El sector de las energías renovables en Chile acoge con optimismo la nueva Ley de Transmisión Eléctrica

michel-bachelet

La Presidenta de Chile, Michelle Bachelet promulgó la pasada semana, una nueva y esperada Ley de transmisión eléctrica, acogida con gran optimismo por el sector de las energías renovables chilenas, que tiene por objetivo favorecer el desarrollo de un mercado competitivo, facilitar el transporte de energía de fuentes limpias a los centros de consumo, y contribuir a disminuir los precios de la energía para los hogares y las empresas, posibilitando más competencia y la incorporación de nuevos actores.

El rápido crecimiento de las Energías Renovables No Convencionales durante los últimos años en Chile no es un misterio para nadie, donde el desarrollo de proyectos se ha multiplicado. Sin embargo, la modernización de la Ley de Transmisión Eléctrica estaba pendiente.

El proyecto, impulsado por el Ministerio de Energía y apoyado desde sus orígenes por el sector de las energías renovables, especialmente a través de la Asociación Chilena (ACERA AG.), busca conformar un sistema interconectado nacional de energía, el cual vendrá de la mano con un nuevo operador independiente que tendrá la responsabilidad del control de la operación, reemplazando la función de los actuales CDEC’s (Centros de Despacho Económicos de Carga) a nivel nacional.

Esta ley está basada en prácticas y experiencias internacionales que buscan mejorar la planificación, tarificación y operación del sistema, entregando además al Estado una responsabilidad mayor como garante del bien común a través de, por ejemplo, la definición de los trazados y emplazamiento de los nuevos sistemas de transmisión.

La promulgación de la Ley de Transmisión es, sin duda, un gran paso para el sector ERNC que ve en esta nueva normativa una solución para varias de sus dificultades actuales. Carlos Finat, Director Ejecutivo de ACERA, señaló al respecto que “ésta era una normativa que estábamos esperando hace mucho tiempo. En primera instancia, porque la expansión oportuna del sistema ayudará a distribuir de mejor manera la energía, permitiendo que la energía limpia que se está generando, principalmente en el extremo norte del país, pueda llegar a diferentes zonas de Chile. Por otro lado, la creación del nuevo operador nacional también nos parece muy importante para asegurar la transparencia, independencia y la idoneidad técnica de la operación del sistema eléctrico”.

El trayecto normativo del sector de las energías renovables no convencionales no fue nada de fácil. Las principales barreras para el crecimiento e integración de estas nuevas tecnologías residían en las normativas del sector eléctrico, que no permitían abrir paso a las renovables a un mercado parejo y competitivo.

Papel de ACERA

La promulgación de la Ley de Transmisión es un paso clave para permitir la expansión del desarrollo de los proyectos de energías renovables no convencionales, pero antes de esta normativa hubo otros cuellos de botella que ACERA, como la voz del sector, identificó e incentivó para que se llevaran adelante.

En primer lugar, fue la discusión sobre la Ley de Energías Renovables, llamada inicialmente 20/20, vaticinando que para el año 2020 Chile contaría con un 20% de energías renovables en su matriz energética. Finalmente, en el Gobierno de Sebastián Piñera, se aprobó la ley como “20/25”, alargando el plazo para alcanzar el 20% hasta el año 2025, dando así un primer impulso para el sector.

Posteriormente, el desafío fue modificar la normativa que rige las licitaciones de suministro para distribuidoras, en la cual -como estaba planteada- no había un espacio real de competencia para las renovables, debido a las diferentes barreras y asimetrías que contenía.

Bajo el actual Gobierno, la ley se modificó definiendo bloques horarios donde las tecnologías variables podían finalmente competir, eliminando una de las principales barreras que el sector había padecido durante años.

Los resultados fueron inmediatos. El precio de las licitaciones disminuyó en un 40% tras la entrada de las renovables y confirmó su competitividad tras adjudicarse el 100% en la última subasta del año 2015.

Se han producido grandes avances, pero aún hay temas pendientes que en opinión de ACERA se deben revisar, como la aplicación de los denominados Impuestos Verdes.

La actual normativa y bases de licitación admiten un traspaso de ese impuesto y sus variaciones futuras a los clientes finales, con lo cual se exime del gravamen a los propietarios de las centrales, responsables de las emisiones.

ACERA se encuentra expectante por conocer cuál será el programa legislativo del actual gobierno para la segunda parte de su periodo. Esperamos que en ella se aborden, entre otras, las regulaciones que aplican a las distribuidoras, el desarrollo de los reglamentos de la ley de transmisión y la normativa que soporte adecuadamente los compromisos de Chile ante la Conferencia de Paris (COP21) a efectos de la mitigación del cambio climático.

Al igual como lo ha hecho en todos los procesos de desarrollo de leyes y normas anteriores, ACERA está totalmente disponible para colaborar con las autoridades y con el Parlamento en esas tareas.
 

volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes