Cocina de pellets por agua Bella de Palazzetti: calefacción para el hogar y cocción con leña

Cocina de pellets por agua Bella de Palazzetti: calefacción …

Calefacción y cocina tradicional junt...

Nueva caldera biomasa BioClass NG OD de Domusa

Nueva caldera biomasa BioClass NG OD de Domusa

Domusa presentó su nueva ...

Estufa de leña con horno y barbacoa Hebar de Rocal

Estufa de leña con horno y barbacoa Hebar de Rocal

La estufa de leña Hebar de Rocal comb...

Bronpi incorpora la tecnología SIC a sus nuevos modelos de estufas de pellets

Bronpi incorpora la tecnología SIC a sus nuevos modelos de e…

Bronpi presenta un nuevo sistema de c...

Prev Next

Cómo la energía eólica puede hacernos ahorrar en nuestro recibo de la luz

Molinos viento para energía eólica

La Asociación Empresarial Eólica (AEE) ha publicado recientemente un interesante y divulgativo artículo en el que se explica de forma clara y concisa cómo la generación eléctrica mediante energía eólica puede influir en nuestro recibo de la luz.
La energía eólica fue la tecnología que más electricidad aportó a España en 2013 por primera vez en la historia, contemplado un año completo. Y España fue el primer país del mundo en que se dio esta circunstancia. La energía producida por el viento en ese año, fue suficiente para abastecer a 15,5 millones de hogares medios españoles. En 2014, un año de menos viento, la eólica fue la segunda tecnología del sistema, detrás de la nuclear.
 

Coste de la energía 

 
El coste final de la factura doméstica de la luz depende de tres grandes componentes: los costes regulados (que en 2014 supusieron alrededor del 54%), el coste de la generación eléctrica (25%) y los impuestos (21%). 
 
Los costes regulados del sistema son: el transporte, la distribución, el pago de los intereses del déficit de tarifa, el incentivo que se paga a las grandes industrias por reducir su consumo eléctrico en caso de que fuese necesario (interrumpibilidad), los pagos por capacidad a tecnologías convencionales (incluidos los apoyos al carbón nacional), los incentivos a las renovables y la cogeneración, y los sobrecostes por la generación eléctrica en las islas, donde producir electricidad resulta más caro que en la Península.
 
El coste de la energía se fija en un mercado competitivo (pool) donde las diferentes fuentes de energía ofertan la electricidad para satisfacer la demanda prevista con un día de antelación
Como el coste del viento es cero, los productores de energía eólica pueden ofertar la electricidad a un precio más bajo que otros. Por eso, el precio del mercado eléctrico baja los días de más viento, desplazando las tecnologías con combustibles más caros. Al final de mes, se hace una media con los precios de todos los días. Cuanto mayor es la proporción de energía eólica consumida, menos pagan los españoles en su recibo de la luz. Y viceversa.
 

"El precio medio del mercado diario de electricidad en 2014 fue de 42,13 euros/MWh. Sin eólica, hubiese sido 18,96 euros más alto (un 31%) , de 61,09 euros." 

 
El efecto reductor de la eólica en los precios se apreció de forma muy clara en el año 2014, en el que hubo una diferencia muy clara entre el primer y el segundo semestre. Los primeros seis meses del año sopló más el viento y la energía eólica fue la primera tecnología del sistema (según datos de Red Eléctrica Española) por lo que el precio medio del mercado eléctrico diario se situó en 33,06 euros/MWh (OMIE), un 11,3% por debajo del mismo periodo del año anterior.
 
Por el contrario, en el segundo semestre la generación eólica descendió y el carbón fue la primera tecnología del sistema. Este hecho provocó que, a pesar de la caída de los precios de los combustibles fósiles, el precio medio del mercado diario subiese a 51,02 euros/MWh, un nivel muy similar al del año anterior, de 51,12 euros/MWh.
 
El precio medio del mercado diario de electricidad en 2014 fue de 42,13 euros/MWh. Sin eólica, hubiese sido 18,96 euros más alto (un 31%) , de 61,09 euros. 
 
 
Gráfico influencia energía eólica en precio de la luz
 
De nuevo, en los primeros quince días de 2015, este efecto reductor de la eólica se ve aún más claro: el precio medio del mercado diario se ha situado en 55,66 euros/MWh, lo que supone una subida de más del 67% respecto al mismo periodo del año anterior. ¿El motivo? Que la producción eólica, según datos provisionales de Red Eléctrica Española a 15 de enero, ha sido de 1.494 GWh, un 50% inferior a la de los primeros días de 2014.
 
Se da la circunstancia de que durante los meses de más viento (que coinciden con la temporada de invierno y el principio de la primavera) el precio del mercado es más bajo que en los meses de verano-otoño, cuando sopla menos el viento.
 
 

Aprovechamiento de la energía eólica en España

 
Los últimos datos publicados por la Asociación Empresarial Eólica confirman que las empresas que gestionan los parques eólicos españoles, consiguen un mayor rendimiento que sus competidoras europeas. Por cada megavatio eólico instalado, en España se obtiene un 21,3% más de energía eléctrica que la media europea. Según datos de la Red Europea de Gestores de Redes de Transporte de Electricidad (ENTSO-E) y de la Asociación Empresarial Eólica (AEE), el ratio de aprovechamiento del recurso eólico es de 2.219 MWh por megavatio instalado en España, frente a una media de 1.743 de la UE 27 sin España y 1.828 si se incluye nuestro país.
 
Y a pesar de los datos anteriormente expuestos, España continúa perdiendo puestos en el ranking de países con atractivo inversor para las energías renovables
 

"aunque España representa el 18% de la potencia eólica instalada en Europa, las instalaciones españolas producen el 22% de toda la electricidad de la UE generada gracias al viento, según datos de ENTSO-E, que es el organismo que agrupa a los operadores del sistema europeos."

 
Los seis países europeos que superan el ratio de aprovechamiento de España, Dinamarca, Portugal, Lituania, Bélgica, Bulgaria y Eslovaquia, suman un total de 12.753 MW instalados (un 15% de ellos en el Mar del Norte, donde el viento es más abundante que en tierra), frente a los 22.986 MW eólicos que España tiene instalados en tierra. En muchos casos son países en los que la instalación eólica es incipiente, por lo que los parques se sitúan en los mejores emplazamientos, con tecnología más moderna y eficiente y, por lo tanto, su ratio de aprovechamiento del recurso es alto. 
 
Otro ejemplo de la elevada eficiencia de los parques españoles es que, aunque España representa el 18% de la potencia eólica instalada en Europa, las instalaciones españolas producen el 22% de toda la electricidad de la UE generada gracias al viento, según datos de ENTSO-E, que es el organismo que agrupa a los operadores del sistema europeos.
 
Y a pesar de estos datos, el objetivo europeo de que el 20% del consumo energético proceda de fuentes renovables no está asegurado. Según el informe de seguimiento que la Comisión Europea publicó el pasado mes de julio, hay nueve estados, incluida España, que tendrán dificultades para lograrlo. En su borrador de Planificación Energética, el Gobierno español indica que son necesarios unos 5.000 MW eólicos para cumplir estos objetivos, que son vinculantes.
 
Sin embargo, a juicio de la Asociación Empresarial Eólica, las inversiones necesarias no podrán acometerse si no se recupera la confianza de los inversores lo que supondría corregir determinados aspectos de la Reforma Energética  como la posibilidad de modificar cada seis años las condiciones económicas y, con ellas, la rentabilidad razonable, o la imposibilidad de que los parques eólicos recuperen parte de los desvíos entre el precio de mercado real y el que prevé el Gobierno. 
 
En 2014, la eólica cubrió un 8,1% de la demanda en los 27 países de la UE. En 2007, este porcentaje era sólo del 3,1% y en 2002, del 1%. La apuesta europea por la eólica se refleja en que todos los países europeos con la excepción de Malta tienen instalaciones eólicas. Seis cubren más del 10% de su demanda eléctrica con eólica. A la cabeza se sitúa Dinamarca, con un 39%. España es el tercero, con casi un 20%.
 
Gráfico sobre la demanda de energía eólica
 
La potencia eólica en la Unión Europea aumentó en 11.791 MW –un 5,3%– en 2014, alcanzando una capacidad total acumulada de 128.800 MW (120.600 MW en tierra y algo más de 8.000 MW de eólica marina).  Alemania fue el país que más instaló, al añadir 5.279 MW. Reino Unido fue el segundo país en nuevas instalaciones, con 1.736 MW. Suecia sumó 1.000 MW. 
 
Por el contrario, países como Dinamarca, España e Italia redujeron el ritmo de instalación frente a 2013 en un 90,4%, 84,3% y 75,4%, respectivamente. En el caso español, este fuerte retroceso fue consecuencia de la Reforma Energética.
 
Las energías renovables generaron en 2014 el 28,7% de la electricidad total de la UE, cuando en 2007 sólo representaban el 15,7%. Según la Red Europea de Gestores de Redes de Transporte de Electricidad (ENTSO-E), el pasado año un 57% de la generación eléctrica de la zona estaba libre de emisiones de CO2, y las renovables generaron más electricidad que la nuclear por primera vez en la historia.
 

Objetivos europeos 2020

 
En la actualidad, las inversiones en nueva potencia eólica se alejan de España. En los primeros cuatro meses del año, España ha sido el país de la OCDE que más ha incrementado su generación con combustibles fósiles, según datos de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). El Gobierno ha anunciado que después del verano hará públicas las condiciones de la subasta de 500 MW eólicos con la que quiere reactivar las inversiones en el sector y retomar la senda de cumplimiento de los objetivos europeos. 
 
Además, la actividad exportadora continúa al alza (el sector eólico español exportó por valor de 418 millones de euros en el primer trimestre, lo que supone un aumento del 15,7% respecto al mismo periodo del año anterior, según datos del Ministerio de Economía), pero son necesarias medidas para dinamizar el mercado interno y aumentar la capacidad exportadora y la presencia internacional de las empresas, así como instrumentos que favorezcan la I+D y que propicien el desarrollo industrial.
 
Si no se toman medidas para incentivar la renovación de los 20.266 aerogeneradores instalados en España, en 2020 el 50% tendrá más de quince años de vida y el 20%, más de veinte años, lo que supondrá que se irá reduciendo el número de megavatios generados, y el país se alejará aún más de los objetivos europeos.
 
Fuentes: Asociación Empresarial Eólica, Eurostat
Modificado por última vez enViernes, 18 Septiembre 2015 13:18
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes