Logo
Imprimir esta página

Grifos de lavabo ¿Qué tipos hay? ¿Cómo elegirlos?

Grifos de lavabo

En tiempos de pandemia, el lavado de manos destaca de entre todos los buenos hábitos que hemos tenido que acoger en nuestra rutina diaria. Los grifos se han convertido en unas herramientas muy necesarias para proteger nuestra salud tanto en el hogar como en el lugar de trabajo. 

Las opciones de grifería para lavabo son múltiples, y con este artículo se pretende destacar los positivos efectos en el diseño pero sobre todo en tener presente el nivel de uso al que irá destinado el grifo elegido.

Tipos de grifo según su instalación

¿Cómo se clasifican los tipos de grifos para lavabos? La clasificación de los grifos destinados a lavabos no es única. Para separar estos elementos en diferentes tipos, debe atenderse a distintos factores condicionantes.

Grifos de repisa 

Este subconjunto acoge a los tipos de grifo que van instalados sobre el mueble o repisa en la que irá ubicado el lavabo. Dentro de este modelo, pueden existir diferentes tallas, tipos e incluso colores.

Grifos empotrados o murales

Este tipo de grifos se caracterizan por tener la salida de agua desde la pared o muro. Para estas instalaciones es necesario que las tuberías de agua cuenten con una determinada ubicación, puesto que el cuerpo del grifo se une directamente a la tubería; así pues, estas instalaciones carecen de latiguillo, para la conexión de agua.

grifos empotrados

Tipos de grifo según el tipo de caño

Grifos de caño bajo

Se denominan grifos de caño bajo o normal a los grifos que, debido a su tamaño, cuentan con unos centímetros de estructura para la salida de agua. Dado el tamaño casi estándar, son los grifos que se instalan directamente en el lavabo.

Grifos de caño alto

Estos grifos cuentan con un tamaño mayor, tanto de altitud del tamaño de grifo, como de longitud del caño del agua. Son un modelo de grifos diseñados para lavabos de mayores dimensiones y también para su ubicación sobre repisa o mueble.

Grifos abatibles

La prestación que ofrecen estos grifos es la posibilidad de girar o abatir la totalidad de la estructura del grifo. Esto permitirá liberalizar la zona de lavabo para otra actividad, como puede ser por ejemplo, la colocación de un recipiente. Esta modalidad, aunque también se emplea en baños, es más propia de zonas de cocina que permiten mayor operabilidad en el manejo del agua.

Grifos extraibles

Algunos grifos pueden contar con un manguito o manguera extraíble desde la propia salida del agua (final del grifo). Cuentan con una manguera interior con topes en los extremos y que permite la fluida circulación del agua. De igual forma que los anteriores, son más habituales en los espacios de cocinas.

Otro complemento que se puede añadir para mayor facilidad, es la inclusión de palancas de activación de fácil acceso (mayor longitud), para su uso gerontológico en centros sanitarios o en cocinas.

Tamaños de los grifos

Para saber qué tamaño de grifo comprar para tu lavabo, las casas fabricantes ofrecen una clasificación por tallas (XS, S, M, L, X, XXL) que divide los tamaños de grifos apropiados para unas determinadas dimensiones de lavabo, tanto de ancho como de profundidad. Conocer estas medidas ayudará, al usuario, a optar por el tamaño de grifo adecuado.

  • XS: talla recomendada para lavabos con un ancho de entre 45 y 60 cm. Recomendado para aseos pequeños con lavabos muy reducidos. 
  • S: talla para lavabos con un ancho de entre 60 y 80 cm.
  • M: recomendada en lavabos con un ancho de entre 80 y 120 cm.
  • L: para lavabos con un ancho de más de 120 cm.
  • XL: el tamaño extra grande resulta ideal para lavabos profundos tipo Bol. Estos grifos cuentan con gran altura y permiten, por ejemplo, lavarse el pelo en la pila o rellenar botellas de agua.  

 

Tipos de grifo según el control del paso de agua

Grifos monomando para lavabo

En este tipo de grifo, el control de paso de agua y de elección de temperatura de ésta, se realiza con una única pieza o mando. Dada su sencilla estructura (una única pieza) así como precisar de menos operaciones de adaptación, son los más habituales en grifería de lavabos domésticos. Al ser la modalidad más sencilla, su precio también se ve más reducido en comparación con otros modelos.

Grifos bimando

Este tipo de grifo, en comparación con el anterior, es que presenta dos mandos diferentes para el control de la salida de agua, según se demande fría o caliente. Es un modelo de grifo que presenta diferentes formatos, los más clásicos cuentan con los dos mandos de control de agua incorporados en la misma pieza (uno a cada lado del caño); pero también, a menudo en bañeras y en lavabos enfocados a destacar en diseño, estos mandos se ubican separados del cuerpo del caño. En este segundo caso, será importante tener en cuenta la ubicación de los mandos en función del tamaño o modelo del lavabo o bañera al que acompañen.

Grifos termostáticos

Grifo termostáticoLos grifos termostáticos son los más novedosos y más sofisticados de toda la colección de tipos. El conjunto básico del grifo está formado por el propio caño de salida de agua, y dos mandos diferentes. Uno de ellos es el que habilita el paso de agua por el propio grifo, así mismo de regular la potencia de salida, y el otro está destinado al control o elección de la temperatura. Es interesante nombrar que el mando termostático cuenta con un dispositivo de seguridad que el usuario puede ajustar para evitar altas temperaturas del agua; una herramienta muy necesaria para baños de uso familiar.

Grifos con palanca de desagüe

Este complemento lo pueden llevar prácticamente todos los tipos de grifos, se trata de ubicar en la parte posterior del cuerpo del grifo una palanca o juego de palancas que ejerzan una cierta presión al tapón de desagüe del lavabo por la parte inferior, de tal forma que, la operación de vaciado del agua usada, sea desde el grifo. 

¿Cómo elegir un grifo para el lavabo?

Los grifos y los lavabos son herramienta utilizadas diariamente por todos. Hay que destacar el papel tan importante que hacen en entornos sanitarios, en restauración o para aquellos profesionales de la limpieza, operarios de mantenimiento y manipuladores de sustancias químicas.

Es importante visualizar el nivel y tipo de uso que va a tener el lavabo, para acertar con un determinado modelo de grifo.

El uso de los lavabos principalmente, está orientado al lavado de manos y cara, pero en ocasiones, esta pieza también es utilizada para otros usos como el lavado manual de prendas pequeñas, el lavado de cabeza (tanto personal o en ayuda a personas con movilidad reducida), mascotas, o incluso el aseo completo de bebés.

En viviendas grandes o de varias plantas, a menudo de cuenta con dos baños, o baño y aseo, dedicando este segundo a las visitas, invitados o a usos puntuales. En este caso, puede acompañar al lavabo un diseño de grifo con las prestaciones básicas del lavado manual o enfocado únicamente al diseño y decoración del espacio.

En el caso de hogares en los que el lavabo se destine a más usos, esta pieza es la que condicionará la elección del grifo adecuado.

Para elegir correctamente el grifo de lavabo que necesitamos, habrá que tener en cuenta las medidas del lavabo, (lago x ancho x profundidad) para instalar el tipo de grifo que permita tener despejada la zona de uso (altura y longitud de caño adecuada), así como evitar salpicaduras y el mal uso del agua; en definitiva, que permitan el mejor aprovechamiento del conjunto. 

¿Cómo instalar un grifo de lavabo?

A la hora de instalar un grifo de lavabo, podemos evitar una tediosa actividad si seguimos ciertas pautas en su instalación, como son:

Instalación previa de las tuberías

El estado y ubicación de las tuberías de agua, es condicionante en la elección del grifo. La mayoría de las viviendas del parque actual y de nueva construcción, cuentan con salidas de agua ya preparadas e independientes para el agua fría y el agua caliente. La altura respecto del suelo y la distancia entre ellas, son dos factores a considerar.

Los grifos de talla normal y con un único mando son fácilmente adaptables a cualquier circunstancia, puesto que las conexiones se realizan mediante latiguillos flexibles en longitud. La operación se complica en el caso de elegir modelos de grifo empotrados a pared.

Estudio de zona y lavabo

Es importante medir de forma correcta las dimensiones de la pieza del lavado así como la zona donde irá ubicado el grifo y la distancia a la pared. Tamaños de grifos grandes o mandos o reguladores muy separados, no son apropiados para lavabos destinados a aseos pequeños o lavabos de cortas dimensiones.

Elección del tipo de grifo (diseño y talla)

Unido a los puntos anteriores debe acompañar el modelo concreto de grifo. Si se desea instalar un modelo concreto, por estilo, gusto o funcionalidad, el estado de la instalación existente de tuberías o las dimensiones del lavabo deben adaptarse al tamaño y sobre todo a las conexiones en caso de ser grifo empotrado.

Si por el contrario, no se desea incrementar las operaciones de obra, o bien, el espacio destinado al lavabo es inamovible, será preciso estudiar los diferentes tipos de grifo que se puedan adaptar a las condiciones expuestas. 

Los grifos de nueva generación

Siempre hay lugar para la innovación y la adaptación a las diferentes necesidades; una de las más latentes, el uso sostenible del recurso.

El ahorro de agua está instaurado en las rutinas en torno al baño, y por ello, una de las piezas más demandadas para lavabos de uso público, son los conocidos aireadores. Otras alternativas para este ahorro son la maneta de doble posición o incluir un tope de apertura. Estas piezas aportan también un uso seguro para niños.

En un mismo nivel se pueden incluir el bloqueo de temperatura de las opciones termostáticas anteriormente citadas, e interesantes alternativas de ahorro de energía en el encendido de la caldera.

Grifería electrónica

Otros factores tocantes a la seguridad es la inclusión de sensores de activación o también el encendido mediante pedal en lugar de mandos, una solución muy creativa en situaciones de pandemias víricas como la que estamos viviendo. El empleo de temporizadores para la salida de agua o de sensores táctiles son también opciones seguras y orientadas al correcto uso de la instalación.

Grifos con efecto cascada

El diseño no está reñido con la innovación, de hecho, actualmente forman una excelente pareja. Entre los modelos de grifos orientados al diseño contemporáneo, destacan los grifos con caño preparado para la salida de agua con efecto cascada. Se pueden encontrar fácilmente modelos adaptables a cualquier espacio tanto empotrados a pared, como en el propio lavabo. Para favorecer este efecto, el caño es más ancho, de forma plana y por lo general, con parte de la salida de agua al descubierto. Un detalle de alta estética en los baños.

Grifos negros para lavabo

Grifos de lavabo negros o dorados

Del mismo modo los acabados. Son multitud de opciones que se ofrecen desde las casas fabricantes para optar por un diseño de grifo en el que predomine la estética. Acabados como grifos de color negro o grifos de lavabo en tonos dorados son tendencia en los estilos más modernistas o de decoración industrial.

Una novedad más desconocida es la integración de luces led con colores que acompañen a la temperatura del agua o un juego aleatorio de luces para efectos de cromoterapia; esta es una operación no tan extendida en lavabos sino más bien para su uso en bañeras.

 
Modificado por última vez enMartes, 15 Junio 2021 14:00

Artículos relacionados (por etiqueta)

Copyright © Caloryfrio.com - todo sobre Aire Acondicionado, Calefacción, Eficiencia Energética, Presupuestos y Profesionales. Todos los derechos reservados.