Jornada sobre ESEs: eficiencia energética y actual marco regulatorio

Asistentes a la mesa redonda de la Jornada sobre ESES organizada por ANESELa Jornada sobre Eficiencia Energética y la Clasificación Certificada de Empresas de Servicios Energéticos, celebrada en el Mobile World Centre de Telefónica, en Barcelona y organizada por ANESE, en colaboración con el Clúster d’Eficiència Energètica de Catalunya (CEEC), concluyó con la certeza de que cada vez es más el trayecto recorrido en el sector de los servicios energéticos y con la sensación de que todavía queda mucho por hacer.

Si bien los congregados dejaron claro que, desde un punto de vista de negocio para las ESEs, a raíz de la aprobación del Real Decreto de Autoconsumo “peor no se puede estar”, apuntaron que al menos en estos momentos “como mínimo tenemos unas reglas de juego”. A lo largo de la jornada se confió también en que la clasificación certificada, única en el mercado y que ha fue creada hace unos meses por ANESE actúe como revulsivo en este sentido. ANESE presentó en febrero de 2015 la primera clasificación certificada para empresas de servicios energéticos, en respuesta a la demanda, tanto de las propias ESEs - que no contaban hasta ahora con un registro oficial con garantía -, como de los clientes - a los que les resultaba complicado distinguir una empresa que ofrece garantía de ahorros de otro tipo de empresas -, así como de empresas instaladoras y mantenedoras.

Pacto nacional para la transición energética

El primer ponente del encuentro sobre este modelo de servicios energéticos y su relación con la directiva, así como punto de encuentro para la presentación de la Clasificación Certificada de ESEs, fue Pere Palacín, director general del Departamento de Energía, Minas y Seguridad Industrial de la Generalitat de Catalunya. Su ponencia “Valoración del mercado de la Eficiencia Energética en Cataluña y Planes Futuros” profundizó en los principios y objetivos de este nuevo sistema energético, así como en las estrategias ideadas desde la Generalitat para promoverlos. Partiendo de la base de que la energía debe de ser un derecho fundamental de las personas, la administración catalana ha elaborado un pacto nacional para la transición energética – participativo y vigente para todos los gobiernos - dotado de 6 ejes estratégicos: garantizar la energía al ciudadano; su suministro; maximizar el uso de renovables; incrementar los niveles de ahorro y eficiencia; invertir en investigación y ejercer competencias plenas en el marco de la Unión Europea (UE). Dentro del programa para potenciar la eficiencia energética destacó una serie de acciones que ya se están llevando a cabo en la actualidad: Plan de Acción de la Eficiencia Energética en la Industria de Cataluña; Estrategia de Valoración Energética de la Biomasa Forestal; Estrategia Catalana de Renovación Energética de Edificios; Certificación de Eficiencia Energética en los Edificios; Plan de Eficiencia Energética para los Edificios de la Generalitat de Cataluña, y Eficiencia Energética en los Edificios. Asimismo, declaró, para impulsar la rehabilitación energética, y dado que el Gobierno no se mueve en esa línea, se ha promulgado el Decreto catalán de mejora de la certificación de eficiencia energética en edificios, que incluye una serie de cambios y mejoras con respecto al RD 235/2014.

En nombre del ICAEN – que acaba de alzarse con el European Energy Award 2015 al “Best Energy Service Promoter” – este experto señaló que las claves para el cambio de modelo energético estriban en ponerse de acuerdo en dos principios fundamentales: en que la retribución de las ESEs debe estar vinculada al ahorro energético y en que hay que convencer las entidades financieras para que apuesten por proyectos de eficiencia energética.

Sello ESE y Sello ESE Plus

Tras esta intervención tomaron el relevo Rafael Herrero, presidente de ANESE, e Isabel Torres, directora de certificación de empresas de servicios energéticos de TÜV RHEINLAND, quiénes se centraron en la “Clasificación de ESEs en el marco de la Directiva Europea de Eficiencia Energética”. Rafael Herrero, tras afirmar que el Sello ANESE redunda en favor del factor confianza, introdujo a Isabel Torres, quien argumentó que esta clasificación surge debido a una necesidad latente en el mercado. La empresa de certificación actúa como tercera parte y aporta su objetividad y, de hecho – razonó -, se suma al proyecto porque se comparten objetivos e intereses. Los tres criterios que la entidad le sugirió a TÜV consistían en un esquema que sirviera para clasificar empresas de servicios energéticos, permitiendo la diferenciación y que sirviese para asegurar la fiabilidad y rigurosidad de las ESEs a la hora de cumplir en el mercado; que fuera una esquema clasificador universal, realista y certificable, y que ese esquema favorezca la evolución del propio sector, y el resultado ha sido un Sello ESE, que implica proyección; o un Sello ESE Plus, que comporta, además, experiencia y solvencia.

“Cómo compaginar la cartera de clientes con el cuidado del planeta” fue el título del parlamento bajo el cual Antonio Moreno, jefe de producto de Soluciones de Eficiencia Energética de Telefónica, repasó las medidas de ahorro energético que contempla el concepto Movistar ESE; un modelo por el que la multinacional apuesta fuerte con el objetivo que sus clientes ahorren.

Un paso más allá

Iñigo Bertrand, director de Expansión & Desarrollo de EDF Fenice Ibérica abordó el texto “Eficiencia energética: primer paso hacia las Smart industries” y afirmó que la clave de una gestión energética eficiente está en que las empresas inviertan en tiempo, recursos, personal…para poder llevarla a cabo. De hecho, indicó, las auditorías son un medio para implementar proyectos y, por tanto, tienen que estar bien hechas.

Durante su intervención, denominada “Binomio fabricante ESE. Soluciones alineadas con el actual marco regulatorio”, Cristian M. León, responsable de Mercado de Soluciones Energéticas de Buderus, se centró en el papel del fabricante. Expuso el hecho de que hoy en día un proveedor debe ofrecer soluciones que estén sujetas a las directivas de eficiencia energética, renovables y de ecodiseño, poniendo en manos del instalador todos los mecanismos para que, en cada proyecto, sea consciente de que equipamiento se adapta mejor a las necesidades de su cliente. Sin embargo, advirtió, las reglamentaciones están sujetas a una evolución continua y el fabricante debe trata de adelantarse a los acontecimientos. En el caso de Buderus y en relación a las ESEs, además, – señaló este experto – a la hora de aportar soluciones tecnológicas se apuesta por ir un paso más allá y focalizar una estrategia específica destinada a las empresas de servicios energéticos.

Ciertos aspectos en positivo

Finalizó la sesión con una mesa redonda moderada por la directora de ANESE, Elena González. Teniendo como base la máxima “El modelo ESE como clave para alcanzar los objetivos de la Directiva Europea de Eficiencia Energética”, participaron Marta Gudiol, jefa de la Unidad del Plan de Eficiencia Energética de la Generalitat de Catalunya (ICAEN); Albert Mitjà, presidente del CEEC; Pablo del Casar, experto en eficiencia energética en Telefónica; Juan Cuenca, ingeniero en eficiencia energética en Dinsa, además de algunos de los ponentes que ya habían participado durante la mañana: Isabel Torres, de TÜV RHEINLAND; Iñigo Bertrand, de EDF Fenice Ibérica, y Cristian M. León, de Buderus (Grupo Bosch). Marta Gudiol, por parte del ICAEN y ante la pregunta de qué se puede hacer para mover más negocio vinculado a las ESEs, planteó que existen una serie de inconvenientes desde el punto de vista de la administración. Aunque por parte de la Generalitat – planteó – se han observado buenos resultados y se tiene ganas de hacerlo mejor, es preciso que ésta acepte un modelo nuevo de contrato de servicios energéticos con garantía de ahorro que, además, es más largo (de hasta 10 años) y ello genera, por desconocimiento, una desconfianza en la que se hace hincapié en tener esencialmente la certeza de que se garantice que se va a trabajar bien.

Desde el CEEC, Albert Mitjà planteó que el organismo al que representa, con los datos arrojados por sus barómetros en mano – que se llevan a cabo cada seis meses –, se muestra optimista debido a que se nota cierta alegría y se barajan ciertos aspectos en positivo. Parece ser, explicó, que cada vez se acoge mejor el concepto de empresa de servicios energéticos y la administración pública muestra voluntad de dar ejemplo en ese sentido. Aunque, advirtió, queda mucho por hacer, propuso invertir en concienciar a las propiedades del valor añadido que supone construir o rehabilitar desde un punto de vista energético. Pablo del Casar, que explicó la experiencia de la compañía a la cual representaba animó a compartir esfuerzos y experiencias, siguiendo la estela de quien está llevando a cabo casos de éxito. Al final, señalaba Juan Cuenca, de Dinsa, se trata de que las empresas contemplen las ventajas de la inversión energética dentro de sus cuentas de resultados y ello, añadió, puede que se consiga si se fomenta el hecho de introducir una figura dentro de la dirección que sepa valorar el concepto o valor “consumo energético”. Asimismo, arguyó, hay que seguir insistiendo para que las entidades financieras contemplen el proyecto de una ESE como un negocio seguro, sobre todo si quien lo abandera es una firma adherida a una clasificación certificada. Y finalmente instó a que la administración a que, de un lado, sea más ágil y a que, de otro lado, transponga dentro de un periodo de tiempo razonable las directivas vinculadas a esa transición hacia un nuevo modelo energético. 

Modificado por última vez enJueves, 03 Diciembre 2015 13:56
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes