El Congreso de CONAIF 2012 plantea a los instaladores hacer de la crisis una oportunidad

Congreso CONAIF LleidaDoscientos noventa y ocho congresistas procedentes de casi todas las provincias españolas, principalmente de Barcelona, Lleida y Madrid; y de algunos países extranjeros como Argentina asistieron al Congreso de CONAIF 2012 celebrado en la universidad de Lleida los días 18 y 19 de octubre. Por primera vez el Congreso se convirtió en un espacio para ayudar al instalador a la reflexión. Fue inaugurado por el presidente de Repsol, Antonio Brufau y clausurado por el Delegado de la Generalitat de Cataluña en Lleida, Ramón Farré.

La novedad más importante de esta edición fue el giro de 180 grados dado al planteamiento del Congreso, hecho éste que fue resaltado por la mayoría de los ponentes. El presidente de Repsol lo consideró una gran noticia y Juanjo Catalán, un acto histórico e innovador en el sector. Las cuestiones técnicas del anterior modelo dejaron paso a las actitudes y a los valores de los instaladores como empresarios que son.

Como resumen de lo acontecido, este Congreso dejó patente que nos encontramos en una época de grandes dificultades, inmersos en una grave crisis económica de gran complejidad que está transformando todos los órdenes de la vida. Los ponentes señalaron que los clientes ya no son ni serán los de antaño, ni el mercado, la competencia, ni tampoco la sociedad. La magnitud es tal que no se debería hablar de una época de cambio, sino de una transformación completa que no dejará casi nada como estaba antes. Para algunos ponentes esta crisis es de valores y para otros de confianza.

Según se puso de manifiesto, el nuevo escenario exige a los empresarios, a los instaladores, un esfuerzo de adaptación demostrando un cambio de actitud, más abierta y humana, y voluntad innovadora. Frente al pesimismo imperante, deberían afrontar el futuro de forma positiva y saber transmitir esa actitud en sus empresas. Es tiempo de reinventarse, de transformarse para hacer frente al cambio y convertirlo en una oportunidad. Como la que, por ejemplo, representa el trabajo en equipo; el establecimiento por parte de la empresa de políticas de colaboración con otras entidades permitirá a las PYMES llegar allá donde no podrían hacerlo por sí solas, asumiendo para ello valores como la generosidad, humildad, confianza, entusiasmo y compromiso. Pese al mal momento actual, el instalador debería recuperar la confianza en sí mismo y en sus colaboradores, tomar la iniciativa, ejercer el liderazgo, automotivarse y motivar a su entorno para hacer frente a los desafíos actuales. Su actitud no debería ser la apática de esperar pacientemente a que todo pase, sino adaptarse cuanto antes al cambio, siendo proactivo y creando espacios de confianza para que el talento, la innovación y las cualidades emprendedoras fluyan dentro de la empresa.

Se habló también de la pérdida de valores y cómo la codicia y la avaricia de algunos han tenido su parte de responsabilidad en la situación actual. Para algunos ponentes, la vertiginosidad con la que se suceden los acontecimientos no debería ser impedimento para que el empresario se parase a pensar cada día, a reflexionar y mirar a su interior, aunque sólo fuera durante unos minutos, para que aflorara su lado humano y éste tuviera reflejo en la empresa.

Acto de inauguración

La inauguración corrió a cargo del presidente de Repsol, Antonio Brufau, quien destacó que el enfoque del congreso de CONAIF es más que oportuno hoy en día. Dijo que son duros tiempos para las empresas instaladoras. El entorno económico sumamente desfavorable y otros factores como un modelo económico basado en el uso intensivo de la construcción que está agotado, son ingredientes de una crisis que está planteando un nuevo entorno en el que las empresas tienen dificultades para encontrar su lugar. Según afirmó, las empresas no pueden seguir trabajando en el nuevo escenario de la misma manera que antes; para prosperar necesitan transformarse y con ello actuar en 4 aspectos: innovación, talento, globalización y liderazgo asociado al cambio cultural.

Insistió en la importancia de hacer frente al cambio y dejó al auditorio varias ideas de gran calado: que el cambio es el contexto, que se necesitan líderes que nos saquen del pesimismo actual y que el liderazgo tiene que estar vinculado al cambio cultural.

Señaló, asimismo, que Repsol comparte los valores y principios de CONAIF y destacó como una gran noticia que CONAIF, en vez de anquilosarse, haya apostado con este Congreso por orientarse a la excelencia e innovación.

En el mismo acto, el alcalde de Lleida, Ángel Ros, señaló que CONAIF representa a un sector, el de las instalaciones, que es fundamental para la recuperación económica por ser intensivo en creación de empresas, capilaridad de las mismas y mano de obra cualificada.

El presidente de CONAIF, Esteban Blanco, dijo del congreso que “queremos que sea un espacio para ayudarnos a la reflexión”, en referencia al cambio de modelo que ha experimentado. Y dejó claro el nuevo espíritu con la siguiente frase: “Es imposible abrir nuestra mente si al mismo tiempo no abrimos un poquito nuestro corazón”. El anfitrión, Pere Miquel Guiu, agradeció a CONAIF la confianza depositada en el Gremi de Lleida para la organización de este congreso y se refirió al cambio de mentalidad que los empresarios deben demostrar en el momento actual, afirmando que “si no cambias tu manera de pensar no puedes cambiar tu manera de opinar” y animó a los congresistas a afrontar el futuro de forma positiva.

Las ponencias del Congreso

  • Ramón Tèrmens: “Hay que llegar al fondo del ser humano”

Consideró que la crisis es de valores, que representa un problema humano. Desde su experiencia como empresario (preside el grupo Taurus) abogó por llegar al fondo del ser humano, de las personas, y tener conciencia de que la toma de decisiones del empresario ha de hacerse buscando en su interior. La actitud íntima –dijo- es lo más importante en una situación dramática como la actual.

Habló de inteligencia emocional y señaló que hace años la buena gestión era condición necesaria y suficiente para el éxito de las empresas, pero hoy no basta. Para él las claves para el éxito están en el compromiso, la austeridad y la humildad, un concepto este último que se repitió a lo largo de todo el Congreso.

  • Alfons Cornella / Antonella Broglia: “El mundo que viene es colaborativo”

Anunciaron que estamos a las puertas una auténtica revolución de cooperación empresarial. La acción conjunta entre organizaciones va a ser uno de los fenómenos más importantes de la gestión empresarial de los próximos años. El mundo que viene es colaborativo. La idea de la suma y la multiplicación en los negocios está en el mercado tomando cada vez más fuerza.

Ambos ponentes vieron en la colaboración empresarial una oportunidad porque – según dijeron- todo es demasiado complejo como para resolverlo solos. Habrá que construir relaciones de confianza con otras empresas, compartir conocimientos y a partir de ahí generar valor.

  • José María Gasalla: “Se necesita una actitud positiva”

Estamos inmersos no ya en una época de cambio, sino de transformación para la que se necesita una actitud positiva. Este proceso nos lleva a la necesidad de cambiar, de reinventarnos, pero nos cuesta mucho porque lo que hemos ido aprendiendo a lo largo de la vida nos ha ido fijando comportamientos que nos lo ponen muy difícil. Tenemos entonces que “desaprender”. Aprehender exige “desaprender” lo aprendido. Requiere cuestionarse hábitos y paradigmas adquiridos durante años pero que ya no funcionan, y cambiarlos. Lo que antes sirvió ya no sirve. Es tiempo de autoconocerse más, de vaciarse por entero para volver a llenarse, de ejercer el liderazgo creando espacios de confianza que faciliten el desarrollo de las habilidades de cada colaborador nuestro.

Para José María Gasalla la crisis es sobre todo de confianza, de una falta de confianza que se va contagiando, hasta tal punto que hemos caído en una espiral de pesimismo generalizado. El cambio depende de la confianza que tengamos en los demás y sobre todo en nosotros mismos. Su ponencia, que insufló a los congresistas grandes dosis de motivación, fue una de las más aplaudidas del Congreso.

  • Emilio Ontiveros: “La crisis es de confianza”

Nos encontramos inmersos en un entorno económico muy desfavorable. Para Emilio Ontiveros se trata de una crisis de crédito y por lo tanto de confianza, que no va a ser fácil revitalizar a pesar de la recapitalización del sistema bancario y otras medidas que están en marcha. Desde su punto de vista estamos viviendo uno de los momentos más complicados de la historia económica de España. La crisis actual –dijo- no es una más entre tantas, sino que mantiene unas particularidades que la convierten en la más compleja de los últimos tiempos.

Señaló entre los principales problemas de España la elevadísima tasa de paro, la enorme factura de los bonos financieros, el desplome de la demanda interna, un sistema bancario debilitado y el hundimiento del sector de la construcción residencial que hasta hace tan sólo unos años constituía una de las bases esenciales del modelo de crecimiento económico español.

De las terapias que se están aplicando, consideró equivocadas las que parten de Europa pues están destruyendo el potencial de crecimiento futuro - “Europa decrece y ningún país ha conseguido el objetivo de deuda pública”, apuntó - y generando desconfianza de los agentes económicos respecto a las instituciones europeas. De las medidas adoptadas en España, criticó el establecimiento de un límite en el endeudamiento público porque, en su opinión, supone una contracción de las finanzas públicas y por lo tanto también un debilitamiento de la demanda interna. Las políticas de austeridad –dijo- no son buenas porque no contribuyen a estimular esa demanda que actualmente está contraída y afecta a todo el tejido empresarial, particularmente a las pymes. Por el mismo motivo consideró un error subir impuestos en plena recesión.

Vislumbró un horizonte distinto al actual en el momento en que baje el desempleo, ya que este hecho llevará aparejado un aumento generalizado de la confianza. “Cuando la tasa de paro empiece a descender, el crédito volverá a fluir; mientras no se dé esta premisa el sistema bancario continuará hibernado”- concluyó.

 

  • Ferrán Ramón Cortés: “Debemos empatizar con el cliente, saber escucharlo”

Señaló que hoy en día el empresario está continuamente tomando decisiones y comunicándose con su entorno: empleados, proveedores, clientes, etc. Habló de cómo mejorar la comunicación construyendo relaciones de confianza, que en el mundo empresarial, y concretamente en aspectos claves como la venta o la gestión de los recursos humanos, resultan fundamentales, sobre todo en tiempos difíciles como los actuales.

Según el ponente, para ser eficaz en la comunicación con el cliente debemos empatizar con él, saber escucharlo. Y hemos de adaptar el mensaje a las características del receptor, haciendo las cosas pensando en el otro y no en nosotros mismos, poniéndonos en la piel de la persona con quien nos comunicamos.

Cuando aceptamos a la persona tal cual como es, las sinergias que se producen son muy valiosas y suelen tener como resultado matrimonios indisolubles desde el punto de vista profesional. En casos de conflicto con los demás, recomendó perdonar y recordar mucho, quedarnos con lo bueno y olvidarnos de lo malo.

  • Juanjo Catalán: “Necesitamos transformarnos y ver las cosas desde otra perspectiva”

La crisis ha cambiado todo por completo. Muchas de las competencias de ayer ya no existen y hoy, para ser competitivo, ya no vale ser bueno, hay que ser el mejor. El consumidor es más exigente y ha cambiado sus preferencias. El mercado requiere otros perfiles y a nuestra sociedad le urgen profesionales y empresas con habilidades y capacidades nuevas. Por ello necesitamos transformarnos y ver las cosas desde otra perspectiva.

No podemos conformarnos con ver pasar el cambio sin luchar por adaptarnos a él: “Si luchamos podemos perder, si no lo hacemos estamos absolutamente perdidos”.

En cuanto a las tendencias, Juanjo Catalán dijo que los instaladores ya no instalamos como antes sino que debemos asumir el papel de proveedores de servicios, y mencionó como una oportunidad el trabajo en el ámbito de la cooperación con servicios integrados de la energía.

  • Taller de transformación emocional

Más de 150 congresistas participaron en esta jornada dirigida por Xesco Espar. Supuso un ejercicio práctico sobre transformación emocional. Las dosis de motivación, seguridad y optimismo fueron tales, que los participantes que lo desearon terminaron pasando descalzos sobre un camino de ascuas. 

Modificado por última vez enMiércoles, 31 Octubre 2012 13:28
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes