Día Mundial de la Arquitectura: ciudades saludables, ciudades felices

Día-mundial-arquitecturaEl día 6 de octubre se celebró como  cada año el Día Mundial de la Arquitectura y en esta ocasión el lema elegido ha sido “Ciudades saludables, ciudades felices”, un tema que sin ninguna duda tiene gran relevancia en la sociedad actual por el impacto que tiene sobre la salud y sobre nuestros hábitos la configuración de las ciudades y los elementos y materiales que forman parte de dicha configuración.
En este sentido,  hemos creído oportuno hacernos eco del mensaje emitido por el actual Presidente de la Unión Internacional de Arquitectos (UIA), el Sr. Esa Mohamed, en el que realiza un llamamiento urgente a la sostenibilidad de las ciudades y a la responsabilidad del colectivo de arquitectos a la hora de contribuir a construir unas ciudades más habitables y menos agresivas con el medio ambiente.
 
A continuación, les invitamos a realizar una lectura sobre el mensaje emitido desde la presidencia de la Unión Internacional de Arquitectos por el interés e implicación que como ciudadanos debemos asumir en el futuro si queremos formar parte activa en la lucha contra el cambio climático.
 

Discurso del Presidente de la Unión Internacional de Arquitectos, Esa Mohamed

 
“La rápida urbanización del mundo en el último siglo ha dado lugar a un creciente hacinamiento y a la presión en nuestras ciudades. La ONU ya ha informado de que hoy en día  alrededor del 54% de la población mundial vive en áreas urbanas y en 2050 esta cifra probablemente se incrementará y llegará a superar el 60%.  Esta distribución de la población  ha dado lugar a un impacto adverso en el medio ambiente y en consecuencia en el bienestar de nuestros ciudadanos. 
 
Cada vez es más difícil de gestionar y planificar nuestras ciudades, con respecto a la provisión de infraestructuras, servicios públicos, transporte, vivienda y otras necesidades básicas de la población. Esto plantea la pregunta de cómo crear  ciudades saludables y cómo alcanzar nuestro bienestar urbano. Nuestras ciudades tienen que estar limpias, seguras y no en ruinas. El medio ambiente debe ser limpio y libre de contaminación. Naturalmente, los principios de sostenibilidad están llamados a lograr este objetivo y la salud pública deben ser el criterio principal en la planificación y el diseño urbano. 
 
 Como arquitectos, tenemos el deber de garantizar que se minimiza el impacto sobre el medio ambiente natural en nuestra arquitectura. Se deben incorporar todas las características de diseño sostenible y verde, es decir, la eficiencia energética, la calidad ambiental interior, la planificación y la gestión sostenibles, los materiales (renovar y reciclar), la eficiencia del agua sin olvidar  la innovación. Se trata de una respuesta necesaria ante las declaraciones y llamadas de actuación de la reciente Asamblea General de la UIA, en Durban, Sudáfrica, durante los días 7 y 8 de agosto de 2014.
 
En el Concreso de Durban 2014 se asumió la Declaración 2050 como un imperativo. En Durban se reconoció que las zonas urbanas son responsables de más del 70% del consumo de energía y emisión de CO2 global, sobre todo en los  edificios. Como arquitectos, somos responsables de hacer frente a estas amenazas y la UIA ha pedido la adopción de la Declaración 2050, que entre otras cosas exige la reducción de las emisiones de carbono a cero para 2050 Esta medida supondría un seguro para mantener el equilibrio ecológico de nuestra intervención y el medio ambiente. 
 
La Ingeniería y las soluciones mecánicas para la sostenibilidad pueden no ser idóneas. Diseños pasivos con orientación inteligente y la ubicación  de edificios son aspectos importantes para maximizar los beneficios climáticos. Tenemos que ser innovadores en la práctica y no centrarnos sólo en construcciones de diseño, que en ocasiones pueden no ser las más adecuadas para su entorno. El alcance del diseño debe contemplar desde  la escala de la ciudad, hasta el impacto de la construcción individual, debe contemplar a sus ocupantes y de ahí, debe emerger el criterio para su planificación. La ciudad tiene que estar conectada internamente y a su vez mirar hacia el resto de la región, con la facilidad y la eficiencia de la red de unas redes de transporte y de comunicación que en muchos casos deben ser mejoradas. Esto permitiría el aumento de la productividad de la población y una reducción en la contaminación.
 
El proceso de diseño de las ciudades de acuerdo con estos criterios, es crucial para preservar los activos y los recursos naturales disponibles en la ciudad. Los ríos, los bosques naturales y los espacios abiertos deberán mantenerse y ser revitalizados al ser las áreas y espacios para que los ciudadanos puedan relajarse  y recrearse. Pueden ser una red para las comunicaciones e interacciones que fomenten la unión y cooperación de la comunidad. 
 
 Es fundamental que se reduzca la dependencia de los vehículos o turismos y se sustituyan por un transporte público eficiente. El centro de la ciudad debe ser transitable, con plazas públicas y centros comerciales peatonales, donde la gente pueda caminar libremente sin la amenaza de los vehículos de motor. El uso de las bicicletas también contribuye a reducir la contaminación y promover hábitos saludables entre los ciudadanos al ser un medio alternativo de transporte. 
 
 La participación de las comunidades de ciudadanos en la planificación y gestión de la ciudad deberá ser un procedimiento habitual para los responsables de las administraciones locales. La diversidad cultural y económica de los ciudadanos es un activo para la ciudad y debe ser tenido en cuenta. 
La salud física debe complementarse con una mente sana. La promoción de la cultura y las artes también es crucial en el desarrollo y gestión de las ciudades. Las construcciones de galerías, museos y centros de exposiciones deben promoverse para ofrecer oportunidades a la población con el fin de enriquecer y apreciar su patrimonio en cuanto a  la cultura y las artes. 
 
Asimismo, la preservación de lugares y edificios históricos y patrimoniales dará a los ciudadanos un sentimiento de orgullo y pertenencia a la ciudad. La arquitectura como arte público y el diseño deben ser preservados sin negar sus funciones para mejorar la calidad de vida en la ciudad. 
 
 Feliz Día Mundial de la Arquitectura! 
 
 
Modificado por última vez enViernes, 10 Octubre 2014 12:17
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes