El mercado único de energía contra el cambio climático de Jean-Claude Juncker

Jean-Claude-Juncker

La Comisión Europea ha hecho pública esta semana su estrategia para crear una unión energética sólida e implicada en la lucha contra el cambio climático, con una clara vocación de futuro, en el seno de la Unión Europea (UE). En el marco de una serie de infraestructuras envejecidas; mercados poco integrados y políticas europeas energéticas dotadas de escasa coordinación, donde ni los consumidores particulares ni las empresas tienen opción de elegir compañía distribuidora ni beneficiarse de tarifas favorables, una de las prioridades políticas del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha sido el mercado único de energía europeo que ahora se presenta oficialmente.
El actual presidente de la Comisión Europea considera que “el derecho a la energía no ha sido nunca una de las libertades fundamentales de la UE, pero los acontecimientos actuales nos demuestran que existen muchos europeos que tienen miedo de no disponer de la energía que precisan para climatizar su hogar. Ahora toca que toda Europa actúe de manera conjunta y largo plazo. Quiero que la energía que sostiene nuestra economía sea suficientemente resistente, fiable, segura y cada vez más renovable y sostenible”. 
 

Libre circulación de la energía 

 
Esta unión energética se caracteriza por incluir una cláusula de solidaridad para, de un lado, tratar de reducir la dependencia que supone contar con un único proveedor y, de ese modo, afrontar mejor posibles cortes de suministro eléctrico y, de otro lado, mejorar la trasparencia de los contratos energéticos firmados por estados miembros con países de fuera de la UE. Además, contempla la libre circulación de la energía entre las fronteras de los países miembros y reivindica la rigurosa aplicación de la normativa actual en materia de desvinculación energética e independencia de los reguladores, advirtiendo de acciones legales en caso de que sea necesario. En este apartado también se insiste en rediseñar el mercado de la electricidad para una más óptima interconexión. Asimismo, insta a revisar de arriba a abajo la intervención pública en los mercados interiores y a eliminar gradualmente las subvenciones que resulten perjudiciales para el medio ambiente.
 
Del mismo modo, se anima a revisar totalmente el concepto de eficiencia energética, abordándolo como si fuera una fuente energética más con el objeto de que pueda competir en igualdad de condiciones con la capacidad de producción energética. Por último, destaca la firme apuesta por una transición hacia una sociedad hipocarbónica duradera que permita garantizar que la producción local de energía – incluso la procedente de renovables – pueda ser absorbida de manera sencilla y eficiente por la red. Se hace hincapié también en que es preciso promover el liderazgo tecnológico de la UE a través del desarrollo de la nueva generación de energías renovables. El objetivo en última instancia es que Europa sea líder en materia de electromovilidad y que las empresas europeas se internacionalicen y, así, puedan competir a nivel mundial. 
 

Favorecer el crecimiento de la economía 

 
Y es que, tal y como ha declarado el vicepresidente responsable de la Unión Energética, Maroš Šefčovič, “ponemos en marcha el proyecto energético europeo más ambicioso desde la creación de la Comunidad del Carbón y del Acero. Se trata de una iniciativa que reunirá veintiocho mercados estratégicos europeos en una sola unión energética que posibilitará que Europa sea menos dependiente y más previsible con el fin de que los inversores puedan crear puestos de trabajo y favorecer el crecimiento de la economía”.
 
El comunicado difundido por la Comisión Europea incide en que los precios que deben pagar los ciudadanos europeos por la energía que necesitan deben ser asequibles y competitivos, y que esa energía ha de ser segura y sostenible. De hecho, el comisario de política climática de la Comisión, Miguel Arias Cañete, ha afirmado que “personalmente me quiero concentrar en la creación de nuestro mercado energético común para ahorrar energía, desarrollar las energías renovables y diversificar nuestro suministro energético” y ha añadido que “después de décadas de atraso, ahora no dejaremos escapar esta oportunidad de crear finalmente una unión energética.”
Modificado por última vez enMartes, 10 Marzo 2015 12:52
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes