En vigor la nueva Ley contra la morosidad. Cómo nos afecta

leyLa Ley 15/2010, de 5 de julio, de Medidas de Lucha contra la Morosidad que entró en vigor ayer, 7 de julio, implicará un cambio histórico en la cultura de pago en España. Esta reforma de la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, establece un periodo obligado de cobro de 60 días con el sector privado y 30 días con el público, eliminando la posibilidad del pacto entre partes.

La importancia histórica de esta reforma legal se pone de relieve al observar la realidad actual en España. Según una encuesta elaborada por la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad en España, correspondiente al primer trimestre del 2010, el 51% de las empresas ha observado que el plazo de cobro medio con empresas privadas se ha alargado.

 

 

 

En estos primeros tres meses del 2010, el plazo de cobro medio efectivo ha sido de 107 días, frente a los 101 días de plazo medio del 2009. Mientras, el plazo medio de cobro pactado se ha situado en los 93 días durante el 1r trimestre de 2010, frente a los 77 días del ejercicio anterior. Ambos datos contrastan con los 57 días de plazo de cobro medio efectivo en el conjunto de Europa (ver el resto resultados de la encuesta en el documento adjunto).

Más allá del plazo de cobro, la nueva Ley introduce aspectos importantes como su cómputo desde la entrega de la mercancía o servicio y no de la fecha de factura, como ocurría hasta la fecha. La Ley prevé mecanismos de verificación y cumplimiento, como la futura inclusión de los plazos medios de pago en las memorias auditadas de empresas, la aplicación del régimen sancionador de la Ley de Ordenación del Comercio Minorista (con sanciones hasta 500.000 €), así como el papel de las organizaciones empresariales para invalidar cláusulas abusivas e ilegales.

El carácter histórico de la reforma ha aconsejado pactar un periodo transitorio de aplicación hasta 1 de enero de 2013, en que ya serán plenamente vigentes los plazos citados, así como algunas singularidades sectoriales. Los productos frescos, por ejemplo, gozarán de un plazo más corto (30 días), mientras que los proveedores de la obra pública civil deberán cobrar en un máximo de 120 días de forma excepcional hasta finales de 2011. Así, incluso este sector, como también la gran distribución, caracterizados por sus dilatados plazos de pago, cuentan ahora con nuevas reglas, distintas a la general pero más favorables que la práctica actualmente vigente.

La morosidad afecta al 72% de las empresas del sector de la instalación

Por su parte, la Federació d’Associacions d’Empresaris d’Instal·ladors de Catalunya , Ferca, ha elaborado un informe donde consta que a lo largo del 2009 el 72% de les empresas del sector de la instalación sufrieron impagos.

Uno de los problemas claves en el sector de la instalación es que tardan entre 30 y 80 días en cobrar los trabajos que realizan y, esto provoca que los profesionales se vean obligados a pedir créditos a los bancos, al mismo tiempo que tienen dificultades de hacer frente a sus pagos.

Según la encuesta, tres cuartas partes de las empresas entrevistadas tiene concedidos créditos e hipotecas que tienen que pagar mensualmente. Tan sólo el 14,02% de las empresas dicen que no podrán hacer frente a sus deudas, mientras que un 13,71% resaltan que no podrán pagar sus préstamos, por lo que tendrán que renegociarlos con sus entidades financieras.

Los más afectados han sido los trabajadores cualificados, seguidos de los no cualificados, de los de la administración, los almacenes y los comerciales.

De las 328 empresas entrevistadas, 206 creen firmemente que la crisis puede afectar muy seriamente a sus empresas, el 81 piensa que la crisis será transitoria, el 41 opinan que la actual situación de crisis servirá para consolidar su compañía.

Modificado por última vez enMartes, 10 Enero 2012 12:15
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes