Historia de la Legionella

LegionellaLa historia de la Legionella comienza cuando se descubre la legionelosis a raíz de un brote que se produjo en 1976 en la Convención Anual de la Legión Americana (de ahí el nombre de legionelosis), en Filadelfia. Aparecieron aproximadamente doscientos casos de neumonía, descubriéndose que estaba causada por la bacteria legionella. Esta bacteria se encontraba presente en el circuito de agua y había sido emitida al ambiente en forma de aerosol a través del sistema de refrigeración del edificio.

Investigaciones posteriores pusieron de manifiesto que otros brotes anteriores habían sido causados también por legionella.

 

Legionella es un género de bacteria del que se conocen cuarenta especies hasta el momento. De ellas, la que provoca la legionelosis es la bacteria Legionella pneumophilla, responsable del 85% (aproximadamente) de los casos.

Podemos encontrar Legionella en multitud de ambientes naturales: aguas superficiales (arroyos, lagos, agua de lluvia estancada, etc.), acuíferos subterráneos y suelos con determinadas condiciones de humedad. En estos ambientes, la bacteria se encuentra en cantidades muy pequeñas (menos de 100 bacterias/litro), por lo que no representa peligro para la salud de las personas, ya que en esas cantidades no es infecciosa. También ha sido encontrada en instalaciones industriales y domésticas, tales como torres de refrigeración, calentadores de agua, sistemas de aire acondicionado, grifos, difusores de ducha, fuentes públicas, etc.

La Legionella puede sobrevivir en condiciones ambientales muy diversas. En agua corriente y a temperatura ambiente puede sobrevivir durante más de un año.

volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes