El Parlamento Europeo aprueba un reglamento para asegurar el suministro de gas

GasEl Parlamento Europeo ha aprobado un reglamento que busca asegurar que ningún ciudadano de la UE se quede sin gas debido a una crisis en el suministro e introduce normas para mejorar la gestión de dichas crisis. La nueva legislación, acordada con el Consejo, refuerza la coordinación europea y establece una serie de requisitos para las conexiones del gas entre estados miembros.

El nuevo reglamento, aprobado por 601 votos a favor, 27 en contra y 23 abstenciones, ha sido impulsado tras las crisis de 2008 y 2009, cuando el suministro de gas ruso que atraviesa Ucrania fue interrumpido a raíz de una disputa entre Moscú y Kiev. Para evitar que este tipo de situaciones se repitan y reducir la vulnerabilidad de los consumidores europeos, esta legislación pone fin a la falta de coordinación en el seno de la UE e impulsa las conexiones entre estados miembros, así como el desarrollo de infraestructuras a nivel nacional. Los mecanismos de mercado seguirán siendo el principal recurso, pero, en caso de crisis, la protección de los consumidores será la prioridad.

Los estados miembros tendrán un plazo de dos años para diseñar planes de prevención y de emergencia. La Comisión Europea será la responsables de coordinar estos planes nacionales y de asegurarse de que no perjudican a la solidaridad del suministro a otros países de la UE en caso de crisis.

 

Durante su intervención en el debate previo al voto, el eurodiputado español Alejo Vidal-Quadras afirmó que este reglamento "representa un cambio cualitativo profundo, en virtud del cual los Estados miembros abandonan esquemas puramente nacionales, para entrar de lleno en una visión ambiciosamente europea". Además, subrayó que la nueva norma "constituye un hito histórico hacia la seguridad del suministro de gas de la Unión".

Protección del consumidor: Calefacción garantizada

De acuerdo con la nueva norma, las empresas del gas tendrán que garantizar el suministro a los clientes protegidos durante un período de consumo punta de siete días en caso de temperaturas extremas, al menos 30 días en cualquier periodo de demanda excepcionalmente elevada con tiempo muy frío y, al menos, 30 días en caso de interrupción de la mayor infraestructura de suministro de gas en condiciones invernales medias.

Medidas preventivas

Los estados miembros deberán asegurar que, si su mayor infraestructura de gas falla, el resto de la red podrá satisfacer la demanda total diaria de gas en un día de "demanda excepcionalmente elevada", que estadísticamente se produce cada veinte años.

Las autoridades nacionales dispondrán de cuatro años para cumplir esta norma. No obstante, las nuevas interconexiones entre los países de la UE deberán estar en marcha en un plazo de tres años.

Respuesta de emergencia

Si, pese a estas medidas de prevención, un Estado miembro registra una situación de emergencia por un corte en el suministro o una demanda excepcionalmente elevada, tendrá que activar un plan nacional de emergencia. El reglamento introduce tres niveles para clasificar las crisis en el suministro del gas: "alerta rápida", "alerta" y "emergencia".

En caso de emergencia, los planes nacionales garantizarán el mantenimiento del acceso transfronterizo a las instalaciones de almacenamiento y de los flujos de gas entre los países. La Comisión Europea será el órgano competente para declarar una "emergencia comunitaria" o regional, a petición de, al menos, dos estados miembros que hayan declarado previamente emergencias nacionales.

En caso de emergencia de la Unión o regional, la Comisión asegurará el intercambio de información, la coherencia y eficacia de las acciones a nivel nacional y regional con respecto al nivel europeo y la coordinación con terceros países.

 

Fuente: Elinstaladordigital.com

Modificado por última vez enLunes, 26 Noviembre 2012 12:25
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes