Logotipo Caloryfrio
Menu

La economía circular aplicada a la construcción: materiales reciclados

gruas trabajando en construcciónLa economía circular es un concepto relacionado con el aprovechamiento de los recursos. Una economía lineal plantea el aprovechamiento de los recursos desde un principio hasta un final, mientras que la circular trata de reutilizarlos insertándolos de nuevo en el proceso. Esto podría entenderse también como la optimización del ciclo de vida. En el caso de hoy, hablaremos de cómo estas ideas pueden implementarse en la construcción, y qué papel jugarán en ello los constructores, ya que hay aún queda mucho por hacer.

Contexto para la aplicación

Como muchos otros objetivos de buenas prácticas ambientales, la economía circular se basa en los objetivos de desarrollo sostenible propuestos por las Naciones Unidas. Concretamente tiene relación directa con el objetivo de obtener energía sostenible y no contaminante, con la mejora en innovación e infraestructura y con el de la producción y consumo responsables. De hecho, en Europa se lleva legislando y proponiendo estrategias a favor de la economía circular desde el año 2010. Por lo tanto, planteada la construcción como uno de los sectores prioritarios, surge una oportunidad empresarial para los constructores de minimizar los costes de los materiales, optimizando y abaratando sus procesos.

¿Por qué en la construcción?

Si bien la construcción es un sector en el que la sostenibilidad se está aplicando en forma de mejoras de la eficiencia energética, aún queda mucho que aprender en lo referente a la economía circular. Aparte del gasto energético, este sector genera una gran cantidad de residuos que, muchas veces, no se retiran de la forma adecuada. Esto conlleva un despilfarro de materiales, así como efectos nocivos para el medio ambiente en muchos casos. Por ello, la implicación de todos los actores relacionados con la construcción es necesaria para que se pueda aplicar la economía circular de forma correcta.

Para cumplir con estos objetivos de sostenibilidad, los constructores deben aprender a hacer una deconstrucción selectiva. Es decir, separar los residuos en la obra para facilitar la reutilización de estos en otros procesos. Si los materiales reutilizables se mezclan con otros como el yeso o los fresados, la cadena circular se ve realmente afectada, ya que los materiales se contaminan y no se pueden reutilizar. Por ello, y al igual que se separan los residuos en las viviendas, la deconstrucción selectiva en obra es un concepto muy importante.

¿Cuándo un residuo deja de serlo?

Esta es una pregunta muy importante. Es decir, ¿cuándo podemos considerar que un residuo de obra se ha convertido en un material preparado para utilizarse de nuevo? Lo cierto es que este es un concepto ya legislado y certificado. A través de las ecoetiquetas, y las exigencias que estas conllevan, podemos saber si un material proveniente de una obra está ya listo para ser utilizado o comercializado. En el proceso de conversión de los residuos, hay dos agentes muy importantes: el valorizador o gestor del residuo específico, y la cercanía de este con respecto a la fuente del residuo que se desea revalorizar. Estos dos factores facilitarán o dificultarán la aplicación de la economía circular a nuestra obra.

Ejemplos de revalorización en la construcción

Como hemos comentado, los materiales derivados de los residuos cumplen hoy en día las mismas exigencias que los materiales convencionales. Y, además, no tienen mayor coste económico, por lo que la no implantación de la economía circular hoy en día no tiene excusas.

Residuo de construcción y demolición de hormigón

El residuo de hormigón derivado de la construcción y la demolición (o RCD de hormigón) revalorizarse fácilmente para otras estructuras que lleven este material. Se puede utilizar para la construcción de paseos, explanadas o bases de construcción.

Árido siderúrgico

Este residuo revalorizado tiene una amplia gama de posibles reutilizaciones. Puede servir para la creación de adoquines, bordillos, baldosas o barreras, ya que es un elemento que se utiliza para crear hormigón. Por otro lado, sirve también para crear ladrillos acústicos, así como zapatas o en la creación del asfalto de las carreteras.

Geosílex y cenizas de combustión

Con la reutilización de estos materiales se pueden producir baldosas hidráulicas, losas o vigas, que, aparte de mantener las condiciones estructurales óptimas, presentan una estética muy flexible que se adapta a las diferentes necesidades.

Modificado por última vez enMiércoles, 16 Octubre 2019 08:59
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes