Logotipo Caloryfrio
Menu

Calentador de agua eléctrico – Claves para elegir el mejor- Infografía

Calentador eléctrico para agua caliente sanitaria Los calentadores eléctricos son tanques que calientan y acumulan agua y la mantienen a determinada temperatura a través de una resistencia eléctrica. Generalmente se utiliza más el término termo eléctrico para referirse a este tipo de aparatos. En el siguiente artículo con infografía te explicamos cómo funcionan y las claves para escoger el mejor calentador de agua eléctrico para ti.

Infografía sobre calentadores eléctricos

¿Cómo funciona un calentador eléctrico?

Los calentadores eléctricos funcionan calentando el agua fría en su interior a través de una resistencia eléctrica. Cuando el agua alcanza la temperatura marcada por el termostato, la resistencia se apaga y el termo acumula el agua caliente en su interior hasta el momento de uso.

No obstante, puesto que el termostato tiene un diferencial de varios grados, cuando detecta que el agua del depósito, bien por el tiempo que lleva almacenada o bien porque ya has utilizado todo el ACS disponible, sufre un bajón de temperatura, la resistencia se enciende de nuevo y el agua vuelve a calentarse.

Así, los termos eléctricos calientan todo el agua del depósito y la mantienen a alta temperatura. Por eso, al encender el grifo, el agua sale caliente y no hay que esperar a que se caldee. Además, durante su uso, la temperatura del agua es constante

Capacidad calentador eléctrico ¿Qué capacidad de termo necesito?

La capacidad del calentador eléctrico hace referencia a los litros de agua que el termo es capaz de acumular en su depósito. Se trata de un factor clave a la hora de elegir las características de un calentador y debemos hacerlo en función de las necesidades de nuestro hogar.

Las capacidades de los calentadores eléctricos del mercado pueden ir desde los 15 litros los más pequeños, hasta incluso los 300 litros.

Una vivienda con una o dos personas que además se duchan en distintos horarios no necesita tanta capacidad como una familia de cuatro o más personas que, además, utilicen la ducha de forma sucesiva.

Cada persona puede gastar una media de unos 40-50 litros diarios, si tenemos en cuenta que el gasto medio de una ducha son 30 litros, para lavar los platos se usan unos 3 litros y en acciones como lavarnos la cara, las manos o los dientes podemos usar hasta 5 litros de agua caliente.  

En la infografía de este artículo puedes ver una tabla de la capacidad de termo que necesitas según el número de personas que vayan a utilizarlo. 

¿Cómo elegir el mejor calentador eléctrico?

Además de la capacidad en litros, para elegir el mejor calentador eléctrico debemos fijarnos en sus componentes de fabricación. Recuerda que la cal es el peor enemigo de los calentadores eléctricos por lo que dependiendo de si vivimos en zonas de aguas blandas o aguas duras, tendremos que elegir unos componentes u otros.  Los más importantes son:

Calderín o tanque interior: se trata del depósito en el que se acumula y calienta el agua. Este calderín siempre es de acero y lleva un recubrimiento de toda su superficie que garantiza la salubridad del agua, la resistencia del termo a la presión de esta y la durabilidad del producto gracias a su protección contra la corrosión.

Resistencia: se trata del componente que calienta el agua. Fabricada de cobre o cerámica, se trata de los termos eléctricos pueden tener una resistencia blindada (en contacto directo con el agua) o envainada (protegida por una vaina). Las resistencias blindadas solo se recomiendan en aquellas zonas donde el agua sea blanda, es decir, que no contenga un alto nivel de minerales o de cal que puedan corroer el termo. Este tipo de resistencias resultan muy eficaces a la hora de calentar el agua.

En cuanto a las resistencias envainadas, se recomiendan para zonas de aguas duras o altamente mineralizadas.  Está protegida por una funda metálica con recubrimiento vitrocerámico en su exterior, por lo que no le afecta la posible cal que contenga el agua.

Puede ser cerámica o de cobre. Las cerámicas son las mejores y más duraderas del mercado, así como la mejor solución para prevenir la acumulación de cal.

Las resistencias envainadas facilitan el mantenimiento del termo eléctrico, ya que para extraerlas no hace falta vaciar el termo, como sí ocurre con las resistencias blindadas que están en contacto directo con el agua.

Aislamiento. Entre la carcasa y el calderín va ubicado el material aislante del termo, destinado a reducir las pérdidas de calor y suele ser de poliuretano expandido. Un buen aislamiento es fundamental para garantizar la mayor eficiencia del calentador y no perder la energía que se utiliza para calentar el agua.

Ánodo de magnesio: Uno de los componentes más importantes que influyen en la duración de un termo eléctrico es el ánodo de magnesio. Incorporado en todos los termos la misión de este ánodo es evitar la corrosión de los componentes metálicos del termo. Debido a su importancia y al desgaste que sufre este ánodo necesita ser revisado periódicamente para garantizar la protección del termo.

Una vez que hemos elegido la capacidad del termo y sus componentes de fabricación, debemos fijarnos en el espacio que tenemos para su instalación. Los calentadores eléctricos pueden clasificarse según su instalación como: verticales, horizontales o reversibles.

Intercambiador de calor: algunos calentadores eléctricos incorporan un intercambiador de calor, serpentines diseñados para optimizar el proceso de calentamiento del agua. Por su interior circula un líquido caloportador y además permite conectar o integrar el termo en una instalación de calefacción.

Calentadores eléctricos de última generación

Otro factor en el que podemos fijarnos a la hora de elegir el mejor calentador eléctrico es su tecnología y sus opciones de programación y control inteligente. Existen ya calentadores eléctricos que incluso pueden controlarse a distancia a través de la red Wi-Fi. Cuanto mejor sea la capacidad de regulación del termo, mejor será la eficiencia energética del equipo ya que podremos controlar mejor su consumo y por lo tanto, ahorraremos energía y gasto. 

¿Cuánto tarda en calentar un termo eléctrico?

Calcular cuánto tarda en calentar el agua un termo eléctrico depende de varios factores, como son: la cantidad de litros de agua que tenga que calentar (capacidad), el tipo de resistencia eléctrica con la que trabaje, o su aislamiento.

Un calentador de agua con resistencia blindada (en contacto directo con el agua) tarda menos tiempo en calentarse. También depende de su potencia: cuanto mayor sea ésta, menor es el tiempo que tarda en calentarse el agua.

También debemos tener en cuenta la temperatura del agua de entrada y la temperatura a la que hayamos programado el calentador.

Por otra parte, si tenemos un termo con intercambiador de calor, calentará el doble de rápido el agua. 

¿Cómo instalar un calentador eléctrico?

Los calentadores eléctricos no necesitan ni ventilación ni chimeneas ni salida de gases. Para la conexión eléctrica del termo deberá utilizarse una base de enchufe de 16 A, con toma de tierra. Es aconsejable instalar un interruptor de corte bipolar, que permita la fácil desconexión del termo, en el momento de utilizar el baño o ducha.

Si los puntos de utilización del agua caliente están lejanos, es preferible utilizar dos o más aparatos, para evitar pérdidas de calor en las tuberías.

Desde caloryfrio.com recomendamos siempre acudir a instaladores profesionales y acreditados que sabrán recomentarle el mejor calentador eléctrico para sus necesidades. Si necesitas un presupuesto gratis, puedes solicitarlo pinchando aquí.

 
Modificado por última vez enMartes, 29 Octubre 2019 11:13
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes