Aprobado el Fondo Nacional de Eficiencia Energética

Un día después de que se cumpliera el plazo de transposición -5 de junio- de la Directiva Europea de Eficiencia Energética 2012/27/UE, el Consejo de Ministros aprobó el pasado día 6 de junio la creación de un Fondo Nacional de Eficiencia Energética (FNEE). Este fondo, cuyo principal objetivo es contribuir al cumplimiento de los objetivos en materia de rehabilitación energética de edificios, está dotado con 350 millones de euros anuales procedentes de los Fondos Estructurales Europeos correspondientes a la Administración Estatal, que aportará el 35%.

 

Según declaraciones de la Vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se trata de poner en marcha "un conjunto de medidas que lo que buscan es dinamizar también un sector que ha sufrido, y mucho, los efectos de la crisis, como es el sector de la construcción, reorientándolo a un elemento que es clave en el reparto de los fondos europeos, cual es la eficiencia energética".

Con el Fondo Nacional de Eficiencia Energética (FNEE) se establece un Plan de Ahorro de Energía y Reducción de Emisiones en la Edificación cuyos puntos fundamentales serán:

El Fondo Nacional de Eficiencia Energética destinará la mayor parte de los recursos a cofinanciar actuaciones de eficiencia energética en edificios de uso residencial y no residencial (hoteles, centros del Sistema Nacional de Salud, comercio minorista, etc.) y movilizará una inversión total anual estimada de 892 millones de euros.

Las Comunidades Autónomas deberán llevar a cabo actuaciones complementarias destinando en torno a 133 millones de euros anuales de sus fondos FEDER (Fondo Europeo de Desarrollo Regional) a actuaciones de ahorro energético en edificación.

El plan de medidas para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia recoge de manera organizada y analítica, una serie de medidas dirigidas a emprender y desarrollar una estrategia conjunta para el segundo semestre de 2014, pero de amplio alcance temporal.

Los objetivos fundamentales del Plan son:

  • Rehabilitación energética de la envolvente térmica de los edificios existentes
  •  Renovación de fachadas y/o cubiertas en edificios de viviendas
  •  Mejora de la eficiencia energética de las instalaciones térmicas de los edificios existentes
  •  Renovación de salas de calderas
  •  Mejora de la eficiencia energética de las instalaciones de iluminación interior de los edificios existentes
  •  Mejora de la eficiencia energética de las instalaciones de frío tanto comercial como industrial y terciario
  •  Mejora de la eficiencia energética en las instalaciones de ascensores y otros sistemas de transporte existentes
  •  Mejora de la eficiencia energética de los Centros de Procesos de Datos existentes
  •  Mejora de la eficiencia energética en instalaciones eléctricas de edificios existentes

El Plan se complementa con los 200 millones de euros que el Plan de Vivienda 2013-2016 destinará a actuaciones de rehabilitación edificatoria para la eficiencia energética.

Pero el fondo no sólo llegará a los edificios de uso residencial y terciario, sino también a los sectores industrial, agrícola o de transporte.

La Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) ha pedido al Gobierno la urgente puesta en marcha de este mecanismo financiero y que puedan disponer de él todos los establecimientos comerciales. De hecho el plan puede subvencionar acciones para la mejora de la eficiencia en edificios relacionadas con la iluminación interior, instalaciones de frío comercial e industrial e instalaciones térmicas.

Esta asociación espera que los pequeños establecimientos privados, tanto de comercio como de hostelería, puedan acceder en igualdad de condiciones a las ayudas y que no estén sujetas a las obras que se desarrollen en el conjunto de los edificios residenciales de los que forman parte.

El fondo debe impulsar la cobertura de unas necesidades ingentes, dado el abismo que existe entre el estado de las viviendas España y las exigencias europeas relativas a la eficiencia energética de los edificios.

Como dato subrayable, el 58% de las viviendas españolas se construyeron sin ninguna normativa mínima de eficiencia energética, lo que sitúa a nuestro país en una posición difícil de cara al cumplimiento de los compromisos de la Estrategia Europea 2020.

Esta situación pone de manifiesto la necesidad de fomentar la rehabilitación de viviendas y la regeneración urbana tras varios años de burbuja inmobiliaria en los que la apuesta estaba orientada hacia nuevos desarrollos urbanos. De hecho, España tiene hoy 600.000 viviendas nuevas vacías y suelo capaz de acoger nuevos crecimientos urbanísticos para los próximos años.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, de los aproximadamente 26 millones de viviendas que hay en España el 57% de las viviendas son anteriores a 1980. Sin embargo, en España, la rehabilitación sólo aporta un 19% de la inversión total en la construcción, mientras que en la Unión Europea la media es de un 43%, alcanzando incluso un 62% en el caso de Alemania. No cabe duda de que la rehabilitación y la regeneración de edificios en el ámbito de la eficiencia energética deben ser los factores dinamizadores del sector de la construcción en nuestro país. El margen para crecer es muy amplio.

 

Modificado por última vez enSábado, 19 Julio 2014 12:10
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes