El Gobierno recupera un 111% de las ayudas que concede a la rehabilitación de la vivienda

Rehabilitación de edificiosAsí lo afirma el Informe Construmat sobre el Impacto Económico y Social de la Rehabilitación de Vivienda publicado recientemente con motivo de la celebración de la Feria Construmat en Fira Barcelona. Según este informe, en España cada euro invertido en este sector genera un 85% de actividad económica adicional.

Después de que el Gobierno haya presentado el nuevo Plan Estatal de Fomento del Alquiler de Viviendas, Rehabilitación, Regeneración y Renovación Urbana 2013-1016, el documento elaborado por el salón barcelonés concluye que las ayudas a la rehabilitación tienen un saldo positivo para las administraciones: por cada 100 euros que destinan a subvencionar actuaciones de mejora en los edificios recuperan, vía impuestos, 111 euros. El elevado retorno, tanto fiscal como en creación de ocupación, verifica la necesidad de poner en marcha estímulos para el sector de la construcción, unas ayudas que el sector reclama durante la celebración de Construmat 2013.

La rehabilitación es una actividad económica muy diversa que abarca desde la corrección de patologías estructurales en los edificios hasta reformas para facilitar la accesibilidad de sus habitantes (instalación de ascensores, rampas¿) pasando por las inversiones en eficiencia energética, ya sean actuaciones vinculadas al aislamiento de los edificios o en energías renovables. La variedad de actuaciones explica la elevada permeabilidad de la inversión en rehabilitación hacia otros sectores económicos: de acuerdo con el Informe Construmat, por cada euro invertido no solo se genera un 85% de actividad económica adicional, sino que por cada puesto de trabajo directo se generan 1,67 nuevos empleos. La inversión para crear un nuevo empleo en rehabilitación (65.000¿) es inferior a la requerida en el resto de actividades constructivas o industriales.

La capilaridad económica de la rehabilitación es muy elevada, pues tiene la capacidad de incidir en múltiples sectores de la economía. Solo la industria cárnica y el reciclaje presentan multiplicadores de producción más elevados, aunque ambos tienen un peso económico menor en valor absoluto. Otra de las características de la inversión en rehabilitación es que el 55% de los recursos se transfieren al sector de la construcción, lo que aconseja impulsar la inversión pública en este ámbito para reactivar un sector que en 2011 representaba un 9,2% del PIB español.

El de la rehabilitación es también uno de los sectores con mayor participación local en los beneficios que genera: se estima que alrededor de un 80% de la repercusión económica derivada de esta actividad ¿se queda' dentro de la región en la que se realiza la inversión. Sólo un 7% del valor añadido creado ¿se fuga' fuera de España.

El Gobierno recupera la inversión
De acuerdo con estos efectos multiplicadores sobre el resto de la economía, la mayoría de gobiernos de nuestro entorno vienen aplicando, desde hace años, políticas de fomento de la rehabilitación, ya sean subvenciones, créditos preferentes o bonificaciones fiscales, entre otras fórmulas. En España, los datos más recientes indican que las subvenciones representan dos terceras partes de la inversión pública en rehabilitación, mientras que el resto corresponde a actuaciones directas de la Administraciones (programas integrales de rehabilitación de barrios, actuaciones sobre promociones de VPO¿).

Así, si bien es cierto que las subvenciones no cubren la totalidad de la inversión ¿alcanzan alrededor de un 33% del coste total de la obra¿ las experiencia indica que los propietarios y las comunidades de vecinos tienden a invertir más allá de la reparación prevista, pues aprovechan para llevar a cabo otras intervenciones de mejora no subvencionadas, hecho que incrementa el efecto multiplicador de la subvención inicial.

De esta forma, si se analiza el impacto de las obras sobre los ingresos fiscales (IVA, IRPF, Sociedades¿) y sobre el empleo (más cotizaciones sociales y menos subsidios de desempleo), es posible estimar la tasa de retorno para el Gobierno de las subvenciones a la rehabilitación. El estudio, realizado a partir de los tipos efectivos de cada impuesto aplicados en España, calcula que la tasa de recuperación se sitúa en el 111% en el caso de las actuaciones en las que los propietarios asumen una parte del coste. Es decir, la Administración obtiene un saldo positivo, pues recupera ¿vía impuestos o menos subsidios¿ más de lo que invierte.

Si el último Plan Presentado por el Gobierno prevé la inversión de 627 millones de euros en ayudas para la rehabilitación y la eficiencia energética en los edificios, el modelo utilizado por el Informe indicaría que recuperaría la inversión, vía recaudación fiscal y cotizaciones sociales hasta alcanzar los 695 millones de euros hasta 2016.

La rehabilitación, un ¿producto de inversión?
Ante la limitación impuesta por el Banco de España sobre la rentabilidad de los depósitos, la inversión en rehabilitación puede convertirse en una alternativa para los ahorradores. Las mejoras en el aislamiento de los edificios, por ejemplo, tienen una repercusión directa sobre la factura energética del inmueble, como ocurre con las inversiones en energías renovables.

Según el Informe Construmat, las denominadas inversiones en el envolvente gozan de una tasa de rentabilidad del 12%, compensando la inversión inicial el ahorro de energía generado al cabo de 9 años. En el caso de las energías renovables, la rentabilidad es inferior, un 8%, a causa de los costes de mantenimiento de las instalaciones. Aun así, es posible recuperar la inversión en 11 años. En este sentido, el sector de la construcción tiene una gran oportunidad de negocio en este campo, pues un 60% de las viviendas en España fueron construidas antes de 1980, momento en que no existían las actuales normativas que regulan la calidad técnica de la edificación y los requerimientos en cuanto a la eficiencia energética.

Además, los efectos positivos de este tipo de actuaciones no sólo se circunscriben en el ámbito privado, sino que también beneficiarían al Gobierno, pues el parque residencial español es el responsable de la emisión de 60 millones de toneladas de CO2 anuales. Si estas se reducen, la administración ahorraría también en la necesidad de adquirir de derechos de emisión derivadas de los tratados internacionales como el Protocolo de Kyoto.

La rehabilitación, eje temático de Construmat
"Construmat es consciente que la rehabilitación es una de las grande soportunidades de negocio en el mercado nacional para las empresas de la construcción españolas", explica Pilar Navarro, directora del salón. 

La 18ª edición de Construmat, salón organizado por Fira de Barcelona, se celebra del 21 al 24 de mayo en el recinto de Gran Via.

Fuente: Construmat

 
Modificado por última vez enMiércoles, 19 Noviembre 2014 16:18
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes