Efectos de la rehabilitación en la economía, el medioambiente y la salud

rehabilitacion-edificio

La Fundación La Casa que Ahorra presentó ayer cuatro estudios acerca de la rehabilitación y su relación con la economía, la salud y el medioambiente, ante cerca de 80 personas procedentes de la Administración Pública, de Asociaciones, Fundaciones y otras instituciones.

Para su realización, la Fundación ha contratado a Institutos de reconocido prestigio como el Centro Nacional de Energías Renovables (CENER), el Instituto de Tecnología de la Construcción de Cataluña (ITeC) y el Instituto de Investigación en Energía de Cataluña (IREC).

Bajo el epígrafe “Una visión integral de la rehabilitación: Sus efectos en la economía, la salud y el medio ambiente” se dio a conocer el contenido de estos trabajos de investigación, que fueron expuestos por los responsables de los proyectos, bajo la coordinación de la Fundación La Casa que Ahorra. Antes de comenzar las exposiciones, se procedió a la inauguración del acto que corrió a cargo de la vicepresidenta segunda de la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados, Ana Alós, conjuntamente con el Presidente de la Fundación D. Pedro Luís Fernández-Cano.

hay que poner en el punto de mira hacia un ritmo de rehabilitación mucho más ambicioso -multiplicando por más de 12 el actual-

Acto seguido se presentó el estudio medioambiental, “El impacto de la rehabilitación energética en el sector residencial en la consecución de los objetivos ambientales de España”, por María Fernández Boneta, Research Project Manager en CENER. El objetivo del estudio era evaluar si seremos capaces de conseguir los objetivos medioambientales a largo plazo tanto a causa de la actual carencia de rehabilitación de vivienda como por la escasa auto-exigencia en materia de eficiencia energética cuando se rehabilitan viviendas.

Las conclusiones obtenidas han puesto sobre la mesa que el problema no se solventará con actuar sólo en uno de los frentes, pues hay que poner en el punto de mira hacia un ritmo de rehabilitación mucho más ambicioso -multiplicando por más de 12 el actual-, a la vez que una exigencia muy superior por lo que hace referencia a eficiencia energética.

En resumen, para llegar a cumplir con los compromisos COP21 (pendientes en España todavía por la eventualidad del gobierno hasta hace poco) hay que dar un salto cuantitativo y cualitativo de vértigo, y habrá que legislar adecuadamente en medidas de fomento y acompañamiento, y a su vez, equiparar la vivienda rehabilitada a un NZEB (Edificio de Bajada Demanda de Energía)

Finalizada esta ponencia se abordó el impacto de la rehabilitación en la economía (tanto desde la visión macro como microeconómica) con dos interesantes estudios que fueron presentados por Licinio Alfaro, responsable del Departamento de Construcción Sostenible en ITeC.

una inversión en la mejora de las prestaciones térmicas de la fachada se convierte en un plan de pensiones vitalicio, cosa impensable para un plan de pensiones habitual

En “La rehabilitación energética planteada como inversión”, la Fundación La Casa que Ahorra propone una discusión tan simple como “el dinero mejor en el banco” o “como en casa en ningún sitio”.

La comparación de rentabilidades entre invertir en una rehabilitación de fachada con criterios de eficiencia energética ambiciosa, o hacer una aportación a un Plan de Pensiones por parte de una persona de 50 años no admite comparación, pudiéndose afirmar que una inversión en la mejora de las prestaciones térmicas de la fachada se convierte en un plan de pensiones vitalicio, cosa impensable para un plan de pensiones habitual.

En cuanto al estudio “Costes de oportunidad en el mercado de la rehabilitación de fachadas”, se expuso la realidad actual de pérdida de oportunidad cuando se instala un andamio y en sólo el 15% de las obras se actúa sobre la mejora de las prestaciones térmicas de la fachada. Si en los 5 últimos años en lugar de actuar en la fachada sólo en el 15% se hubiese hecho en el 85% (como de hecho debería exigirse por ley), el ahorro que ello hubiese significado en combustible equivaldría a un mes de calefacción gratis para toda España, con lo consiguiente mejora de la dependencia energética que ello implica en nuestra balanza comercial.

Y otro dato nada despreciable, el sobrecoste de instalar el adecuado aislamiento incrementa apenas en un 30% el coste de la actuación global, frente a una reducción en la factura energética asociada a calefacción de casi 7 veces superior a la reducción media actual.

Abordar los efectos que la rehabilitación tiene en la salud fue el cuarto y último estudio presentado en este acto organizado por la Fundación La Casa que Ahorra. En “Estimación del efecto de la rehabilitación energética en la salud de las personas. Visión Económica”, Jaume Salom, director de Energía Térmica y Edificación en IREC, explicó cómo diferentes problemas o patologías de las viviendas pueden tener una influencia sobre la salud, llegando incluso a aumentar la mortalidad.

Algunas de estas problemáticas están relacionadas con temperaturas frías en invierno, altas temperaturas en verano, problemas de humedades y hongos, bajos niveles de calidad del aire y altos niveles de ruido. Pero el estudio ha ido más allá, y ha puesto sobre la mesa el coste sanitario y laboral (p.e. bajas) que implica para la Administración la escasa calidad de vivienda en algunos tramos de la población.

La conclusión da para reflexionar: si el Estado subvencionase en un 50% las obras de rehabilitación energética del 1,5 millones de viviendas que gastan más del 10% de sus ingresos en energía (pobreza energética), ese dinero retornaría a las arcas estatales en 16 años.

Finalizadas las ponencias, Albert Grau, gerente de la Fundación La Casa que Ahorra, presento una visión transversal e integradora de los estudios. De las conclusiones de ellos, conjuntamente con las de otros promovidos por la Fundación en los últimos años, se concluyó la necesidad de implementar a la mayor brevedad posible una serie de medidas –desgranadas a lo largo de la ponencia- y que ponen el foco en aspectos fiscales, regulatorios de la calidad edificatoria, sociales y educativos. De esta manera, la Fundación se pone a trabajar inmediatamente en el desarrollo de todas estas ideas y propuestas de medidas para ponerlas en manos de la Administración Pública con el fin de facilitar el trabajo de ésta.

Para acabar la Jornada, se organizó una animada mesa redonda en la que participaron todos los ponentes y representantes del Ministerio de Fomento como D. Luís Vega, Coordinador de la Unidad de Edificación Sostenible.

Más información:

fundacion-la-casa-que-ahorra

www.lacasaqueahorra.org

 

volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes