Repartidores de costes de calefacción ¿Cómo miden el consumo? | Infografía

Composición de los Repartidores de costesLos repartidores de costes de calefacción son dispositivos que miden el consumo individual de cada radiador en comunidades de vecinos con instalaciones de calefacción central en las que la energía se distribuye por verticales (calefacción en columna). Pero… ¿cómo funcionan? ¿cómo miden este consumo? Respondemos a todas tus preguntas sobre los repartidores de costes a través de la siguiente infografía.

Infografía sobre los repartidores de costes de calefacción: Preguntas y respuestas


Infografía patrocinada por:
Remica
www.remica.es

Los repartidores de costes permiten visualizar el valor de consumo de cada radiador. Estos aparatos se utilizan desde hace más de 80 años fundamentalmente en países europeos.  En Europa aproximadamente 30 millones de viviendas están dotadas de este tipo de sistema de reparto de costes de calefacción central, lo que supone un total de 150 millones de dispositivos instalados. 

Están formados por: una carcasa, dos sensores, una fuente de alimentación, una pantalla, los elementos de instalación y un precinto. El sello o precinto tiene la misión de proteger la unidad contra manipulaciones no autorizadas. No se puede ni se debe manipular.

¿Cómo funcionan los repartidores de costes de calefacción?

El funcionamiento de los repartidores de costes de calefacción es el siguiente: Uno de los sensores del aparato mide la temperatura que desprende el radiador sobre el que está instalado. El otro sensor mide la temperatura ambiente de la habitación. El repartidor de costes empieza a medir consumos cuando la diferencia de temperaturas entre la superficie del radiador y el ambiente sea mayor de 4° C (en verano, cuando la temperatura del radiador sea mayor de 40ºC, y en invierno, cuando sea mayor de 29ºC). 

El repartidor calcula la diferencia de temperatura entre la superficie del radiador sobre el que están instalados y la temperatura ambiente de la habitación en la que se encuentra. Cuanto más elevada sea esta diferencia de temperaturas, mayor será el esfuerzo del radiador por dotar a la habitación del confort deseado, y por tanto el consumo será mayor. 

Transmiten la información de la emisión de cada radiador mediante radiofrecuencia de manera mensual o anual (según se desee) a un sistema de recogida de datos que permite a la empresa encargada de gestionar las mediciones de recoger de forma sencilla y rápida los valores de todos los Repartidores. 

Tal y como explican desde AERCCA, Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción, los datos recogidos por el sistema se pueden exportar de manera sencilla a una hoja de cálculo para su posterior incorporación al sistema de facturación.

¿Cómo miden el consumo de calefacción?

El valor de consumo reflejado por el repartidor de costes en su pantalla es un valor adimensional (no son kwh ni ninguna otra unidad física de energía). Lo reflejado en el display del repartidor de costes deberá ser corregido por un coeficiente K.

Cada fabricante de repartidores de costes tiene disponibles una base de datos de radiadores, marcas, fabricantes, características, etc. que son consultados por el profesional para determinar el consumo final de cada radiador.

Los parámetros que recoge el repartidor se emiten y leen vía radio. A éstos parámetros, se le aplican unos factores de tarificación para obtener el consumo real de cada radiador en los términos económicos que se recogen en el recibo. El profesional de la empresa contratada para la medición y reparto de los consumos de calefacción calculará qué precio corresponde a cada vecino según la siguiente fórmula:

Consumo radiador (€) = VC x P

VC – Valor calculado de consumo en cada repartidor

P – Precio de cada unidad consumida de calefacción  

Ahora bien... ¿cómo se obtiene el precio de P?

Lo explicaremos a través del siguiente ejemplo que expone AERCCA en su web:  Una caldera de calefacción central ha tenido los siguientes gastos para la comunidad: 10.800 €

Los gastos fijos (30% ) de la instalación se reparten por coeficiente a cada vecino.

Los gastos variables (70%, es decir 7.560 €) se repartirán en base al consumo real, siendo éste la suma de los consumos medidos los contadores. 

Si por ejemplo, el consumo en calefacción del edificio son 20.000 unidades de calefacción, entonces:

P = 7.560 €/20.000= 0,378 € por unidad de calefacción
 

¿Qué normativa obliga a instalar repartidores de costes de calefacción?

Directiva europea de Eficiencia Energética 2012/27/UE obliga a todos los estados miembros a individualizar sus sistemas de calefacción central bien mediante contadores individuales (en el caso de instalaciones de calefacción central en anillo) o bien mediante repartidores de costes y válvulas termostáticas (en el caso de instalaciones de calefacción central en columna). Actualmente esta normativa está pendiente de su transposición al ordenamiento jurídico español aunque su aprobación es inminente ya que ya está presentado el Proyecto de Real Decreto por el que se regula la contabilización de consumos individuales en instalaciones térmicas centralizadas de edificios

Ventajas del uso de repartidores de costes para individualizar la calefacción

Según un estudio recientemente publicado por la Universidad de Dresde (Informe Felsmann), tras analizar en más de 3,3 millones de viviendas los efectos de la medición individual de calefacción en el ahorro energético de las viviendas, desde la introducción en el año 1981 de la obligación de la medición individual de los consumos energéticos en edificios de viviendas, tan sólo en Alemania se han ahorrado 350 millones de toneladas de CO2.

La mayoría de las medidas de eficiencia energética tienen periodos de recuperación de la inversión elevados y costes altos por tonelada de CO2. Sin embargo, la medición individual del consumo de calefacción permite alcanzar ahorros de hasta 200 euros por tonelada de CO2. “Ninguna medida de ahorro de las estudiadas es tan rentable como la medición individual de los consumos de calefacción”, dice Felsmann.

  • Muy sencillos de instalar, no requieren obras, se instalan sobre el radiador normalmente mediante simples tornillos de sujeción.
  • Son pequeños y estéticamente agradables, sin cables ni elementos que puedan afectar a la decoración de la vivienda.
  • Son cómodos. La principales empresas instaladoras y de servicios ofrecen la instalación y el correspondiente servicio de estos dispositivos sin grandes inversiones, por medio de contratos de alquiler.
  • Mayor flexibilidad. Al medir los consumos de forma individual, el usuario podrá elegir la temperatura que desee en cada momento, mediante el uso de válvulas termostáticas en cada radiador.
  • Mayor concienciación en el uso de la calefacción. Esto se traduce en una reducción del consumo. Al ser conscientes del gasto individual de su vivienda, los usuarios se concienciarán y optimizarán el uso de su sistema de calefacción evitando derroches. 

Engañar a un repartidor de costes de calefacción

¿Se puede engañar a un repartidor de costes de calefacción? La respuesta es no. Los repartidores de costes cuentan con un precinto de seguridad que impide su manipulación y por tanto, la modificación de los datos que recoge. 

Fuente: AERCCA

Ilustraciones en la infografía de: www.vecteezy.com

 

Modificado por última vez enMartes, 02 Octubre 2018 13:03
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes