Logo
Imprimir esta página

El sector valora la Mesa de Autoconsumo Fotovoltaico de Cataluña

 

autoconsumo

Con el objetivo de impulsar el autoconsumo de energía eléctrica en el territorio, el Gobierno de Catalunya ha creado una mesa de trabajo que estará constituida por una amplia representación de los actores implicados, tanto de instituciones públicas como de entes privados. La Mesa de Autoconsumo Fotovoltaico de Cataluña pretende promover este tipo de práctica identificando las barreras administrativas, económicas y legales que dificultan la generalización del autoconsumo de energía eléctrica y proponiendo aquellas medidas que, bajo su punto de vista, pueden contribuir a superarlas.

El director general de la Asociación de Gremios de Instaladores de Catalunya (AGIC), Raúl Rodríguez, considera que “al igual que con la Mesa para el desarrollo del plan PIRVEC, la irrupción en el panorama energético de un instrumento como la Mesa de Autoconsumo Fotovoltaico es una iniciativa altamente valorada per el sector al que represento”. Y, en este sentido, apunta a que “el Instituto Catalán de Energía (ICAEN), liderado por su directora, Assumpta Farran, vuelve a ser referente a nivel estatal al generar e impulsar este tipo de iniciativas”. Desde AGIC se manifiesta que la intención del sector es “trabajar conjuntamente con el fin de lograr una mejor y más rápida penetración de la energía solar fotovoltaica en Catalunya” con el objeto de avanzar hacia un sistema de generación eléctrica “más limpio, más distribuido y con una mayor participación ciudadana, a pesar de las barreras técnicas, económicas y administrativas que impone la normativa de ámbito estatal actual”.

José Antonio Fernández Beltrán, el responsable de la subcomisión de Energías Renovables del Colegio de Ingenieros Industriales de Cataluña, explica que la institución a la que representa valora “muy positivamente cualquier iniciativa de la administración destinada a impulsar la implantación de energías renovables en nuestro país y, en especial, en el ámbito del autoconsumo fotovoltaico”. Y, de hecho, plantea que “es muy necesario que, tanto empresas como particulares, sepan que el autoconsumo en España es legal y viable en muchas situaciones” y puntualiza que “sí que es cierto que el famoso “peaje al sol” penaliza un poco las instalaciones fotovoltaicas en régimen de autoconsumo, pero un impuesto no va a detener a todo aquel que desea consumir la propia energía que genera y ayudar a la sostenibilidad de nuestro planeta”. Y en esta línea, expone que está previsto que la Mesa de Autoconsumo contemple cuatro grupos de trabajo (procedimiento de conexión, administraciones públicas, comunicación y ayudas para sistemas de almacenamiento (baterías)) que resultan “imprescindibles para establecer los mecanismos necesarios para que cualquier usuario pueda tener una instalación fotovoltaica en su vivienda o empresa”.

Un consenso lo más amplio posible

La Mesa de Autoconsumo Fotovoltaico de Cataluña se ha propuesto facilitar los medios necesarios para identificar las barreras administrativas, económicas y legales existentes que dificultan la generalización del autoconsumo en Cataluña. En este sentido, propondrá una serie de medidas destinadas a tratar de superarlas con éxito. Y en esta misma línea de actuación impulsará proyectos y actividades que estimulen el desarrollo y fomento del uso eficiente y eficaz de los recursos públicos en este ámbito de actuación.

Tal y como apunta José Antonio Fernández Beltrán es preciso “facilitar a todo aquel que lo desee todos aquellos trámites administrativos para solicitar el punto de conexión a la distribuidora. No puede ser que una empresa tarde una media de 2 meses, en el mejor de los casos, para obtener de la distribuidora el punto de conexión. A parte, hay que tratar con varios departamentos de la distribuidora, no habiendo un criterio único para la tramitación de estos expedientes de conexión.

En el caso de usuarios domésticos es imprescindible que sepan qué tipo de baterías pueden utilizar para almacenar la energía generada durante el día y buscar maneras de abaratar el coste de las mismas para democratizar su uso. Asimismo, las campañas de comunicación son imprescindibles para transmitir el mensaje que el autoconsumo fotovoltaico es legal, viable y rentable en nuestro país. Las administración, principalmente los ayuntamientos, tienen que dar un papel ejemplarizante para demostrar a sus ciudadanos que el autoconsumo fotovoltaico es viable y posible.

Los consistorios tienen que ser los primeros es simplificar los permisos y, si es posible, incentivar fiscalmente este tipo de instalaciones. Somos un país privilegiado, con muchas horas de sol y es una lástima que no podamos aprovechar este recurso natural gratuito. Otros países del norte de Europa, con muchas horas menos de sol, lo tienen claro y hasta incentivan el uso de las energías renovables en viviendas y empresas”.

Así, la iniciativa reunirá a administraciones públicas tales como la propia Generalitat, las administraciones locales y también aquellas denominadas supralocales; a los distintos agentes de carácter privado como podrían ser empresas, entidades asociativas vinculadas al sector, distribuidoras y comercializadoras de electricidad, colegios profesionales, asociaciones de consumidores, fabricantes y distribuidores de equipamientos, soluciones y productos del sector que, directa o indirectamente, toman parte en la planificación, puesta en marcha y mantenimiento de una instalación de autoconsumo.

En relación a este particular, AGIC coincide con sus homólogos en que deben de estar presentes en esta mesa “todos los agentes”. Y es que, como recuerda Raúl Rodríguez, el ICAEN “nunca ha cerrado la puerta a ningún agente a la hora de participar en este tipo de iniciativas. Cualquier aportación es importante y muy valorada. El objetivo final es contar con un conocimiento real de las problemáticas actuales con el fin de atacarlas y darles una salida, evitando así el estancamiento”.

Desde la subcomisión de Energías Renovables del Colegio de Ingenieros Industriales de Cataluña también se incide en la importancia de la presencia de “toda la cadena de valor” porque – recuerdan – “las dificultades administrativas al autoconsumo fotovoltaico están reguladas según el RD 900/2015, que ha sido aprobado por el Gobierno Central” y, en este apartado, señalan que “curiosamente antes de la aprobación de RD 900/2015, el ICAEN y la Generalitat impulsaron muchas instalaciones de autoconsumo de excedente 0, es decir, sin verter energía a la red. Mediante una tramitación simplificada según el REBT ITC-BT-40 se aprobaban estas instalaciones fotovoltaicas.

El gobierno de España decidió complicar también la aprobación de estas instalaciones, lo cual no es comprensible”. Y siendo este el contexto, explican que sería “muy interesante poder buscar una fórmula imaginativa desde las administraciones autonómicas para facilitar la tramitación de las instalaciones fotovoltaicas”. Según su criterio, otros agentes necesarios serían “la compañías distribuidoras, comercializadoras, instaladores, ingenierías, fabricantes de equipos, asociaciones, gremios, colegios profesionales…de manera que el consenso sea el más amplio posible”

El autoconsumo como elemento clave

La creación de este instrumento se erige como uno de los pilares de las políticas del Gobierno catalán para avanzar hacia un nuevo modelo energético sostenible, democrático, distribuible y equitativo, siendo una apuesta clara por la energía limpia y renovable. Y se constituye días después de que se hayan aprobado las bases del Pacto Nacional para la Transición Energética, que está destinado a lograr el amplio apoyo político y social que requiere un proceso de estas características. De hecho, este primer paso deberá ser consensuado con entidades económicas y sociales y, también, debatidas en el Parlament por los grupos políticos.

En relación a, precisamente, si el autoconsumo constituye un elemento clave en el Pacto Nacional por la Transición Energética, José Antonio Fernández Beltrán expone que si éste se ha de considerar como el nuevo modelo energético catalán renovable, sostenible y descentralizado, cabe preguntarse: “¿es posible que las energías renovables satisfagan el 100% de la demanda? y ¿se puede implantar un modelo de generación distribuida?”.

El autoconsumo fotovoltaico – razona - es importante, así como “otras energías renovables que pueden ayudar a este fin. Hay que comenzar por algún sitio y pienso que comenzar por el autoconsumo fotovoltaico en el primer paso para luego replicar el modelo a otras energías renovables tan necesarias dados los recursos renovables de los que disponemos. Un eje fundamental es la eficiencia energética, no se puede reducir el efecto invernadero si no la incentivamos en nuestras empresas”. Así pues, concluye, “el autoconsumo fotovoltaico es un vector de eficiencia energética, ya que solo produces la energía que necesitas, un aspecto contemplado en el Pacto Nacional por la Transición Energética” y recuerda que “hay un horizonte que es el año 2050 donde el 100% de la energía consumida tiene que ser de origen renovable y estos grupos de trabajos relacionados con el autoconsumo fotovoltaico van en esta dirección”.

Desde AGIC se concibe el autoconsumo como “una pieza clave en el cualquier tipo de transición energética” y, añaden que “hemos de ser conscientes de a dónde nos dirigimos y qué futuro anhelamos. No tiene sentido continuar fomentando un modelo tradicional de generación y distribución de energía en el que los fósiles son los protagonistas y tenemos que entender qué implica democratizar la energía”. La lucha que existe a nivel mundial por liderar la carrera hacia las energías renovables y sus alternativas “es trepidante y el Estado está impulsando políticas que van en dirección contraria”. Según esta organización, no hay una “política energética clara y únicamente se planifica a corto plazo. Sin embargo, actualmente existen soluciones viables y reales para todas las problemáticas y, en este sentido, la Mesa de Autoconsumo Fotovoltaico de Cataluña será un catalizador para impulsar esta tecnología y difundir su conocimiento para su posterior implantación”.

El Gobierno de la Catalunya es consciente de las barreras derivadas de la vigente normativa estatal pero, aun y así, cree que el autoconsumo de la electricidad a partir de la energía fotovoltaica aporta una serie de beneficios al sistema eléctrico que se concretan en una reducción de las pérdidas en el curso de su transporte y distribución; en la reducción de la saturación de las redes de distribución; en la mejora de la gestión de la demanda, o en su aportación en favor de la reducción del precio de la energía en el mercado eléctrico.

 

 
Modificado por última vez enMartes, 28 Marzo 2017 12:29

Artículos relacionados (por etiqueta)

Copyright © Caloryfrio.com - todo sobre Aire Acondicionado, Calefacción, Eficiencia Energética, Presupuestos y Profesionales. Todos los derechos reservados.