La refinanciación de las renovables: una cuestión de rentabilidad

Energias Renovables EolicaEl sector bancario español junto al sector de las energías renovables, esperan con la máxima expectación la próxima publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), del Real Decreto, y la orden ministerial con los que se regulará la actividad de producción eléctrica a partir de fuentes de energía renovable, cogeneración y residuos.

 

La esperada reforma del Ministerio de Industria modificará el sistema de retribución al sector de las energías renovables con la desaparición de las primas o subvenciones a favor de un sistema de rentabilidad fija del 7% para cada instalación en el que se valorarán ratios como la eficiencia y eficacia y no sólo el volumen de energía producida.

La propuesta del Ministro Soria establece una retribución para las renovables que cubra los costes de inversión que no puedan recuperarse a través del mercado y, si fuera necesario, otra retribución que cubra la diferencia entre los costes de explotación de las instalaciones y el precio de mercado.

En una información publicada recientemente en los Cuadernos de Información Económica de la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) se afirmaba que "con la nueva normativa los ingresos de las instalaciones de energías renovables se van a reducir considerablemente, en algunos casos en porcentajes próximos al 50%. En la medida en que se trata de proyectos con un alto apalancamiento financiero, habrá que reestructurar la deuda y ampliar el plazo de amortización para poder ajustar el servicio de la deuda a los nuevos ingresos".

A pesar de que el sistema supone verdaderamente un recorte importante a las subvenciones, es cierto que a partir de ahora aportará claridad y certidumbre a los ingresos de las distintas instalaciones de renovables. Esto permitirá que las entidades bancarias, un sector principalmente afectado por la reforma a través de la financiación de los proyectos, puedan realizar sus cálculos sobre su posible refinanciación y en qué condiciones.

Indudablemente, en este nuevo proceso, habrá proyectos que se conviertan en inviables y sectores que se vean abocados a procesos de compra y concentración.

Se calcula que el sector de las energías renovables acumula un endeudamiento de entre 43.000 y 45.000 euros, de los que 25.000 millones de euros están en manos de bancos españoles, principalmente, BBVA, La Caixa y Santander, y 14.000 millones en manos de bancos extranjeros. El resto es financiación de entidades públicas extranjeras o entidades españolas que a causa de procesos de reestructuración, como el caso de Bankia, terminaron en manos del Estado.

Qué energías serán las más afectadas

Del total de la deuda, aproximadamente la mitad se concentra en el sector fotovoltaico, con miles de pequeños inversores afectados y más de 60.000 instalaciones, 13.000 millones de deuda están en el sector eólico, mucho más concentrado que el anterior, con 1.325 instalaciones pertenecientes a grandes grupos como Acciona, Iberdrola, ACS, etc., y unos 10.000 millones están en la energía termosolar, un sector también muy concentrado, con 50 instalaciones de grandes empresas españolas como Abengoa, FCC y Acciona, así como diversas compañías internacionales como Mitsubishi o RWE.

En relación a la reducción de ingresos, los dos sectores más perjudicados por la reforma serán el fotovoltaico y principalmente, el sector eólico que verá reducidos sus ingresos previstos para este año 2014 en 608 millones de euros.

Precisamente, en el pasado congreso eólico europeo, EWEA 2014, celebrado el pasado mes de marzo, Thomas Becker, consejero delegado de la Asociación Europea de Energía Eólica (EWEA), mostró su preocupación por la retroactividad de la Reforma Energética impulsada por el ejecutivo español.

Según Thomas Becker, "El Gobierno español está dando el peor ejemplo posible a otros países" añadiendo que, "es difícil entender cómo España puede poner en peligro a su industria eólica, que es líder mundial". Destacó la paradoja de que el mismo año en que la eólica se convierte en la primera fuente de electricidad de los españoles, motivo por el que España recibió el European Wind Energy Award, "el Gobierno promueve una regulación que pone al sector en peligro".

Viabilidad de los proyectos

A modo orientativo, se espera que el 45% de las instalaciones no tenga problemas de liquidez o refinanciación. Un porcentaje similar, si bien se espera que tenga más problemas, será viable tras una adecuada refinanciación que contemple vencimientos de deuda y amortizaciones de principal más largos. Por último, entre un 10 y un 15% de las instalaciones de renovables tendrán serios problemas de viabilidad y podrían acabar en manos de bancos o fondos buitre que acechan en busca de "gangas".

Para los bancos, las renovables pueden pasar a formar parte de los activos con los que alimentar el nuevo fondo bancario de reestructuración empresarial pero el gran problema con el que se enfrenta el sector es la gran incertidumbre regulatoria que reina desde 2010 y que incluso ha generado puntos de conflicto entre el Ministro Soria y su homólogo en el Ministerio de Hacienda, Cristobal Montoro, quien ha mostrado su preocupación por las represalias iniciadas por fondos internacionales a través de sus arbitrajes y demandas ante el Parlamento Europeo.

Con 45.000 millones de euros de deuda y más de 64.000 instalaciones construidas, el sector afrontará en los próximos meses un complejo proceso de reestructuración basado en una compleja refinanciación, a través de la aplicación de quitas o plazos de amortización más largos, que obligará a un rediseño del mapa empresarial de las energías renovables.

Y es que aunque algunos confían en que se produzca un milagro y que se suavice el Real Decreto, lo cierto es que el Ministro Soria, ha descartado hacer "excepciones" en algunos sectores ya que obligaría a realizar "ajustes adicionales" en otros.

Fuentes: www.expansión.com; www.eleconomistaes ; www.appa.es

 
Modificado por última vez enLunes, 01 Septiembre 2014 11:56
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes