Bosch apuesta por la conectividad en edificios inteligentes y el Internet de las Cosas

Sistemas de interconexión en edificios inteligentes. Internet de las CosasGrupo Bosch se presenta como uno de los mayores expertos en el llamado "Internet de las Cosas" desarrollando sensores capaces de conectar objetos entre sí a través de su propio software para transmitir datos a través de la web y de las redes de telefonía móvil existentes. La compañía ha hecho posible que los sistemas de calefacción doméstica sean gestionados por medio de una aplicación para smartphone, conectado radiadores eléctricos y otros electrodomésticos a Internet mejorando la eficiencia de su funcionamiento. 
 
Uno de los objetivos estratégicos del Grupo Bosch es suministrar innovaciones para una vida conectada.  El Internet de las Cosas (IoT en sus siglas en inglés) ofrece un enorme potencial para conectar objetos y sensores entre sí con el fin de proporcionar soluciones beneficiosas para la vida conectada. Durante varios años, la compañía ha estado preparándose sistemáticamente para un mundo conectado; por ejemplo, mediante la ampliación de sus conocimientos de su propio software.
 
Por otra parte, Bosch es el proveedor líder de sensores MEMS (Sistemas Micro ElectroMecánicos), una tecnología fundamental para el desarrollo del Internet de las Cosas. A medida que avanzamos hacia el mundo conectado, Bosch está vinculando su experiencia en el mundo de “las cosas” a su experiencia en el mundo del software. La empresa de tecnología y servicios está trabajando en soluciones para la movilidad conectada, la producción conectada, los sistemas de energía conectados, y los edificios conectados. Bosch está desarrollando no sólo productos, sino también nuevos modelos de negocio, como la gestión de una flota conectada o el mantenimiento predictivo.
 

La “IoT Suite” de Bosch 

 
Bosch empezó a prepararse sistemáticamente para el mundo conectado desde un primer momento cuando creó su propio software interno y su propia unidad de negocio, Bosch Software Innovations. Con unos 550 empleados, esta filial diseña, desarrolla y gestiona soluciones innovadoras de software y de sistemas para el Internet de las Cosas, incluyendo su propia “IoT Suite”. Su cometido se centra en la movilidad, la energía, la industria manufacturera, y las edificaciones.
 
La “IoT Suite” de Bosch proporciona la base tecnológica para muchas aplicaciones en el campo del Internet de las Cosas. Suministra todas las funciones necesarias para unir a los dispositivos, los usuarios, las empresas y los socios en una plataforma “IoT” (Internet of Things). También puede analizar enormes cantidades de datos. Como los sensores y los dispositivos están cada vez más conectados - como en las videocámaras de seguridad, los vehículos y las máquinas en las cadenas de montaje de las fábricas -, las aplicaciones “IoT” están empezando a generar grandes volúmenes de datos. Estos datos podrían ser los millones de operaciones de frenado de un coche o la información procedente de las instalaciones de fabricación. Los resultados del análisis de esta enorme cantidad de datos podrían dar lugar a nuevos servicios, como el diseño de un enfoque más eficiente para el mantenimiento del producto. Una posibilidad sería programar el mantenimiento preventivo para las instalaciones de fabricación.
 

¿Cómo funciona el Internet de las Cosas?

El Internet de las Cosas construye un nivel de software por encima de cada objeto, por lo general un producto. Por ejemplo, los sensores recogen información sobre el estado de un objeto dentro de una habitación: su temperatura, humedad ambiente, los sonidos, las vibraciones, y mucho más. Un diminuto módulo de radio transmite esa información por internet para que el software pueda procesar y analizar los datos. Aún más, el software puede detectar incluso patrones de comportamiento en los datos recogidos, calcular las acciones adecuadas que deben tomarse sobre la base de esos patrones, y llevarlas a cabo de forma automática. Todo esto se realiza en base a unas reglas que se establecen en el software. Esto hace que sea posible, por ejemplo, reconocer el  fallo de una máquina antes de que ocurra u optimizar en consumo de energía en tiempo casi real. Otras aplicaciones en las que la interacción entre “las cosas” y el software contiene un rico potencial, incluyen la industria conectada o las smarthomes.
 
Muchas de las soluciones conectadas que ya existen, dejan claro que el centro de atención ya no es necesariamente un sólo producto, sino más bien una combinación de producto y servicio. Utilizando plataformas basadas en la web, las empresas pueden asociarse para crear ofertas complementarias o nuevas con grandes ventajas para el cliente. Las empresas y los sectores que hasta ahora no han tenido relaciones comerciales se conectarán y podrán cooperar en nuevas áreas de negocio. Un ejemplo de ello es la electromovilidad, que conecta en red a los conductores de automóviles, los proveedores de e-mobility, los operadores de puntos de recarga, las empresas suministradoras de energía, los gestores de flotas y los fabricantes de vehículos.
 
Para muchos sectores e industrias, el aumento de la conectividad en todas las áreas de la vida ofrece un potencial para la creación de nuevos modelos de negocio. Al mismo tiempo, sin embargo, puede causar cambios y alteraciones en campos competitivos ya existentes. Por ejemplo, los nuevos proveedores pueden hacerse cargo del lucrativo negocio de la reparación y mantenimiento de las empresas de ingeniería mecánica. En Alemania, la conectividad ofrece a las empresas la oportunidad de mantener o incluso aumentar la competitividad. Esto se aplica especialmente a la industria conectada.
 
Más información:
 
 
 
Modificado por última vez enMiércoles, 18 Febrero 2015 12:50
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes