La Legionella y la industria de la refrigeración y de la climatización

La Legionela y a industria de la refrigeración

Las industrias de la refrigeración y de la climatización están inmersas en una época de retos y cambios legislativos que, probablemente, influirán en la evolución del sector a corto y medio plazo. Y debido a que estas variables afectarán a las empresas que lo conforman, éstas empiezan a tener muy claro que deberán realizar un esfuerzo y observar atentamente los acontecimientos que se vayan produciendo, actuando en consecuencia. Este panorama estará condicionado por normativas como, por ejemplo, el Reglamento Europeo de Gases Fluorados; la legislación en materia de Eco-Diseño, y la revisión del Real Decreto de Prevención de Legionela

 
Recientemente, además, las empresas españolas han manifestado su preocupación sobre cómo les puede llegar a perjudicar la aplicación del artículo 5 de la Ley 16/2013 sobre el Impuesto sobre Gases Fluorados, que entró en vigor el pasado día 1 de enero de 2014. El documento, que despierta dudas sobre la conveniencia de su puesta en marcha, está suponiendo a la práctica un sobrecoste para la industria local. Como resultado de su aplicación, el sector ha notado una reducción de la facturación, un incremento de la insolvencia y de los cierres de centros productivos; un aumento del mercado negro, la entrada en el mercado español de gases fluorados a través de operaciones intracomunitarias que se distinguen por llegar a poder eludir el impuesto, un mayor coste administrativo y el crecimiento de los costes financieros, todo ello en un contexto de gran confusión. Es por ello que, en bloque, se ha demandado que – siguiendo el ejemplo de otros países – se reduzca la carga impositiva o bien se elimine, consiguiendo que España deje de ser una excepción en el marco de la Unión Europea. 
 
Es en este contexto que las firmas integrantes del sector coinciden en lo importante de, por un lado, tener la oportunidad de defender sus intereses ante las administraciones y entidades públicas autonómicas, estatales y europeas y, por otro lado, colaborar en la actualización en materia de legislación, de modo que se pueda también contribuir al cumplimiento de la misma. Se trata de un ámbito que está compuesto por firmas pertenecientes a diferentes subsectores de actividad dentro de la industria: fabricación y distribución de equipos, componentes y material frigorífico; proyección, instalación y mantenimiento de instalaciones frigoríficas industriales, comerciales y de hostelería; de acondicionamiento de aire; fabricación y distribución de refrigerantes; ingenierías,… 
 

Una intensa labor formativa

 
Algunas de las cuestiones que más preocupan en estos momentos a los integrantes de este sector son la poca profesionalidad técnica de algunos profesionales que operan en el mercado, poniendo en entredicho la labor de quiénes lo hacen adecuadamente; el intrusismo; las actividades ilícitas que, no únicamente suponen competencia desleal, sino que en caso de no ser convenientemente atajadas podrían poner en peligro la continuidad de empresas que llevan años destinando muchos esfuerzos a ofrecer una serie de garantías al cliente. 
 
Siendo esta la realidad actual, el conjunto del sector de la refrigeración y la climatización está destinando numerosos esfuerzos a desarrollar una intensa labor formativa que, además, cada vez es más necesaria para el correcto desempeño de la actividad de los profesionales en todas sus facetas, sobre todo si se pretende ofrecer calidad y estar dentro de legislación vigente. A lo largo del año, los distintos agentes se esfuerzan por lanzar al mercado cursos, seminarios, talleres, jornadas técnicas y publicaciones encaminadas a subsanar las carencias del sector en materia de conocimientos, técnicas y normativa con la ayuda de los expertos más aventajados, e introducir también nuevas oportunidades de negocio. 
 
Asimismo, las entidades que agrupan a las empresas del sector apuestan por programar acciones de colaboración con múltiples organismos de tipo gubernamental, autonómico y sectorial. En esta línea, por ejemplo, la Asociación de Empresas del Frío y sus Tecnologías (AEFYT) participa en la Comisión de Energía de la Unión Europea a través del Comisario Europeo de Energía, Miguel Arias Cañete, así como en el ejercicio de sus funciones como miembro de la Secretaría del Comité de Elaboración de la Norma AEN/CTN: 86 de Frío de AENOR. 
 

Alcance social y sanitario 

 
El hecho de que los casos y brotes de legionela sean frecuentemente tratados en los medios de comunicación debido a su alcance social y sanitario, ha desencadenado el interés del sector por dotar a los profesionales periodistas de una visión amplia del problema, así como de unos conocimientos de las tecnologías afectadas y de nociones de los métodos para evitar la proliferación de la bacteria. Así pues, el pasado día 16 de junio se impartió la segunda edición de un taller titulado “Cómo informar sobre legionela y sistemas de climatización”, que organizó la entidad AEFYT, en colaboración con la Asociación Española de Empresas de Tratamiento y Control del Agua (AQUA), en la sede de la Asociación de la Prensa de Madrid. De los temas que más interés suscitaron entre los periodistas, destacó la consciencia de la necesidad de contar con fuentes técnicas y científicas con las que contrastar aquellas informaciones oficiales que aparecen cuando surgen brotes de legionela; las dificultades que se presentan en la mayoría de casos cuando, además de llevar a cabo la actividad periodística en sí, se pretende publicar, sin caer en la especulación, la certeza sobre el origen de los brotes. Finalmente, todos los agentes reunidos coincidieron en lo desaconsejable de generar alarma social cuando surgen situaciones de este tipo. 
 
Modificado por última vez enMartes, 23 Junio 2015 09:42
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes