Repartidores de costes de calefacción para medir el consumo individual

Repartidor de costes de calefacción en un radiadorLos repartidores de costes de calefacción son dispositivos de medición que recogen la información del calor que emite cada radiador de una vivienda, permitiendo transformar un sistema de calefacción centralizada en columna en calefacción central individual, algo que se preveía que iba a ser obligatorio en 2017, pero que no será efectivo hasta que la Directiva europea de Eficiencia Energética 2012/27/UE se transponga totalmente al ordenamiento jurídico español. Si bien, esta medida de individualizar el consumo de calefacción se considera una medida que fomenta el ahorro de energía por parte de los usuarios de la instalación que, de esta manera, pueden medir y controlar el consumo de calefacción que se produce en la vivienda.

A continuación os explicamos cómo funcionan los repartidores de costes de calefacción:

 

El funcionamiento de los repartidores de costes de calefacción es sencillo: transmiten la información de la emisión de cada radiador mediante radiofrecuencia de manera mensual o anual (según se desee) a un sistema de recogida de datos que permite a la empresa encargada de gestionar las mediciones de recoger de forma sencilla y rápida los valores de todos los Repartidores. 

Tal y como explican desde AERCCA, Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción, los datos recogidos por el sistema se pueden exportar de manera sencilla a una hoja de cálculo para su posterior incorporación al sistema de facturación.

El repartidor de costes empieza a medir consumos cuando:

  • La diferencia de temperaturas entre la superficie del radiador y el ambiente sea mayor de 4° C.
  • En verano, cuando la temperatura del radiador sea mayor de 40ºC, y en invierno, cuando sea mayor de 29ºC

Los repartidores de costes de calefacción se utilizan desde hace más de 80 años fundamentalmente en países europeos.  En Europa aproximadamente 30 millones de viviendas estás dotadas de este tipo de sistema de reparto de costes de calefacción central, lo que supone un total de 150 millones de dispositivos instalados. Estos medidores, que se instalan en cada uno de los radiadores de la vivienda, son:

  • Muy sencillos de instalar, no requieren obras, se instalan sobre el radiador normalmente mediante simples tornillos de sujeción.
  • Son pequeños y estéticamente agradables, sin cables ni elementos que puedan afectar a la decoración de la vivienda.
  • Son baratos. La inversión en repartidores de costes en una vivienda media es hasta cuatro veces más económica que instalar un contador de energía. Además, las principales empresas de servicios ofrecen la instalación y el correspondiente servicio de estos dispositivos sin inversión alguna, por medio e contratos de alquiler.

Medición y reparto de consumos según tipo de instalación

La contabilización individual de los costes de calefacción en instalaciones centralizadas se puede realizar de dos maneras, dependiendo de la forma en que se distribuye la calefacción o ACS dentro del edificio:

Instalación de calefacción central en anillo

Si la disposición de la distribución de la calefacción se realiza en anillo, es decir, existe un único punto de entrada y un único punto de salida para cada vivienda (que además es lo exigido para toda edificación nueva por el RITE – RD 1027/2007) la contabilización se realiza mediante contadores de energía (o calorímetros). Estos contadores constan, básicamente, de tres funciones: miden el caudal de agua en el retorno, miden las temperaturas de entrada y de retorno (el delta de temperaturas), y mediante un cabezal electrónico integra caudal y temperaturas dando como resultado la energía (medida en kWh) consumida por la vivienda en un periodo de tiempo determinado.

 Medición individual repartidores de costes de calefacción

Instalación de calefacción central en columna

En el caso en que la distribución de la calefacción se realice por columnas, la instalación de contadores de energía resultaría poco económica y técnicamente muy ineficiente, puesto que para una correcta medición de los consumos de cada vivienda habría que instalar contadores de energía a la salida de cada radiador.

 Medición individual repartidores de costes de calefacción

Según AERCCA, los problemas típicos de este tipo de distribución se pueden resumir en:
El reparto de calor no es uniforme en todas las viviendas, con importantes desequilibrios térmicos en función de la situación de cada vivienda debido a un mal reparto de caudales. Esto conlleva una falta de confort en muchas viviendas, bien por exceso o por falta de calor.
Válvulas de radiador anticuadas y la mayor parte de ellas sin ninguna capacidad de regulación.
Alto consumo energético.
Ineficaz e injusto sistema de reparto de los costes de calefacción por coeficientes de propiedad. Algunos usuarios deben incluso recurrir a sistemas alternativos para calentar sus viviendas, aunque pagan lo mismo que la vivienda que tiene 26 – 27 ºC.

Si la distribución de la calefacción está dispuesta por columnas, de las que en España existen aproximadamente 1,1 millones de viviendas, el mejor sistema de reparto de los costes de calefacción a cada vivienda es la instalación de repartidores de costes de calefacción en los radiadores.

Ventajas del uso de repartidores de costes para individualizar la calefacción

Repartidores de costes de calefacción

 

Según un estudio recientemente publicado por la Universidad de Dresde (Informe Felsmann), tras analizar en más de 3,3 millones de viviendas los efectos de la medición individual de calefacción en el ahorro energético de las viviendas, desde la introducción en el año 1981 de la obligación de la medición individual de los consumos energéticos en edificios de viviendas, tan sólo en Alemania se han ahorrado 350 millones de toneladas de CO2.

La mayoría de las medidas de eficiencia energética tienen periodos de recuperación de la inversión elevados y costes altos por tonelada de CO2. Sin embargo, la medición individual del consumo de calefacción permite alcanzar ahorros de hasta 200 euros por tonelada de CO2. “Ninguna medida de ahorro de las estudiadas es tan rentable como la medición individual de los consumos de calefacción”, dice Felsmann.

La Directiva de Parlamento Europeo y del Consejo sobre Eficiencia Energética (2012/27/UE), recoge en sus artículos 9 a 11, la obligación de instalar en los edificios de viviendas que no dispongan de ellos, contadores individuales de consumo o repartidores de costes de calefacción antes de 1 de enero de 2017 para medir el consumo de calefacción de cada vivienda.

Fuente: AERCCA

Modificado por última vez enViernes, 14 Octubre 2016 15:56
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes