Estrategia para mejorar la seguridad del suministro energético

estrategia-suministro-europaLa Comisión Europea acaba de presentar una nueva estrategia a nivel europeo en materia de suministro energético como reacción a la actual situación geopolítica y la dependencia europea de las importaciones de energía.

El objetivo final es diversificar los suministros energéticos procedentes del exterior; modernizar las infraestructuras energéticas; completar el mercado interior de energía de la Unión Europea y ahorrar energía. Para ello, pretende coordinar las políticas nacionales en materia energética y negociar, a través de una única voz, con los proveedores exteriores.

Las propuestas pretenden incluir medidas que garanticen de manera ininterrumpida el suministro este invierno y serán debatidas por los Jefes de Estado y de Gobierno en el Consejo Europeo del 26 y 27 de este mes de junio.

Las medidas se van a centrar en diversificar los países proveedores y las rutas que sigue el suministro. Según los datos que baraja la Comisión Europea, durante el ejercicio 2013 el 39% de las importaciones de gas de la Unión Europea procedían de Rusia; el 33% de Noruega y el 22% de Argelia y Libia, desde el norte de África. El objetivo es mantener relaciones con estos proveedores pero, además, tratar de localizar otros nuevos, localizados principalmente en la zona del Mar Caspio, así como nuevas rutas de suministro a partir de la ampliación del corredor meridional, creando un gas hub en el Mediterráneo e incrementando el suministro de gas natural licuado. Asimismo, estas medidas no serían del todo eficaces si, al mismo tiempo - advierte la Comisión - no se incrementa la producción autóctona de energía, fomentando el uso de las renovables y la sostenibilidad en cuanto a la producción de combustibles fósiles y, paralelamente, se continúan desarrollando las tecnologías energéticas.

estrategia-europa
 
Otra propuesta destinada a vertebrar la estrategia pasa por completar el mercado interior de energía y habilitar las conexiones que todavía faltan para poder responder rápidamente ante cualquier interrupción del suministro, de modo que sea posible en un momento dado reorientar los flujos de energía a lo largo y ancho de Europa.

En este sentido, la Comisión ha elaborado una lista de treinta y tres infraestructuras que habría que llevar a cabo y que resultan imprescindibles para garantizar la seguridad energética de la Unión Europea. En consonancia con esta premisa, de cara al 2030, la Comisión también propone ampliar hasta un 15% la interconexión de la red eléctrica, todo ello contemplando los costes y los potenciales intercambios comerciales de cada una de las regiones. De hecho, a estas alturas los Estados Miembros ya se han comprometido a garantizar un 10% de interconectividad para el 2020.

Asimismo, para mejorar la eficiencia energética, la Comisión se ha centrado en el sector de la construcción y su aislamiento, puesto que será de importancia capital si se tiene en cuenta que los edificios son los responsables del 40% del consumo energético general y de un tercio del consumo de gas.

De igual modo, el organismo europeo se ha propuesto mejorar la coordinación de las políticas energéticas nacionales y negociar con una sola voz ante los proveedores exteriores para estar presente desde un primer momento en las negociaciones de acuerdos intergubernamentales con terceros países que pudieran implicar algún tipo de impacto en la seguridad del suministro y velará para que se estipulen en base a la normativa vigente en la Unión Europea.

De hecho, con el fin de optimizar los mecanismos de emergencia y de solidaridad, así como para proteger las estructuras críticas, la Comisión revisará las disposiciones y las normas de aplicación del reglamento sobre la seguridad del suministro de gas.

Más información:

http://europa.eu/index_es.htm

 
 

Modificado por última vez enJueves, 25 Septiembre 2014 18:30
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes