Día Internacional de la Mujer 2017: “Las mujeres en un mundo laboral en transformación”

dia-internacional-mujer-2017

“Las mujeres en un mundo laboral en transformación: hacia un planeta 50-50 en 2030” es el lema elegido para conmemorar el Día Internacional de la Mujer en este año 2017; un mensaje que demanda la acción de toda la sociedad con el fin de dar un paso por la igualdad de género, también en el ámbito laboral.

El mercado laboral está cambiando a gran velocidad, debido a la innovación y al aumento de la movilidad entre otros factores. Pero el cambio tiene que ser más rápido en lo que respecta a empoderar a las mujeres que, con su trabajo, han reportado muchas de las ganancias globales de las últimas décadas.

Las mujeres siguen teniendo en su mayoría trabajos peor remunerados y que no permiten disfrutar de prestaciones ni de protección social en muchos casos. Ganan menos que los hombres, aun cuando soportan el enorme peso —fundamental en términos económicos— que representan el trabajo de cuidado no remunerado y el trabajo doméstico. Lograr el empoderamiento económico de las mujeres requiere de un cambio transformador para compartir la prosperidad de forma equitativa, sin dejar a nadie atrás.

La comunidad internacional ha asumido este compromiso en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Todas las mujeres deberían poder disfrutar de su derecho a un empleo digno.

Las mujeres en el mundo laboral

La globalización, las innovaciones digitales, el cambio climático, y muchos otros factores están transformando el mundo en el que trabajamos, planteando nuevos retos y oportunidades de gran potencial económico que podrían permitir a las mujeres acceder a un futuro mejor. Sin embargo, la situación real de las mujeres en el cambiante mundo del trabajo aún está muy lejos de ser la idónea.

La OIT (Organización Internacional del Trabajo), publicó el pasado año un informe titulado “Las mujeres en el trabajo. Tendencias 2016” como una iniciativa fundamental de cara a materializar los objetivos de transformación que exige la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, adoptada por las Naciones Unidas en 2015.

Este informe puso de manifiesto una serie de desigualdades que no hacen sino contribuir a agrandar la brecha entre géneros y la necesidad de poner en marcha medidas dirigidas a reconocer, reducir y redistribuir el trabajo doméstico y de cuidado no remunerados en las familias y las sociedades por su incidencia directa en las posibilidades de acceso de las mujeres a un trabajo de calidad y a la protección social.

Así, el informe de la OIT alerta sobre algunos aspectos relacionados con el ámbito laboral:

  • Población activa: Pese a que la globalización ha ayudado a millones de mujeres a encontrar un empleo remunerado, el número de mujeres en situación de actividad es muy inferior al de hombres. Las desigualdades de género también han concentrado a las mujeres en el segmento inferior de la cadena de valor mundial: ocupan los puestos de trabajo peor remunerados, realizan trabajos subcontratados a destajo y trabajos poco estables por cuenta propia, con escaso o ningún acceso al trabajo decente y a la protección social.
  • Desempleo: A nivel mundial, las mujeres tienen mayor probabilidad de estar desempleadas que los hombres, si bien se observan amplias disparidades entre regiones. La disparidad de género es muy acusada en algunas regiones, como África del Norte y los Estados árabes, donde la tasa de desempleo juvenil de las mujeres casi duplica la de los hombres jóvenes, situándose próxima a un 44% pese al incremento del nivel educativo que se observa entre las jóvenes en dichas regiones.
  • Segregación ocupacional: Las mujeres están concentradas en empleos menos remunerados, de menor cualificación y mayor inseguridad laboral; además, están insuficientemente representadas en puestos con responsabilidad de toma de decisiones y en campos como la ciencia y la tecnología.
  • Brecha salarial: A nivel mundial, las mujeres sólo ganan 77 céntimos por cada dólar que ganan los hombres por un trabajo de igual valor. Esta es una causa fundamental de desigualdad en términos de ingresos a lo largo de toda la vida. Al ritmo actual, esta brecha tardará 70 años en cerrar.
  • Barreras legales: En todos los países siguen existiendo barreras para la igualdad de género, tanto en la esfera pública como en la privada, y estos obstáculos tienen su origen en unas relaciones de poder históricamente desiguales entre las mujeres y los hombres.
  • Protección social: Las mujeres se encuentran excesivamente representadas en el 73% de la población mundial que carece de acceso a la protección social o sólo disfruta de un acceso parcial a ésta; esto las expone a una mayor vulnerabilidad a la pobreza y a otras desigualdades.
  • Brecha digital: Pese a las brechas de género que existen en el acceso a (y la utilización de) las tecnologías digitales, esas mismas tecnologías eliminan las barreras geográficas, que pueden ser tanto beneficiosas como perjudiciales para las mujeres.

La comunidad internacional ha asumido un compromiso sin precedentes con la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y en este sentido, será fundamental adoptar políticas ambiciosas que logren transformar las normas y las relaciones de género en la sociedad y en el trabajo, y combatir así la desigualdad estructural.

Situación laboral de la mujer en España

España no es una excepción a todo lo anteriormente comentado. La mejora de la mujer en el ámbito laboral continúa siendo un desafío y aunque la tasa de empleo femenino ha aumentado en los últimos años, se sitúa aún en niveles muy bajos, alrededor del 54% a siete puntos de diferencia con la media europea.

Con respecto a los sectores de ocupación, y según datos del último informe de la Secretaría de Estado de Empleo perteneciente al Ministerio de Empleo y Seguridad Social, las mujeres ocupadas desarrollan su actividad mayoritariamente en el sector servicios, donde trabajan 7.360.400, algo más del 89% de las mujeres con empleo. Le siguen en importancia la industria, con 624.300 mujeres ocupadas, y a gran distancia la agricultura (167.700) y la construcción (78.400).

En el último año la industria y los servicios aumentan su número de ocupadas, con incrementos del 1,8% y del 3,1%, respectivamente, mientras que en el sector agrario y en la construcción se reduce.

Con estos datos, desde Caloryfrio.com queremos subrayar hoy el protagonismo de las mujeres invitando a todos nuestros lectores a recordar los testimonios que en los últimos años nos han dejado mujeres empresarias, instaladoras, gerentes y en definitiva, profesionales de nuestro sector y lo que representa para ellas el hecho de desarrollar su labor profesional en un ámbito laboral en el que la presencia de la mujer es aún testimonial. Sus testimonios serán nuestro pequeño homenaje:

¡Feliz Día Internacional de la Mujer!
 

 
Modificado por última vez enJueves, 09 Marzo 2017 09:15
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes