Instalaciones frigoríficas; habilitación de empresas y profesionales

Instalaciones frigoríficasLas instalaciones de refrigeración se deben diseñar, ejecutar, poner en marcha y mantener siguiendo unos requisitos mínimos de seguridad, establecidos en los Reglamentos que dirigen nuestro sector.

El presente artículo tiene por objeto determinar los requisitos a cumplir por las empresas frigoristas con la intención de asegurar la realización de un trabajo con garantías para sus clientes, desde el punto de vista de cumplimiento de requisitos legales y de mejora de la calidad de servicio.

Los titulares de las instalaciones de refrigeración son los responsables del conocimiento y aplicación del Reglamento de Seguridad de Instalaciones Frigoríficas en referencia a su funcionamiento, al acondicionamiento de sus instalaciones, a las revisiones periódicas de las mismas y a la gestión documental que derive de todas éstas acciones, aunque en la práctica dichas funciones suelen delegarse en las empresas frigoristas, por ello adquiere una importancia transcendental el conocimiento del instalador sobre todas las cuestiones de aplicación. 

Además, su actividad está referida a distintos Reglamentos y Normas de ámbito europeo y nacional, dentro de estos últimos, relativo a distintas Administraciones (Industria, Medio ambiente, Economía y Hacienda, etc.).

Para ello, se deben realizar Procedimientos de Instalación y Mantenimiento, así como gestión documental en cuanto a certificaciones y acreditaciones que aúnen en un Referencial de Instalación todos los requisitos necesarios para el desempeño de su actividad, así como para garantizar la calidad de servicio prestada a sus clientes.

En este primer artículo nos vamos a centrar en los Certificados y Autorizaciones, así como Recursos Humanos y Materiales de los que ha de disponer las empresas instaladoras para el desarrollo de su actividad.

Certificados, Registros y Autorizaciones

La responsabilidad civil deberá estar cubierta mediante una póliza de seguros o aval, suscrita por entidad debidamente autorizada, que proteja el riesgo por sus actuaciones.

La organización deberá cumplir con la legislación vigente en materias fundamentales para el ejercicio de su actividad, evidenciando la posesión de cuantos certificados, registros, permisos o autorizaciones se consideren necesarias en función de ésta. Entre los documentos que la organización habrá de mantener, con la vigencia y alcance correspondientes y siempre acordes a las actividades que desempeñan destacan:

  • Registro de Empresa Acreditada (REA).
  • Registro de Pequeño productor de Residuos (y Declaración, en su caso) y acuerdo con empresa Gestora de Residuos Autorizada disponiendo de un plan de gestión de residuos que considere la diversidad de los mismos y asegure su correcta gestión ambiental.
  • Empresa instaladora mantenedora o reparadora de aparatos fijos de refrigeración de nivel correspondiente a los trabajos a realizar.
  • Certificado de empresa instaladora eléctrica de baja tensión o mediante evidencia de subcontratista con dicha certificación.
  • Código de Actividad de los gases Fluorados CAF, si procede.

Recursos Humanos y Materiales 

El personal que realice las labores asociadas a la prestación del servicio deberá estar adecuadamente cualificado para las mismas, debiendo la organización identificar los perfiles técnicos necesarios para cada posición.

A este respecto, se considera necesario que la organización cuente con:

  • Personal que disponga de Certificado de competencia de manipulación de equipos con sistemas frigoríficos de cualquier carga de refrigerantes fluorados.
  • Personal que disponga de acreditación como Instaladores Frigoristas Autorizados.
  • Personal que disponga de habilitación como Mantenedor reparador frigorista autorizado.
  • La organización dispondrá de ingenieros en plantilla para el desarrollo de su actividad, para empresas frigoristas de nivel 2.

En tiempos de constantes cambios tecnológicos en el sector, se hace imprescindible que el personal técnico esté formado acorde a las necesidades que las propias empresas demanden y/o establezcan, con el fin de facilitar la adaptación a las nuevas tecnologías y técnicas de gestión.

La organización debe contar con suficientes equipos como para poder dar servicio a sus clientes. Dichos equipos deberán evidenciar la realización de los mantenimientos y revisiones correspondientes, así como estar protegidos ante daños o deteriores de acuerdo con las instrucciones del fabricante o las que la organización haya desarrollado a tal efecto.

Por otro lado, cada equipo deberá estar adecuadamente identificado, y en su caso equilibrados o verificados a intervalos planificados.

En ámbito general, las empresas instaladoras dispondrán de todos los medios técnicos y humanos necesarios para el desempeño de sus funciones.

Por último y con relación a la responsabilidad social empresarial, parece imprescindible recalcar que las empresas instaladoras deben cumplir con conceptos de ética empresarial, adquiriendo compromisos medioambientales, social y económicos conjugados entre sí para garantizar la sostenibilidad del sector: la gestión apropiada de residuos, las propuestas para la reducción de emisiones de CO2, el asesoramiento para la disminución de fugas o propuestas para eficiencia energética forman parte de la misma.

 Artículo elaborado por ASOFRÍO (Central de compras y servicios de empresas instaladoras especializadas en los sectores de refrigeración, climatización y calefacción)

 
Modificado por última vez enMartes, 18 Septiembre 2018 13:46
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes