Nueva caldera biomasa BioClass NG OD de Domusa

Nueva caldera biomasa BioClass NG OD de Domusa

Domusa presentó su nueva ...

Bronpi incorpora la tecnología SIC a sus nuevos modelos de estufas de pellets

Bronpi incorpora la tecnología SIC a sus nuevos modelos de e…

Bronpi presenta un nuevo sistema de c...

Cocina de pellets por agua Bella de Palazzetti: calefacción para el hogar y cocción con leña

Cocina de pellets por agua Bella de Palazzetti: calefacción …

Calefacción y cocina tradicional junt...

Estufa de leña con horno y barbacoa Hebar de Rocal

Estufa de leña con horno y barbacoa Hebar de Rocal

La estufa de leña Hebar de Rocal comb...

Prev Next

Biomasa térmica y su situación en Europa y en España

Biomasa térmica

Biomasa térmica: aplicaciones tecnológicas dedicadas al suministro de calor para calefacción, producción de ACS y/o procesos industriales. Está claramente dividida en aplicaciones para edificios y otros y aplicaciones para procesos industriales.

Los tipos de biomasa más comunes en los usos térmicos proceden de las industrias agrícolas (huesos de aceitunas y cáscaras de frutos secos), de las industrias forestales (astillas, virutas,…) y de actividades silvícolas y de cultivos leñosos (podas, leñas,…). 

Estos materiales se pueden transformar en pellets y briquetas, astillas molturadas y compactadas que facilitan su transporte, almacenamiento y manipulación.

 

VER OFERTAS Y PRECIOS DE CALDERAS DE BIOMASA

 

Situación de la Biomasa Térmica en la UE

Situación en la UE En la Unión Europea, cinco países aportan el 56,7% de la energía primaria producida con biomasa: Francia, Suecia, Alemania, Finlandia y Polonia. Los principales consumidores de biomasa (consumo “per cápita”) son los países nórdicos y bálticos, junto con Austria, encabezados por Finlandia.

Por su importancia cualitativa, merece la pena destacar que las aplicaciones para calefacción y ACS abastecidas con pelets son una práctica habitual en muchos países europeos. En algunos de ellos, el crecimiento en la instalación de calderas de biomasa ha sido muy significativo desde el año 2004. Ejemplo de ello es Austria, donde se pasó de 28.000 instalaciones con potencias inferiores a 100 kW en 2004 a 47.000 en 2006. Estos desarrollos unidos a  la creciente producción de pelets han dado lugar a un mercado europeo de biomasa térmica, donde la existencia de países demandantes de pelets se ve alimentada por la existencia de países excedentarios en la producción de este tipo de biomasa

Según datos de AEBIOM, la Asociación Europea de Biomasa se podrían producir 124 millones de toneladas equivalentes de petróleo en uso de biomasa térmica, calor y frío. Los Planes de Acción de Renovables en Europa ”subestiman” el uso térmico de la biomasa, a pesar de que la energía térmica representa la mitad de la energía final consumida en Europa.

La biomasa puede utilizarse para uso térmico, eléctrico o para producir biocarburantes. De acuerdo a los Planes de Acción de Renovables en Europa (nREAP en las siglas en inglés), la contribución de la bioenergía en Europa en 2020 alcanzará los 138,5 Mtoe (millones de toneladas equivalentes de petróleo). En 2010 alcanzó los 83,8 Mtoe.

La mayor parte de los nREAP focalizan en el uso eléctrico de la biomasa, mientras que los objetivos para uso térmico no se concretan o son poco ambiciosos, a pesar de ser más eficiente que el uso eléctrico.

Evolución mundial del mercado del pellet

 

evolución mundial Pellets

El uso térmico de la biomasa representaría el grueso de la cuota de mercado de toda la bioenergía, con 85,8 Mtoe para el 2020. Un dato, que según la Asociación Europea de la Bioamasa, AEBIOM, es poco ambicioso, ya que en el 2008 se alcanzaron 64 Mtoe de uso térmico (energía final). Las estimaciones de AEBIOM es que la UE podría alcanzar fácilmente los 124 Mtoe de uso térmico en 2020.

Los mercados más importantes para el uso térmico de biomasa estarán en Alemania, Italia, Reino Unido y Suecia. Para aprovechar el máximo potencial de biomasa para uso térmico, los Estados Miembros deberían desarrollar un marco favorable para sustituir calderas de gasóleo y de gas natural por estufas, calderas y district heating de biomasa. Sólo en Europa, la fabricación de pellet tiene un potencial de producción anual de 30 millones de toneladas.

Otra cosa que se ha encontrado en la revisión de los nREAP, es que los estados miembros no han puesto suficiente esfuerzo en contemplar la producción y logística de biomasa. Esperemos que después de la evaluación de la Comisión Europea de los nREAP, los estados miembros reconsideren las acciones para poner más esfuerzo en la producción y logística de la biomasa.

Los mercados más importantes para uso eléctrico de la biomasa se darán en Alemania, Reino Unido, Italia, Polonia y Holanda. Según los datos de los nREAP, la producción de energía eléctrica con biomasa irá de los 6,8 Mtoe en 2005 a los 10,7 millones de 2020.

Uso de la biomasa térmica en España

Hasta el momento, el Observatorio Nacional de Calderas de Biomasa (ONCB) cuenta con más de 2.350 registros, con una potencia acumulada de 573.000 kW registrados en toda la geografía española.

“Nuestros cálculos es que en España hay unos 2.500.000 kWt instalados de calderas de biomasa para uso térmico, frente a los actuales 500.000 kWe para uso eléctrico”, afirma Javier Díaz, Presidente de la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (AVEBIOM). Y continúa, “con la instalación de 325.000 calderas de biomasa hasta el año 2020,podemos fácilmente ahorrar entre 3.500 y 5.000 millones de euros en importaciones de petróleo y gas, además de generar mas de 75.000 empleos directos y mas de 100.000 indirectos y permanentes”

La mayor parte de la biomasa térmica española proviene del sector forestal, que ha sido utilizada tradicionalmente en el sector doméstico mediante sistemas poco eficientes (uso de leñas en equipos obsoletos), pero también las calderas de industrias forestales.

La siguiente tabla muestra la distribución del consumo de biomasa según orígenes y aplicaciones en el año 2006, reflejando la importancia de los usos de las leñas forestales y las podas de olivos y otros subproductos  del sector de producción de aceite (orujos y orujillos). Asimismo, se puede comprobar la importancia de combustibles procedentes de las industrias del sector forestal, en especial las papeleras (lejías negras y cortezas) en la producción de energía eléctrica a partir de biomasa.

Fuentes de biomasa térmica en España

A pesar del descenso a lo largo de las últimas décadas las circunstancias han cambiado en la actualidad, y la subida de precios de los combustibles convencionales, las necesidades de autosuficiencia energética y los objetivos medioambientales de nuestra sociedad han impulsado el desarrollo de nuevos proyectos tanto de generación eléctrica como de producción de energía térmica. Este hecho, unido al desarrollo tecnológico de la biomasa, presenta unas expectativas de crecimiento importantes para el sector de la biomasa en España, incluidas las aplicaciones térmicas eficientes (tanto calderas industriales y domésticas como chimeneas y estufas modernas) o pequeñas cogeneraciones.

El periodo comprendido entre los años 2005 y 2009 ha supuesto en España una época de transición y de sentar las bases para impulsar el despegue del sector de la biomasa. Aunque durante estos años han sido mayores las expectativas de desarrollo que los resultados alcanzados, el conocimiento, sensibilización favorable y acercamiento a la biomasa del sector empresarial y de las administraciones con competencias relacionadas con la misma, han comenzado a producirse.

El uso térmico de la biomasa se ha visto favorecido durante estos años debido al desarrollo de normativa en el sector edificios. La inclusión de las instalaciones de biomasa en el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE) y la aparición de la biomasa como la tecnología que posibilita  alcanzar la calificación energética A en edificios, han supuesto o pueden suponer un empuje muy importante para el sector. 

Debido al creciente interés de la biomasa térmica doméstica se han promovido un gran número de plantas de producción de pellets, de forma que en los últimos tres años la capacidad de producción se ha visto multiplicada por diez, pasando de 60.000 t/año a unas 600.000 t/año. Deben destacarse dos hechos que han ralentizado este crecimiento espectacular: la crisis financiera que ha afectado a las plantas que estaban en promoción y desarrollo y, por último, la bajada de precios de los combustibles experimentada entre 2008 y 2009, que ha restado parte de la rentabilidad de estas instalaciones.

En el caso de las aplicaciones térmicas puede verse la disminución que han sufrido en los últimos años, debido principalmente a inviernos cálidos que han dado lugar a una menor demanda energética:

Evolución de la biomasa térmica España

 

Fuentes: Avebiom / Plan de Energías Renovables 2011/2020

Modificado por última vez enMiércoles, 25 Septiembre 2013 13:47
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes