Sistemas de refrigeración evaporativa: los más eficientes en la carrera energética

Torres de refrigeración evaporativaLa evolución de las ventas de torres de refrigeración en España durante los últimos año refleja una tendencia a la disminución y un aumento progresivo de otras tecnologías, como los aerorefrigeradores.

Este hecho supone un importante incremento en el consumo energético, desafiando así las políticas de eficiencia energética que se recomiendan desde organismos nacionales e internacionales.

 

Las razones de este hecho, que no se corresponde con el panorama de la refrigeración evaporativa en otros países desarrollados, como Alemania, Francia, Reino Unido o Estados Unidos, apuntan a la consideración de estas instalaciones como equipos de riesgo de difundir la bacteria Legionela. Sin embargo, la evolución en el diseño de los equipos de refrigeración evaporativa, con herramientas de seguridad como   los separadores de gotas que impiden la  difusión  de gotas de agua lo suficientemente grandes como para transportar la bacteria; el uso obligatorio de programas de mantenimiento biológico; y la toma de otras precauciones (previstas en la legislación) como el alejamiento de los equipos de zonas de paso de personas, entre otras medidas, hacen que la posibilidad de la proliferación y, en su caso, diseminar al medio ambiente de la bacteria sea prácticamente nula.

Para que se produzca un brote epidémico de Legionelosis asociado a una torre de enfriamiento es necesario que se presente una cadena de sucesos altamente improbable: la existencia de una alta concentración de colonias de la bacteria, que entran en la instalación a través de la red pública de suministro, y condiciones incontroladas que permitan la multiplicación de la misma, es decir, la descarga de una corriente de aire con aerosoles contaminados al ambiente y un número suficiente de micro-gotas de los aerosoles inhalados por personas susceptibles de padecer la enfermedad (inmunodeprimidos). Estas circunstancias muy raramente se producen.  

Para prevenir el riesgo de Legionelosis basta con romper esta cadena de sucesos en cualquiera de sus eslabones, los cuales es sencillo quebrar con solo establecer un buen diseño y un correcto mantenimiento de las instalaciones de enfriamiento, con el tratamiento del agua como uno de los pilares fundamentales del programa. De este modo, es posible minimizar el arrastre de aerosoles de agua en la descarga del aire de los equipos, evitar las posibilidades de inhalación mediante el adecuado emplazamiento del equipo y, sobre todo, eliminar las condiciones que favorecen la multiplicación de bacterias.

Aún así, la alarma social ante este fenómeno, el escaso apoyo por parte de las autoridades y el desconocimiento de la sociedad hace que la toma de decisiones sobre la instalación de sistemas de refrigeración se esté decantando hacia alternativas menos eficientes energéticamente.

En este punto, cabe mencionar un estudio comparativo realizado por el ICAEN (Instituto Català de Energía) en el que se concluye que la evolución de las curvas de rendimiento energético indican que, en cualquier potencia, los sistemas energéticamente más eficientes son los sistemas húmedos, seguidos de los híbridos y a gran distancia de los secos. En este sentido, hay que tener en cuenta que, para un consumo dado, las torres de refrigeración disipan aproximadamente cuatro veces más calor que los sistemas secos y el doble que los híbridos.

Además, hay que tener en cuenta que el espacio que ocupan los equipos crece con la potencia térmica a disipar, pero la ratio de superficie disminuye. Es reseñable que, a partir de los 300kWh, hay un fuerte incremento de la radio. De este modo, el espacio ocupado por los sistemas húmedos es siempre inferior al de otras tecnologías.

Por otra parte, la torre de refrigeración es el sistema más silencioso, con un 9% menos de presión sonora que los adiabáticos y un 7% menos que los sistemas secos, mientras que los híbridos son los que emiten más ruido.

Podemos concluir que la refrigeración evaporativa es una tecnología altamente eficaz y económica para el ahorro de energía. Se trata de una tecnología límpia y segura con un gran valor como alternativa energética para grandes sectores de la industria. La hipotética desaparición del parque de torres de refrigeración de España sería un acto de irresponsabilidad que tendría enormes consecuencias medioambientales y energéticas. AEFYT calcula que, sin torres de refrigeración, el incremento de consumo de potencia eléctrica en España solo sería asumible con la construcción de 3 centrales nucleares de tipo medio o 7 centrales térmicas de ciclo combinado.

La alta eficiencia energética y la larga vida útil de estos equipos son algunas de sus grandes ventajas en un momento de recesión económica como el actual. Los datos lo confirman. En la actualidad, en Europa, más de 500.000 instalaciones industriales y centros comerciales utilizan torres de enfriamiento evaporativo. Por otra parte, estos equipos pueden llegar a representar para el sistema productivo español un ahorro en el consumo de energía eléctrica de 25.000 euros anuales por instalación, conclusión a la que ha llegado AEFYT tras comparar las torres de refrigeración de agua y condensadores evaporativos con otras tecnologías alternativas.

Por: Manuel Lamúa,  Investigador del ICTAN y Asesor Técnico de AEFYT

Más información: 

www.aefyt.com

Modificado por última vez enLunes, 23 Septiembre 2013 11:08
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes