Logo
Imprimir esta página

Radiadores calefacción: claves para elegir el mejor radiador

Radiador de agua azul para calefacción Runtal CosmopolitanLos radiadores juegan un papel casi imprescindible en la instalación de un sistema de calefacción. También conocidos como emisores térmicos, la función de los radiadores es precisamente esa: emitir y distribuir el calor procedente del agua calentada en una caldera –en el caso de una instalación de agua caliente sanitaria- o el calor procedente de una resistencia eléctrica, en el caso de que estemos hablando de radiadores eléctricos. En este artículo te explicamos qué tipos de radiadores existen y te aconsejaremos para elegir el que mejor se adapte a tus necesidades. 

Tipos de radiadores según su funcionamiento

Hay muchas razones para elegir radiadores para una instalación de calefacción. A la hora de elegir el radiador que más nos conviene, es importante conocer los tipos de radiadores que existen en el mercado. Como ya hemos comentado, según la fuente de la que obtengan el calor, podemos hablar de radiadores de agua o de radiadores eléctricos. El tipo de instalación que necesitaremos cambiará radicalmente según el tipo de sistema de radiadores elijamos. 

Radiadores de agua

El binomio caldera más radiador es uno de los esquemas más empleados a la hora de calentar un hogar. Los radiadores para calefacción alimentados por agua caliente, garantizan el máximo aprovechamiento de las nuevas generaciones de calderas de condensación y bombas de calor trabajando a baja temperatura.

La combinación de los radiadores para calefacción de baja temperatura con generadores de alto rendimiento (calderas de condensación, bombas de calor, energía solar, energía geotérmica) y con válvulas termostáticas garantiza una menor emisión de CO2 a la atmósfera con el consecuente ahorro energético y económico que esto conlleva. 

Del mismo modo, los radiadores calefacción de baja temperatura se adaptan muy rápidamente a los aportes gratuitos de calor, como puede ser un cambio en la temperatura exterior o el número de personas presentes en la estancia.

La instalación de radiadores de agua implica una obra completa por parte de un instalador profesional acreditado que garantizará un correcto cálculo y dimensionamiento de la instalación para asegurar su máxima eficiencia energética así como una instalación segura de la caldera de gas, el sistema de tuberías y por su puesto, los radiadores y válvulas de regulación. 

Radiadores de baja temperatura

Si en lugar de una instalación de gas o eléctrica, dispones de un sistema de aerotermia, tendrás que instalar radiadores de baja temperatura que trabajan con agua a unos 50-60 grados, a diferencia de los convencionales que trabajan con agua a unos 70 ú 80 grados.  En este tipo de radiadores el calor se emite mediante convección y no mediante radiación, por lo que el calor se emite de forma más directa a la estancia y no «viaja» por la habitación. 

Uno de los inconvenientes de los radiadores de baja temperatura, es que necesita más superficie para emitir la misma energía térmica que con un radiador convencional a alta temperatura, por lo que el tamaño del radiador será mayor.  Para paliar ésto, algunos fabricantes comercializan radiadores de baja temperatura que inluyen un ventilador en su interior.  

Radiadores eléctricos

Los radiadores eléctricos obtienen la energía directamente de la red eléctrica y emiten un calor radiante y directo al ambiente. No requieren de una instalación tan compleja como los que se alimentan de un sistema a gas. Basta con atornillarlos a la pared y enchufarlos.

A la facilidad de instalación se une su sencillo mantenimiento y su capacidad de regulación a través de válvulas termostáticas (obligatorias según el RITE) que garantizan el control individual de la temperatura en cada una de las estancias donde hayamos colocado los radiadores eléctricos.

Los radiadores eléctricos resultan especialmente rentables para consumos de calefacción medios, como los que se producen en zonas de clima templado.

Tipos de radiadores según su material de fabricación

Los radiadores de calefacción vienen fabricados en una amplia gama de materiales como el aluminio, acero o hierro fundido. Estos materiales se caracterizan por su alto poder caloportador y aportan una temperatura homogénea y constante en cada estancia lo que se traduce en un agradable confort térmico. Veamos algunas diferencias entre radiadores de acero, aluminio y hierro fundido. 

Radiadores de acero

En el caso de este material el 80% de la emisión del calor se produce mediante radiación y el 20% por convección.

Los radiadores de acero tienen muy buena resistencia a los golpes y a la corrosión, garantizando una vida útil muy elevada en circuitos bien realizados.

Son muy fáciles de montar correctamente debido a su bajo peso y su menor tamaño. 

Radiador de aluminio de FerroliRadiadores de aluminio

En este tipo de radiadores el 80% de la emisión de calor se realiza por convección y el 20% por radiación. En comparativa entre los radiadores de aluminio con otro tipo de materiales, el proceso de calentamiento de los radiadores de aluminio es muy rápido.

Es un material cada vez más utilizado sobre todo para la fabricación de radiadores de diseño, ya que es más fácil de trabajar con modelos y formas más estéticas y originales.

Aunque no son tan resistentes como los radiadores de acero, cuentan con una buena resistencia a la corrosión en instalaciones bien ejecutadas. 

Radiadores de hierro fundido

Este tipo de radiadores son muy buenos y los más resistentes, pero la tendencia es reemplazarlos por de aluminio o acero ya que son más caros y difíciles de instalar. Aunque hay quien dice que han pasado de moda, lo cierto es que las últimas tendencias vuelven a traer el diseño industrial y lo vintage a la decoración de interiores. Los radiadores de hierro fundido pueden ser una opción para dar un aire “antiguo” a tu hogar o local.

Si estás interesado en instalar radiadores de calefacción
PIDE PRESUPUESTO sin compromiso.

Potencia de los radiadores

Un aspecto fundamental a la hora de escoger radiadores es calcular de antemano cuántos elementos necesitarás para satisfacer tus necesidades de calefacción y en el caso de los radiadores eléctricos, la potencia de los mismos. Para saber cuántos radiadores debemos instalar en una habitación, conviene realizar el cálculo por m3 ya que la altura es un aspecto muy importante a valorar. Si quieres saber cómo realizar este sencillo cálculo, te invitamos a leer nuestro artículo "Cálculo de la potencia calorífica".

En este cálculo entran varios factores a tener en cuenta, como la zona climática de tu vivienda, su orientación, aislamiento, entre otros. Si quieres no confundirte, lo mejor es dejarse asesorar por un instalador de calefacción acreditado que realizará un cálculo de la potencia calorífica necesaria para calentar tu hogar.

Tipos de radiadores según su diseño

radiador toallero en un baño junto a una duchaLos fabricantes de radiadores han adaptado sus productos para que tengan cabida en cualquier espacio con diversos diseños, colores y formas que encajan con todos los entornos y decoraciones.

Espacios reducidos, paredes curvadas, cuartos de baño, columnas, etc. Se convierten ahora en espacios perfectos para instalar radiadores. 

Radiadores toalleros

Un caso de especial mención es el de los radiadores toalleros, diseñados específicamente para instalarse en el baño y como su nombre indica, colocar las toallas entre su sistema de tubos horizontales.

Este tipo de radiadores (que pueden ser tanto de agua como eléctricos) son ideales para los espacios reducidos gracias a su diseño vertical y permiten el secado de las toallas aportando una mayor sensación de confort en el baño. 

Modificado por última vez enJueves, 22 Agosto 2019 11:38

Artículos relacionados (por etiqueta)

Copyright © Caloryfrio.com - todo sobre Aire Acondicionado, Calefacción, Eficiencia Energética, Presupuestos y Profesionales. Todos los derechos reservados.