Enmienda Kigali, un acuerdo internacional para la eliminación progresiva de los gases refrigerantes HFC

reunion-onu-ruanda

Representantes de casi 200 países han cerrado un acuerdo el pasado fin de semana en Kigali (Ruanda) para la eliminación progresiva de los hidrofluorocarburos, gases HFC, gases de efecto invernadero, utilizados en refrigeración y aire acondicionado y considerados como muy nocivos para el clima. Este acuerdo, supondría prevenir hasta 0,5 grados centígrados de calentamiento global para finales de este siglo.

El acuerdo, adoptado en Kigali, modifica el Protocolo de Montreal, firmado en 1987 para preservar la capa de ozono y supone la mayor contribución del mundo, hasta el momento, para detener el aumento de la temperatura global “muy por debajo” de los 2º centígrados, objetivo acordado en la Conferencia de Paris, celebrada el pasado año.

"El año pasado en París, nos comprometimos a mantener el mundo a salvo de los peores efectos del cambio climático. Hoy estamos siguiendo con esa promesa", afirmó el director ejecutivo del Programa Medioambiental de las Naciones Unidas (UNEP) comentando a continuación que "Se trata de mucho más que la capa de ozono y los HFC. Es un claro signo por parte de que todos los líderes mundiales del compromiso con la transformación iniciada en la Cumbre de Paris, una transformación irreversible e imparable y que muestra que las mejores inversiones son aquellas realizadas en tecnologías limpias y eficientes”.

Comúnmente utilizado en la refrigeración y el aire acondicionado como sustitutos de sustancias que dañaban el ozono, los HFC producen actualmente un fuerte impacto en el calentamiento global del planeta por sus emisiones gases de efecto invernadero del mundo, provocando un aumento por el significativo crecimiento de la demanda de refrigeración, especialmente en los países en desarrollo.

"Cuanto más rápido actuemos, menores serán los costes financieros, y más ligera la carga ambiental de nuestros hijos", afirmó a este respecto el presidente de Ruanda, Paul Kagame.

"Esto comienza como una señal clara de que el cambio está llegando y que estará disponible muy pronto. A su debido tiempo, las recientes innovaciones y productos nos permitirán ir eliminando los HFC aún más rápido, y a un menor costo."

Calendario

El rápido crecimiento de los HFC en los últimos años ha sido impulsado por una creciente demanda de refrigeración, especialmente en los países en desarrollo con una clase media en rápida expansión y también por los climas cálidos. La modificación Kigali prevé excepciones para los países con altas temperaturas ambientales para la eliminación gradual de los HFC a un ritmo más lento.

"No se presenta a menudo la oportunidad de reducir 0,5º centígrados el calentamiento del planeta mediante la adopción de un solo acuerdo global”, afirmó el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, tras la adopción de la enmienda que modifica el protocolo. "Si continuamos recordando el alto riesgo que existe para cada país en la Tierra, la transición global hacia una economía basada en la energía limpia acelerará".

El calendario aprobado este sábado prevé que un primer grupo de países, los llamados "desarrollados" reduzca su producción y consumo de HFC un 10% antes de finales de 2019 en relación a los niveles de 2011-2013, y un 85% antes de 2036.

Un segundo grupo de países "en vías de desarrollo", entre ellos China -el mayor productor mundial de HFC- y los países africanos, se comprometió a iniciar su transición en 2024 y alcanzar una reducción de 10% con respecto a los niveles de 2020-2022 para 2029 y de 80% para 2045.

Finalmente, un tercer grupo de "países en desarrollo", incluidos India, Pakistán, Irán, Irak y los países del Golfo, no empezará por su parte hasta 2028, para llegar a una reducción de 10% con respecto al periodo 2024-2026 en 2032 y de 85% en 2047.

A finales de la década de 2040, se espera que todos los países para consumir no más de 15-20 por ciento de sus respectivas líneas de base.

Financiación y alternativas a los HFC

Los países participantes en la reunión sobre clima de Kigali, también acordaron proporcionar una financiación adecuada para la reducción de los HFC, cuyo coste se estima en miles de millones de dólares a nivel mundial. La cantidad exacta de fondos adicionales se acordará en la próxima Reunión de las Partes en Montreal, el próximo 2017.

La prioridad más inmediata serán las ayudas para la investigación y el desarrollo de alternativas asequibles a los hidrofluorcarbonos.

Las alternativas a los HFC que se están explorando actualmente incluyen sustancias que no dañan la capa de ozono y tienen un menor impacto en el clima tales como amoníaco o el dióxido de carbono. También se está investigando en nuevas tecnologías de refrigeración rentables y eficientes que contribuyan a la protección del clima a través de la reducción de emisiones y utilizando menos energía.

El acuerdo, bautizado como “Enmienda de Kigali” llega sólo días después de la consecución de otros dos hitos en el ámbito del cambio climático: el acuerdo de la aviación comercial mundial para reducir sus emisiones de dióxido de carbono y la ratificación europea del acuerdo de Paris que permitirá la entrada en vigor del primer pacto mundial contra el calentamiento global, en un tiempo récord.

Para la entrada en vigor del acuerdo, que sustituirá a partir de 2020 al actual Protocolo de Kioto, era necesario que un total de 55 países que representen el 55% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) ratificaran el Acuerdo de Paris. 

La primera condición ya se cumplió con la ratificación de 62 países – por un total de casi el 52% de las emisiones - y la segunda se podrá completar en los próximos días tras el visto bueno de la Eurocamara. La UE emite en torno al 12 por ciento de los gases contaminantes del mundo.

Sobre el Protocolo de Montreal

El Protocolo de Montreal, que entró en vigor el 1 de enero de 1989, fue diseñado para proteger la capa de ozono reduciendo la producción y el consumo de sustancias que generan su desgaste, aunque con el paso de los años incluyó en su agenda el calentamiento global.
Según la ONU, el Protocolo ha conseguido la eliminación del 98% de estas sustancias y ha evitado que dos millones de personas al año contraigan cáncer de piel.
 

Modificado por última vez enMartes, 25 Octubre 2016 13:12
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes