Sistemas de calefacción: ventajas e inconvenientes

radiador eléctrico blanco

Todos los sistemas de calefacción presentan ventajas e inconvenientes. Por eso, vamos a comparar las prestaciones, seguridad, comodidad de uso y limpieza de los distintos tipos de sistemas de calefacción para ver sus pros y sus contras. 

Cada vivienda o local tienen necesidades distintas y llegar a conocer con precisión el consumo de calefacción de un determinado usuario requiere un cálculo particular. 

 

En consecuencia, cada usuario debe elegir con asesoramiento profesional, y en función de sus necesidades y posibilidades, el tipo de calefacción adecuado: eléctrica, de gas natural, de propano, de gasóleo, de carbón, etc.

Calefacción eléctrica

La calefacción eléctrica ofrece las ventajas de la seguridad, porque no hay riesgo de fugas o explosiones; su limpieza, porque no existe combustión, humos, residuos ni olores; su disponibilidad; y su estabilidad de precio, ya que no registra las variaciones que sufren los precios de lod combustibles, que emplean los demás sistemas de calefacción

Ahorro de la calefacción eléctrica

En cuestión de costo económico, la única manera que la calefacción eléctrica tiene de competir con los demás sistemas es mediante el uso de acumuladores u otros aparatos que permitan utilizar la tarifa nocturna, un 55% más económica que la diurna

Calefacción a gas

Los demás sistemas de calefacción habituales emplean como combustibles el gasóleo, el gas natural y el gas envasado ( propano o butano). El gasóleo solo cubre los servicios de calefacción y agua caliente, por lo que es necesaria una instalación de butano o eléctrica en las cocinas de las viviendas. Asimismo presenta dificultades de almacenamiento y de ubicación, ya que es necesario disponer de un deposito una caldera y un quemador. Evita, sin embargo, las incomodidades de traslado que presentan otros hidrocarburos envasados en bombonas.

Por su parte, el gas envasado en bombonas ( butano y propano), permite cubrir todas las necesidades de calefacción, agua caliente e instalqaciónn de cocina.

El gas natural, además de servir de combustible de calefacción, puede dar servicio a aparatos de cocina. Su uso resulta más cómodo y seguro que el de los gases envasados. La principal carencia del gas natural es que sólo es utilizable en domicilio próximos a la red de distribución.

volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes