Los comercios de alimentación minoristas europeos van con retraso en su adaptación a la sustitución de los refrigerantes HFC

Comercio minorista refrigeraciónUna encuesta entre los comercios minoristas de alimentación en Francia, Alemania y el Reino Unido revela que solo el 56% ha comenzado a alejarse de los gases refrigerantes HFC.

El 40% de los encuestados no está completamente al tanto de los próximos cambios regulatorios relacionados con la reducción gradual de los refrigerantes HFC.

Curiosamente, el costo no se clasificó como una prioridad para la selección de un nuevo sistema de refrigeración, aunque es uno de los desafíos identificados más comunes asociados con este cambio.

Un año después de la enmienda global de Kigali para la reducción gradual de los HFC, los nuevos hallazgos de la encuesta de Emerson y la compañía internacional de encuestas ComRes examinaron cómo los minoristas europeos están procediendo a sustituir los HFC, por otras alternativas con refrigerantes de menos impacto en el calentamiento global.

Seguridad, eficiencia y sostenibilidad como prioridades

La encuesta solicitó a los profesionales del sector minorista que comentaran sobre su preparación y conocimiento de las tecnologías más sostenibles, y los principales desafíos asociados con el cambio de los HFC.

El ochenta y uno por ciento de los encuestados dijo que veía el cambio de los HFC como un cambio positivo. Sin embargo, la encuesta también mostró que la industria de alimentación minorista iba con retraso en la adopción de medidas para realizar esta sustitución, debido a la falta de claridad en los cambios regulatorios y las tecnologías de sustitución disponibles.

Sorprendentemente, el 40% de los encuestados dijo que desconocía los próximos cambios regulatorios relacionados con la reducción gradual de los refrigerantes HFC y Casi la mitad (44 por ciento) dijo que o bien no habían empezado a hacer el cambio, o no estaban seguros.

Entre los negocios de alimentación minorista que comenzaron a reducir los HFC, las prioridades notables para seleccionar los sistemas de refrigeración de sustitución incluyeron: La seguridad (57% de los encuestados), la eficiencia energética (53% y la sostenibilidad ambiental (48%.

Eric Winandy, Director de Soluciones Integradas, de Emerson Commercial y Residential Solutions dijo que: "Los minoristas europeos están entusiasmados con la transición a refrigerantes con bajo GWP, pero es preocupante que todavía hay una falta de conocimiento sobre los próximos cambios regulatorios. También fue sorprendente que el costo operativo y de inversión no se identifique como un factor clave para que los minoristas seleccionen los sistemas de sustitución, ya que el análisis de la industria muestra que podría haber grandes gastos de mantenimiento asociados ".

Entre las tres opciones alternativas principales disponibles, la tecnología de dióxido de carbono (CO2) se clasificó como la opción preferida para reemplazar los sistemas de HFC al 38%, seguida de los hidrocarburos como el propano y las hidrofluoroolefinas (HFO).

Sin embargo, a pesar de ser la opción más popular, el análisis de la industria muestra que los sistemas de CO2 podrían costarle a un minorista de tamaño mediano hasta 51,000 euros más por tienda en comparación con los sistemas integrales de hidrocarburos en un período de 10 años. Además, mientras que el CO2 es una mejora significativa con respecto a los HFC en términos de potencial de calentamiento global (GWP), se demuestra que tiene un menor rendimiento de eficiencia energética y mayores requisitos de mantenimiento que otras alternativas.

"La regulación de gases fluorados de la UE ha ejercido una gran presión sobre los comercios minoristas de alimentación para que se alejen rápidamente de los HFC", dijo Eric Winandy. "El desafío para la industria será equilibrar esta presión con la necesidad de tomarse el tiempo para conocer todas las opciones disponibles y lo que significa para las empresas a largo plazo. Elegir el sistema adecuado para reemplazar los HFC puede ser una victoria en múltiples frentes. Puede ayudar a los minoristas a ver los beneficios de costos, operativos y ambientales ".

Desafíos y oportunidades

La encuesta también arrojó algo de luz sobre los desafíos y las oportunidades para hacer la transición de los HFC.

Los desafíos identificados incluyeron el gasto operativo y la interrupción de la instalación, que obtuvieron porcentajes significativos del 43% y el 33%, respectivamente. Sin embargo, curiosamente, el costo, por sí solo, no se identificó como la principal prioridad para seleccionar un nuevo sistema de refrigeración. La encuesta destacó también la conveniencia de la eficiencia energética y la sostenibilidad ambiental, con 48% y un 39% respectivamente.

Cuando se les preguntó qué es lo que alentaría a los encuestados a acelerar el reemplazo de sistemas de refrigeración HFC con opciones de bajo potencial de calentamiento global, las respuestas más escuchadas fueron, las subvenciones o la reducción de impuestos (43%), seguidos de la oferta opciones de bajo costo para la sustitución de refrigerantes de bajo GWP (40%).

Esto coloca la responsabilidad en los organismos reguladores para proporcionar más incentivos a los minoristas que buscan hacer el cambio, y para invertir más en la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías.

Los hallazgos de la encuesta se basan en una encuesta en línea de 140 profesionales con la responsabilidad de la toma de decisiones para la compra en el sector minorista. Esto incluyó a 40 participantes en Francia, 50 en Alemania y 50 en el Reino Unido. El trabajo de campo fue realizado por ComRes entre el 15 y el 31 de agosto de 2017.

Más información:

Ashrae Spain Chapter

www.spain-ashrae.org
 

volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes