Calefacción radiante de bajo consumo mediante infrarrojos Evoheat

Calefacción radiante de bajo consumo mediante infrarrojos Ev…

Evoheat presenta su sistema de calefa...

Radiadores eléctricos con control WIFI de Ducasa

Radiadores eléctricos con control WIFI de Ducasa

Los radiadores eléctricos de la serie...

Radiadores RD de Rayco: radiadores modulares que conjugan estética y rendimiento

Radiadores RD de Rayco: radiadores modulares que conjugan es…

Industrias Rayco ofrece una amplia ga...

Prev Next

Purgar radiadores de forma profesional

Válvula de purgado del radiador y destornilladorEl purgado de los radiadores es una acción que se recomienda hacer en todos los sistemas de calefacción con radiadores, preferiblemente anticipándonos a la temporada de invierno. De esta forma, prepararemos la instalación para un rendimiento al 100% en los días más fríos del año. Purgar los radiadores resulta bastante sencillo y todo propietario de la vivienda puede llevarlo a cabo siguiendo una serie de pasos.

Antes de nada, tenemos que asegurarnos de que la calefacción está encendida y la llave de paso del agua caliente del radiador esté abierta.

Necesitaremos un destornillador o una moneda y para evitar manchar el suelo, un vaso o recipiente para recoger el agua que salga del radiador.

Conviene comenzar a purgar los radiadores más cercanos a la caldera, siguiendo el recorrido natural del agua.

Una vez localizada la válvula de purgado, ayudándonos con el destornillador o la moneda, la giraremos en el sentido de las agujas del reloj para abrirla y dejar salir el aire que pudiera contener el radiador. Estas burbujas de aire son las que impiden que el radiador se caliente uniformemente y dificultan un correcto calentamiento de la estancia.

En el momento en que deje de salir aire, comenzará a salir agua con aire y finalmente un chorrito uniforme de agua. En este momento, habrá terminado la purga del radiador.

Para terminar, cuando concluye el proceso de purgado, hay que comprobar que la presión de la caldera esté entre  1 y 1,5 bares, ya que al purgar los radiadores es normal que la presión disminuya. Si la caldera tiene poca presión (menos de 1 bar), no funcionará correctamente.

¿Realmente hemos purgado el radiador?

Para purgar de forma profesional los radiadores debemos antes de todo cerrar con una llave allen la entrada de agua del radiador (en la parte inferior, donde se conecta el tubo con el aparato). Repetiremos la operación de purgado abriendo la válvula con el destornillador pero esta vez esperaremos a que salga todo el agua del radiador hasta que salga el aire.

En este momento, abrimos un poco la llave del agua para que comience a llenar de nuevo, con lo que volverá a salir un chorro de agua. Cerramos la llave de purgado y dejamos cerrado ese radiador. De esta forma, ya tenemos el radiador purgado al 100%.

Entre el purgado de un radiador y otro conviene revisar la presión de la caldera. Vaciamos, purgamos, cerramos y verificamos la presión, uno a uno. Recordamos que hay que comenzar a purgar desde el radiador más cercano a la caldera en nuestro circuito de calefacción.

Cuando queden dos radiadores, cerraremos uno de ellos con lo que la caldera estará trabajando con un radiador. Lo purgaremos y luego lo abriremos para purgar el otro que nos queda, siempre asegurándonos de que al menos funcione un radiador. Cuando tengamos esos dos radiadores funcionando y veamos que no hay ruidos, iremos poco a poco abriéndolos todos para comprobar si alguno emite algún sonido, por si ha quedado algo de aire en la tubería. 

Más información en nuestro blog: Preguntas frecuentes a la hora de purgar radiadores.

Modificado por última vez enMiércoles, 28 Octubre 2015 11:51
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes