Logotipo Caloryfrio
Menu
SIBER te ayuda a evitar el Síndrome del Edificio Enfermo

SIBER te ayuda a evitar el Síndrome del Edificio Enfermo

Nos encontramos en una época del año esp...

HAP v6 de Carrier, la actualización del software de diseño de sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado

HAP v6 de Carrier, la actualización del software de diseño d…

Para satisfacer las necesidades de los t...

CEPCO, con motivo de la COP27, publica un documento con las propuestas del sector para conseguir los objetivos de descarbonización 2050

CEPCO, con motivo de la COP27, publica un documento con las …

CEPCO, con motivo de la celebración de l...

Prev Next

¿Qué es una smart city? Hacia el desarrollo de las ciudades inteligentes

smart city - ciudades inteligentesUna ciudad inteligente o smart city es un modelo de ciudad resiliente, basado en la sostenibilidad y la eficiencia energética, que es capaz de responder adecuadamente a las necesidades básicas de empresas y ciudadanía, tanto en el plano económico como en los aspectos operativos, sociales y ambientales. El uso de las TIC para la gestión de las ciudades y poner al ciudadano en el centro son otras de las claves de las ciudades inteligentes, en las que la tecnología juega un papel fundamental.

El Plan Nacional de Ciudades Inteligentes es la apuesta decidida del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital para impulsar la transformación hacia smart cities. Con él se promueve el desarrollo tecnológico y su internacionalización. Además, se crea un Consejo Asesor de Ciudades Inteligentes para coordinar esfuerzos.

 

¿Cómo reconocer una smart city o una gestión inteligente de las ciudades?

El Plan Nacional de Ciudades Inteligentes sigue la definición de ciudad inteligente propuesta por el Grupo Técnico de Normalización 178 de AENOR (AEN/CTN 178/SC2/GT1 N 003):

Ciudad inteligente (Smart City) es la visión holística de una ciudad que aplica las TIC para la mejora de la calidad de vida y la accesibilidad de sus habitantes y asegura un desarrollo sostenible económico, social y ambiental en mejora permanente. Una ciudad inteligente permite a los ciudadanos interactuar con ella de forma multidisciplinar y se adapta en tiempo real a sus necesidades, de forma eficiente en calidad y costes, ofreciendo datos abiertos, soluciones y servicios orientados a los ciudadanos como personas, para resolver los efectos del crecimiento de las ciudades, en ámbitos públicos y privados, a través de la integración innovadora de infraestructuras con sistemas de gestión inteligente.

Pero no hay un solo modelo de smart city. Es más, el concepto varía de unos países a otros. Pero sí hay características comunes. Así, una ciudad inteligente emplea la tecnología y analiza los datos para mejorar el funcionamiento de las infraestructuras y adaptarlo a las necesidades de la población. Otras características que las definen son:

  • Innovación social. La tecnología permite mejorar la accesibilidad de las personas con discapacidad, así como la creación de plataformas abiertas a la participación ciudadana.
  • Gestión eficiente de la energía y reducción de las emisiones de CO2. En las smart cities se promueve el consumo inteligente del agua y demás recursos, así como una gestión óptima de los residuos.
  • Movilidad urbana. La gestión del transporte público y del tráfico se realiza mediante aplicaciones que garantizan la fluidez de la circulación y que ayudan a encontrar aparcamiento.
  • Espacios urbanos amables. Se apuesta por los espacios verdes, necesarios para establecer relaciones sociales, así como para realizar actividades de ocio, deportivas, etc. Además, contribuyen a mejorar la calidad medioambiental y fortalecer el vínculo entre el ciudadano y su entorno.

Características comunes de las ciudades inteligentes

Ya en 2014 con el informe Mapping Smart Cities in the EU se señalaba que una ciudad es inteligente si lleva a cabo al menos una iniciativa relacionada con estos seis campos de acción:

  • Smart environment. Se refiere a la gestión de la energía, del agua, de las redes de saneamiento y de los residuos sólidos urbanos. La importancia de la conservación de los recursos naturales y energéticos, la calidad ambiental, la protección medioambiental o la construcción sostenible son aspectos sobre los que se debe actuar. Del mismo modo, son muy relevantes las medidas de eficiencia energética para reducir el consumo energético, así como la oportunidad que representan las redes inteligentes o smart grids para crear modelos de ciudad que permitan rebajar el gasto energético a nivel individual y global.
  • Smart living. Alude a la conexión del ciudadano con los servicios sociales, administrativos y culturales de la ciudad. Así, las grandes categorías que incluye son la salud, la seguridad ciudadana, la privacidad, el turismo y la cultura y el uso de las tecnologías para favorecer la prestación de servicios públicos.
  • Smart mobility. Son protagonistas los sistemas inteligentes de transporte como los vehículos eléctricos, además de una apuesta por la sostenibilidad, la seguridad y la eficiencia de las infraestructuras y los sistemas de transporte. Los Planes de movilidad urbana se hacen imprescindibles para atajar los problemas derivados del transporte y el tráfico en las ciudades, reducir la emisión de GEI y el consumo de energía. 
  • Smart economy. Contempla la generación de nuevas inversiones, la apertura a mercados exteriores, la innovación empresarial y el comercio inteligente basado en un desarrollo económico sostenible.
  • Smart governance. Se asienta sobre una administración electrónica eficaz, la participación del ciudadano, la transparencia y los trámites online.
  • Smart people. En una ciudad inteligente es clave la formación en las nuevas tecnologías. Así se logra una sociedad integrada, igualitaria y plural, con herramientas como el acceso público a Internet en espacios públicos, el fomento del teletrabajo, el e-learning, etc.
  •  

Se calcula que en 2050 más de dos tercios de la población global se concentrará en las ciudades, con lo que se agravarán los problemas de contaminación, gestión de residuos, consumo energético, etc. que ya padecemos en la actualidad. Por esta razón se hace necesario un cambio de modelo hacia la sostenibilidad y la eficiencia energética. Sin duda, invertir en el desarrollo de ciudades inteligentes es invertir en desarrollo económico y bienestar para los habitantes de las grandes urbes. 

Modificado por última vez enLunes, 03 Octubre 2022 14:56

¿Te ha resultado útil? Compártelo

volver arriba

Solución integral para depuración y regeneración de aguas residuales: TECNOLOGÍA SYSTEM O))

El mercado de la construcción | Situación actual y retos 2023

Impermeabilización de cubiertas: sistemas, materiales y características | PODCAST

Aislamiento para tabiquería interior ONDUTHERM® WALL de Onduline ¡Más eficiente y resistente!

UPONOR Soluciones sostenibles para la edificación

DAIKIN en la vivienda sostenible: Purificación, climatización, ventilación y aerotermia

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes