Los grupos ecologistas reniegan de los objetivos acordados en la Cumbre de Bruselas

Cambio-climáticoLa Cumbre europea celebrada los pasados 23 y 24 de octubre, acaba de aprobar el marco sobre energía y clima para 2030 con los objetivos principales de conseguir al menos un 40% de reducción de gases de efecto invernadero, un 27% de energías renovables y el 27% de ahorro energético.
Ante estos objetivos, las reacciones de las principales organizaciones ecologistas no se han hecho esperar y ya la WWF ha hecho público un comunicado en el que lamenta que líderes de la UE hayan perdido la oportunidad de construir un futuro mejor para los ciudadanos europeos, ignorando los grandes beneficios que aportaría a su bienestar una mayor ambición en sus objetivos de reducción de emisiones. Al disminuir el ritmo de la acción de la UE, el Consejo ha rebajado notablemente lo que se espera de Europa a nivel internacional en política climática.
 
Según Jason Anderson, responsable de la oficina de clima y energía de la oficina europea de WWF, ‘Los líderes europeos están sacrificando nuestro futuro apostando por una política corta de miras. El resultado de la Cumbre parece destinado a contentar los intereses de la vieja economía, a costa del bienestar de los ciudadanos y de las industrias del futuro. Las grandes empresas contaminantes encontrarán estas conclusiones acorde a sus propios intereses, ya que les evita tener que pagar un precio por su contaminación durante al menos otra década’.
 
Lo que para los líderes europeos son unos objetivos ambiciosos para otras organizaciones ecologistas como Greenpeace, Oxfam o Friends of the Earth Europe, los objetivos que han fijado los veintiocho son "muy bajos", "insuficientes" y "están muy por debajo de lo que se necesita y de lo que Europa podría hacer para combatir el cambio climático".
 
Con carácter previo a la cumbre, la organización Greenpeace publicó una carta dirigida a los líderes europeos, y desde España, al Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy en la que se pedía que apoyaran tres objetivos vinculantes para 2030:
 
  • Un objetivo climático de, al menos, 55% de reducciones de emisiones internas de gases de efecto invernadero (comparadas con 1990).
  • Un objetivo de energías renovables de un 45%.
  • Un objetivo de eficiencia energética del 40% (comparado con 2005).
 
Pero los resultados de la cumbre han sido muy distintos a los esperados por la organización ecologista.
 
Greenpeace considera que los objetivos fijados por el Consejo Europeo son poco ambiciosos, desaceleran los esfuerzos para impulsar la energía renovable y mantienen a Europa dependiente de los combustibles fósiles.
 
“La lucha global contra el cambio climático necesita un cambio radical, pero lo que la UE está ofreciendo es un mero parche. Los ciudadanos de toda Europa quieren energías más limpias  y lo que están haciendo los gobiernos es poner el freno al sector renovable. Europa puede y debe hacer más por detener los impactos más devastadores del cambio climático”, ha manifestado Marina Bevacqua, responsable de la campaña de Energía de Greenpeace.
 
“Friends of the Earth” (Amigos de la Tierra) recuerda que el 40% de reducción de gases de efecto invernadero para 2030 no es suficiente para llegar a una economía sin emisiones en 2050, y además deja de lado la oportunidad económica que representa la lucha contra el cambio climático.
 
En esta línea, para no dejar los objetivos propuestos en entredicho, las conclusiones del Consejo ni siquiera han mencionado el peligro que representa sobrepasar los 2ºC de calentamiento. El impacto económico de un objetivo tan poco ambicioso será muy negativo. Por esta razón la asociación insiste en aumentar el objetivo y enviar una señal positiva al resto del mundo de cara a las negociaciones de la Cumbre de Cambio Climático, que tendrán lugar en París en 2015.
 
El acuerdo “no hace nada” por reducir la dependencia de Europa de los combustibles fósiles, ni acelera el periodo de transición hacia un futuro de energías limpias”, consideró uno de los dirigentes de Friends of the Earths, Brook Riley, en un comunicado.
 

Acuerdo definitivo en Paris 2015

 
En el extremo opuesto, la excomisaria de cambio climático, Connie Hedegaard afirmó que: ”El comisario de acción climática de la UE está muy orgulloso de que los 28 líderes de la UE, a pesar de la incertidumbre económica y otras crisis internacionales graves,  hayan sido capaces de conseguir un acuerdo en relación al desafío climático”.
 
Un esfuerzo de reducción de CO2 del 40% en Europa no es una tarea fácil. Sólo se puede lograr a través de una transformación importante en todos los sectores de la sociedad. Es por eso que la decisión de los líderes de la UE al adoptar la propuesta de la Comisión es un ambicioso e importante paso adelante. Importante no sólo para Europa y los europeos, sino también para el resto del mundo. Hemos enviado una fuerte señal a otras grandes economías y todos los demás países: hemos hecho los deberes, ahora le instamos a seguir el ejemplo de Europa” destacó  Hedegaard.
 
Con el acuerdo alcanzado entre los veintiocho, la UE logra cerrar una postura común en materia de energía y cambio climático. Este era sin duda, uno de los principales objetivos de la Cumbre europea, pocos días antes de que Arias Cañete tome posesión de su cargo como Comisario de Energía y Cambio Climático. Es fundamental que Europa esté preparada para desempeñar con éxito, un papel de liderazgo en las próximas cumbres internacionales sobre cambio climático y en concreto, en la cumbre que el próximo mes de diciembre se celebrará en Lima y en la que se prevé, sentar las bases para la decisiva cita de Paris, el  próximo año 2015. Será entonces cuando se negocie un  nuevo acuerdo jurídicamente vinculante en materia de cambio climático, al que sume el mayor número de países posible.
 
 
Modificado por última vez enViernes, 31 Octubre 2014 11:40
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes