimizar el consumo de energía  necesario para mantener la temperatura requerida y ganar en confort.

Por los techos, paredes y suelos mal aislados puede llegar a escaparse más de un 30% de la energía. El aislamiento en puertas y ventanas, junto a los sótanos, baños y cocinas, permite evitar pérdida de energía y humedades. Los huecos de las puertas o los cierres de las ventanas son puntos donde el calor escapa y entra el aire frío. Los burletes son molduras y cintas adhesivas de caucho, madera o silicona que permiten cerrar esos huecos y  ahorrar en energía. En el caso de las ventanas, el material del marco, el acristalamiento y el tipo de apertura determina el aislamiento. Los marcos de PVC, un sistema de apertura oscilobatiente o abatible y un doble acristalamiento son los mejores aislantes.

Éstos materiales son ligeros y fáciles de instalar. Según las características de la zona a instalar es aconsejable elegir entre un material aislante u otro. Entre los materiales se encuentran la lana de roca y fibra de vidrio, poliestireno extrusionado, materiales natules (lana de oveja, cáñamo, algodón, corcho…) y el aislamiento por reflexión. 

Los aislantes térmicos son caracterizados por un valor R de resistencia térmico del producto aislante (en m ² °C/W) estableciendo la relación entre el grosor del material en metros y su coeficiente lambda de conductibilidad (en W/m°C).Para que un producto sea cualificado como aislante, es necesario que el coeficiente R sea al menos igual a 0,5 m ² °C/W, son 2 cm de aislamiento con productos standard de tipo poliestireno o lana mineral.

Es aconsejable que cuando haga una pequeña reforma en su casa aproveche para incorporar aislamiento por un coste reducido. El coste de la rehabilitación térmica se verá compensado en una menor factura energética. Una rehabilitación térmica media, teniendo en cuenta el coste de la obra y del aislamiento, se podrá amortizar en pocos años. 

La rehabilitación mediante el aislamiento térmico se considera la forma de ahorro de energía de menor coste y de máximo beneficio. Ésta fórmula contribuye a reducir la factura energética, mejorar el confort y el bienestar del usuario, disminuir las emisiones de gases con efecto invernadero (principalmente CO2), eliminar las condensaciones y mejorar el aislamiento acústico, y por último, a añadir valor al edificio en el caso de una posible venta o alquiler.

 

Located in: Glosario Técnico

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes