Logo
Imprimir esta página

Aerotermia con fotovoltaica - Ventajas y ahorro de este sistema con placas solares

Caso práctico de bomba de calor

Aerotermia y fotovoltaica, son dos conceptos que, de forma independiente, hacen referencia a dos tipos de suministro energético obtenido de forma renovable y además, autónoma mediante la instalación de placas solares fotovoltaicas.

De forma conjunta son, si cabe, un mayor ejemplo de autonomía en la citada generación de energía; por un lado, la aerotermia cubre las necesidades térmicas de un determinado espacio, y la fotovoltaica, por su parte, estará asumiendo el gasto eléctrico que precisa el funcionamiento de la bomba de aerotermia.

El conocimiento de las diferentes tecnologías renovables, está muy extendido tanto a nivel empresarial (fabricante) como usuario, y también en referencia a los dos tipos de generación energética existente, térmica y eléctrica.

En la combinación de ambos sistemas de generación, el más novedoso es la combinación de una bomba de calor aerotérmica alimentada con un sistema fotovoltaico.

Por todos es sabido, que la alimentación eléctrica es lo que podría considerarse un hándicap en el concepto de renovabilidad de la energía aerotérmica. Así pues, la vinculación de este sistema con placas fotovoltaicas, permite reducir esa dependencia energética de alimentación eléctrica de la red.

La clave de este particular aprovechamiento energético es contar con la adecuada instalación térmica. Un correcto dimensionado de la misma permitirá que cerca del 80% de la energía eléctrica producida de manera renovable, sea dirigida al alimento del sistema térmico. Una combinación eficiente será la que resulte de aprovechar al máximo la energía eléctrica generada de forma renovable. 

Este artículo ha sido posible gracias al patrocinio de TUVAIN. Si quieres conocer su oferta de tubos, válvulas y accesorios para climatización, haz clic en:

www.tuvain.es/apostamos-por-el-futuro/

Sistemas inteligentes para el uso de la energía

La desventaja que persigue a la generación eléctrica mediante un sistema fotovoltaico, es el excedente energético que las placas fotovoltaicas producen en los meses de mayor radiación solar, unos meses en los que precisamente se gozan de mayores temperaturas y no se precisa tanto del trabajo de la bomba de aerotermia. ¿Se considera, pues, esa energía eléctrica perdida?

La combinación de aerotermia y fotovoltaica diseña una solución al citado problema del exceso de producción eléctrica. La aerotermia es un modelo de energía destinado también a la generación de ACS. De esta forma, si el edificio o estancia no precisa de climatización (calefacción o refrigeración) la electricidad generada puede derivarse al calentamiento de agua; un agua que puede ser almacenada en acumuladores o calentadores, para su uso con posterioridad.

Otro uso derivado de esta gestión en el calentamiento del agua de piscinas con bomba de calor.

Ambas soluciones presentan sendas alternativas de almacenamiento de la energía producida.

Esta decisión inteligente del sistema está acompañada de la incorporación de un sistema de predicción meteorológica que prevé la cantidad de energía eléctrica que podrán generar las placas, de esta forma, el sistema podrá regular el objetivo al que la energía irá destinada, bien térmica (climatización o ACS) o bien al resto de equipamiento eléctrico de la vivienda.

Como una tercera alternativa, y gracias a la actualización de la legislación, otra forma de aprovechar el excedente de producción eléctrica es, como ya se conoce de forma particular en la generación eléctrica fotovoltaica, su vertido o venta a la red. Una aplicación que, dependiendo de la potencia de la instalación, permite recuperar parte de la energía bien en forma monetaria o bien mediante regulación en la facturación. 

Comparativa entre los ahorros obtenidos con aerotermia y fotovoltaica

El planteamiento de una instalación combinada de aerotermia y fotovoltaica conlleva diferentes tipos de ahorros dependiendo de si la citada instalación es nueva o si sustituirá a un sistema de climatización ya existente.

  • Instalación nueva: El ahorro que implica una instalación completamente nueva de un sistema de aerotermia y fotovoltaica tiene únicamente índole económico. El citado ahorro se reflejará a partir de la recuperación de la inversión y también en una menor facturación por parte de la compañía eléctrica suministradora.
  • Aerotermia y fotovoltaica en sustitución a una caldera convencional: Las ventajas que implica el sustituir un sistema de climatización convencional (ya sea caldera, u otro sistema eléctrico) es principalmente el ahorro económico al contar con las componentes renovables de la instalación, así como numerosos beneficios tanto medioambientales, como los que ya tienen de por sí la sustitución de otro sistema por la aerotermia convencional, como la seguridad en su uso, la eficiencia y la renovabilidad del recurso empleado para la generación energética, sin depender de otros canales de suministro.
  • Aerotermia convencional y aerotermia con fotovoltaica: Se pueden presentar situaciones en las que ya se cuente con una bomba de aerotermia instalada, y solo sea preciso la incorporación de placas solares fotovoltaicas para su alimento. El ahorro en este caso, tendría igualmente vertiente económica al cubrir gran parte de este consumo con energía eléctrica autoproducida. La particularidad en este caso radica en que la bomba aerotérmica debe contar con un dimensionado compatible con el futuro sistema fotovoltaico, o por el contrario, adaptar la potencia de generación fotovoltaica más adecuada para la citada bomba de calor. 

Ventajas de un sistema combinado de aerotermia con fotovoltaica:

Con la llegada de estos sistemas y sus opciones de combinación, comienza a quedar patente la posibilidad de una completa autonomía energética así como importantes ejemplos del positivo efecto del uso de la electricidad como principal fuente de suministro energético.

Otras ventajas derivadas, serían las siguientes:

  • Posibilidad de diferentes combinaciones híbridas gracias a la creciente oferta de productos por parte de las casas fabricantes.
  • Aumento de la eficiencia del sistema térmico.
  • Posibilidad de almacenamiento del excedente de producción fotovoltaica en forma de calor.
  • Empleo del excedente eléctrico para otros usos (iluminación, electrodomésticos…), así como su venta a la red del suministrador.
  • Rentabilidad de la inversión y ahorro económico tras su recuperación.
  • Flexibilidad de la red al irse incorporando viviendas con fotovoltaica para autoconsumo.  

Posibles desventajas en su implantación

Para que la eficiencia de un sistema sea máxima, gran parte de la responsabilidad radica en su diseño inicial, de no contar con un correcto estudio, es posible que este punto fuerte (que es la eficiencia) se vea altamente afectado.

Así pues, previamente a su implantación es preciso un estudio técnico previo y la correcta elección de los equipos para maximizar tanto el ahorro como la eficiencia en su empleo.

Este artículo ha sido posible gracias al patrocinio de TUVAIN. Si quieres conocer su oferta de tubos, válvulas y accesorios para climatización, haz clic en:

www.tuvain.es/apostamos-por-el-futuro/

Modificado por última vez enLunes, 15 Febrero 2021 12:59

Artículos relacionados (por etiqueta)

Panasonic Europa aerotermiaAdvertisement
Copyright © Caloryfrio.com - todo sobre Aire Acondicionado, Calefacción, Eficiencia Energética, Presupuestos y Profesionales. Todos los derechos reservados.