Día Internacional de la Mujer: ¿Mujeres instaladoras?

Dina-internacional-mujer

Cuando se cumplen 40 años desde que por primera vez se celebrara el Día Internacional de la mujer, llega el momento de reflexionar, celebrar los logros obtenidos y seguir avanzando con determinación. No cabe duda que la sociedad ha avanzado notablemente mediante el acceso de las mujeres a la educación a nivel internacional y, como resultado de este avance, ha aumentado su acceso al empleo.
Las mujeres han conseguido inmensos logros a través de este acceso a la formación cuyo resultado se resume en que a día de hoy, un tercio de las empresas en el mundo, están conducidas por mujeres donde además, cada vez se reconoce más su capacidad de gestión.
 
Es un hecho, que el equilibrio de género y la diversidad en los equipos de gestión en cualquiera de los niveles jerárquicos de una compañía produce resultados positivos en las organizaciones y sin embargo, y a pesar de lo anteriormente expuesto, aún perduran los viejos estereotipos que limitan el crecimiento de la mujer en el ámbito profesional, destacando la tradicional conciliación entre la vida personal y laboral que aún hoy en día se sitúa como principal escollo para el colectivo femenino y le impide acceder a puestos de niveles superiores e incluso estratégicos. El llamado “techo de cristal”.
 
El lema del Día Internacional de la Mujer en este año 2015 es: «Empoderando a las Mujeres, empoderando a la Humanidad: ¡Imagínalo!», un reconocimiento para todas aquellas mujeres que han superado ese “techo de cristal” y han logrado convertirse en piezas clave en sus comunidades, empresas, en sus países…
 
A pesar de reconocer que en ciertas áreas, tanto la mujer como el hombre asumen responsabilidades mucho más variadas que en décadas anteriores, sigue siendo necesaria una concienciación generalizada para superar el encasillamiento de mujeres y hombres en ciertos ámbitos profesionales más tradicionales. Porque el progreso sigue siendo lento y muy desigual.
 
Este año, en Caloryfrio.com nos hemos querido adentrar en el sector de las instalaciones en cualquiera de sus derivaciones (climatización, electricidad, fontanería…) ya que representa un claro ejemplo del estancamiento de la mujer a la hora de desarrollar determinadas actividades profesionales. Para ello, hemos contactado con el CNI con el fin de obtener información de primera mano sobre la situación de la mujer en este sector y hemos recabado información sobre diversos estudios realizados por instituciones como el IDAE y el INE (Instituto Nacional de Estadística) y que reflejan fielmente, los testimonios aportados por nuestras protagonistas.
 

La mujer con el “mono” y la “herramienta”

 
En España, existen varias asociaciones sectoriales relacionadas con la profesión del instalador en sus diversos ámbitos de actuación. Contactamos con el CNI (Confederación Nacional de Instaladores y mantenedores) cuyos asociados son asociaciones provinciales que agrupan a más de 10.000 empresas instaladoras y  mantenedoras en las áreas de climatización, (calefacción, refrigeración, ventilación y agua caliente sanitaria), fontanería, electricidad, gas, hidrocarburos, energías renovables (solar térmica, biomasa, geotermia y otras), protección contra incendios y otras… para que desde la Asociación nos aportaran datos sobre el papel de la mujer dentro del sector de las instalaciones.
 
La mujer comienza a participar más activamente en puestos relacionados con la economía, la política, la ingeniería… pero según la Directora del CNI, Blanca Gómez García-Verdugo, la figura de mujer instaladora con “mono” y “herramientas” prácticamente no existe. “En los centros de formación a veces se apunta a los cursos alguna mujer pero al poco tiempo lo dejan. Está visto que no es algo que les guste. Donde más proliferan (5% a lo sumo) es en climatización".
 

“¿sabes Blanca lo que dicen cuando se habla de la mujer en el sector?, pues los electricistas dicen que no se puede contratar a una mujer electricista, porque te tarda nueve meses en dar la luz”

 
Desde el CNI nos comentan que podemos encontrar mujeres con estudios en ingenierías técnicas y en posesión de todos o casi todos los carnés de instalador y trabajando en departamentos de proyectos de instalaciones; también hay mujeres con formación técnica y en posesión del carnet de instalador ejerciendo como gerentes, dirigiendo la empresa instaladora  y por supuesto, mujeres con perfil administrativo con una dilatada experiencia en lo que supone la administración de una empresa instaladora.
 
Pero cuando preguntamos sobre el papel de la mujer como instaladora “a pie de obra”, Blanca Gómez nos cuenta la respuesta que obtuvo de un técnico cuando ella formuló hace ya tiempo la misma pregunta: “¿sabes Blanca lo que dicen cuando se habla de la mujer en el sector?, pues los electricistas dicen que no se puede contratar a una mujer electricista, porque te tarda nueve meses en dar la luz”
 
Como se suele decir, el caso de Marina Portalés es “la excepción que confirma la regla”.  Marina es ingeniero técnico industrial y dirige la empresa Asiste, S.L. Contactamos con Marina para conocer de cerca el papel de la mujer en el mundo de las instalaciones y compartir con nuestros lectores su testimonio:
 
“Todo empezó cuando volvíamos en el coche de camino a casa; yo tenía 14 años y mi padre me explicaba el funcionamiento del “clixón” en un compresor. Semanas después había desenganchado una válvula de 4 vías con un golpe seco en uno de sus extremos y en los meses posteriores me enseño cual era la diferencia entre el R22 y el R12.
 

Marina-Portales

Pasé mis años de Bachiller y COU trabajando los veranos con él, ya realizaba  pequeños cálculos y dibujos en los planos. Conseguí graduarme como Delineante unos pocos años después y al terminar me aconsejó marcharme a Barcelona a una de las mejores escuelas de frío, donde descubrí mi verdadera vocación. Allí aprendí electricidad, autómatas, soldadura, termodinámica, diseño de cámaras, entre otras.
 
Solo quedaba un paso más, titularme como Ingeniero Técnico Industrial en 1996. Un año después era yo quién daba clases a mi padre en un Centro de Formación en Castellón, lo recuerdo cómo uno de los mejores años de mi vida.
 
En el 2001 me convertí forzosamente en empresaria al fallecer mi padre y coger las riendas de Asiste, S.L., la empresa familiar con 40 años de historia. En julio de ese mismo año se creó Acimclima (Asociación Castellonense de Instaladores y Mantenedores de Climatización y Frío Industrial) de la que yo formé parte como Presidenta durante 8 años seguidos y fue durante el 2005 cuando la asociación pasó a formar parte de CNI (Confederación Nacional de Instaladores).
 
Durante todos estos años, he sido capaz de ponerme un casco y subirme a un andamio, ponerme unos tacones y negociar  obras e instalación de más de un millón de euros, descargar material de un trailer al igual que mis trabajadores, diseñar una sala de máquinas por compleja que sea, negociar con los bancos y aprender a llevar con honestidad e integridad la empresa que hoy día me da de comer. Disfruto con lo qué hago, sigo formándome e investigando  y por supuesto cuando queda algo de tiempo libre se lo dedico a mi marido y mis tres hijas. 
 
Si he de ser del todo sincera, solo hay un fallo en toda esta historia: todo hubiera sido más fácil de haber sido hombre.
 
La historia de Marina no hace, sino aportar argumentos a favor de la capacidad de las mujeres  para desempeñar diversas labores, consideradas aún hoy en día como propiedad del ámbito  masculino. Si bien queda un largo camino por recorrer antes de que se reconozca plenamente la capacidad de la mujer en el trabajo, debemos concentrar nuestros esfuerzos y difundir historias como la de Marina Portalés para ir superando obstáculos y reconocer las competencias de la mujer.
 

Ocupación de la mujer en el empleo por ramas de actividad

 
No sólo el CNI se hace eco de la poca representatividad de la mujer en el sector de las instalaciones. En un reciente estudio publicado por el IDAE sobre el Empleo Asociado al Impulso de las Energías Renovables destinado a estimar, entre otros conceptos, la cantidad de puestos de trabajo directos e indirectos existentes en España en los años 2015 y 2020 asociados a las fuentes de energía renovables, se constata que las mujeres representan un total estimado de un 26,3% del total de empleos.
 
Este porcentaje es inferior al del conjunto de la economía y similar al del conjunto de la industria. Su distribución por departamentos reproduce en gran medida el rol tradicionalmente asignado al trabajo femenino: cerca de un 64% de los empleos se sitúan en el departamento de administración. Su menor representación se observa en los trabajos relacionados con la producción industrial y la instalación.
 
En relación con este hecho, el Instituto Nacional de Estadística afirma que la Estrategia Europa 2020 y las políticas de empleo de los próximos años están dirigidas a promover la igualdad de género en el reparto del trabajo doméstico no remunerado, promover el espíritu empresarial y la actividad autónoma de las mujeres, evaluar las disparidades existentes en los permisos por motivos familiares (permiso por el nacimiento de un hijo, permiso por cuidados), mejorar la calidad del trabajo a tiempo parcial y la retribución y categoría de los trabajos realizados principalmente por mujeres, así como reducir la infra representación de éstas en puestos de alto nivel y directivos.
 

 “El mundo no alcanzará nunca el 100% de sus objetivos si el 50% de la población no puede realizar su pleno potencial. Dando rienda suelta al poder de las mujeres podemos asegurar el futuro para todos.

 
¿Pero cuál es la situación real en España? El último estudio sobre empleo actualizado por el INE a fecha 16 de diciembre de 2014 refleja una situación de la ocupación de la mujer por ramas de actividad que, sinceramente, en algunos aspectos no invita al optimismo.
Datos-empleo-mujer-ine
 
 
Estos son los datos. Por nuestra parte sólo hemos pretendido mostrar la realidad actual y rendir nuestro pequeño homenaje a todas las protagonistas que forman parte del mundo laboral para que iniciativas como la nuestra, contribuyan a inspirar su día a día y a olvidar la idea aún presente en muchas culturas que consideran que la mujer está principalmente destinada a trabajar en el medio familiar.
 
El propio Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon,  ha querido trasladar un mensaje con motivo del Día Internacional de la Mujer en el que afirma que “El mundo no alcanzará nunca el 100% de sus objetivos si el 50% de la población no puede realizar su pleno potencial. Dando rienda suelta al poder de las mujeres podemos asegurar el futuro para todos".
 
Modificado por última vez enMartes, 10 Marzo 2015 12:49
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes