Logotipo Caloryfrio
Menu
Econward, un puente real entre la gestión de residuos y la producción de renovables

Econward, un puente real entre la gestión de residuos y la p…

La empresa española Econward dispone de ...

Conoce las nuevas funcionalidades de la web de BAXI para facilitar la búsqueda de un equipo de aerotermia

Conoce las nuevas funcionalidades de la web de BAXI para fac…

BAXI ha incorporado en su web nuevas fun...

El mercado de los gases renovables: presente y futuro del biogás y el hidrógeno [VÍDEO]

El mercado de los gases renovables: presente y futuro del bi…

Caloryfrio.com asiste al II Salón del Ga...

Cálculo de bomba de calor con placas solares fotovoltaicas ¿se amortiza la inversión?

Cálculo de bomba de calor con placas solares fotovoltaicas ¿…

¿Va a ser mi sistema solar fotovoltaico ...

Prev Next

El mercado de los gases renovables: presente y futuro del biogás y el hidrógeno [VÍDEO]

reportaje gases renovablesCaloryfrio.com asiste al II Salón del Gas Renovable celebrado en Valladolid, una cita ineludible para los profesionales relacionados con la producción de Biogás, Biometano y otros gases renovables. En esta celebración del II Salón del Gas Renovable también tiene lugar el 15º Congreso Internacional de Bioenergía, organizado por AVEBIOM junto a su partner tecnológico AEBIG.

En este reportaje en vídeo os acercamos las claves de los temas más importantes del evento, para entender el presente y el futuro que afronta el sector de los gases renovables y el importante papel que va a desempeñar esta energía.

 

Agradecemos su participación en este reportaje a: 

  • Bernat Chuliá Peris - Director de Estudios y Análisis en Genia Bioenergy
  • Naiara Ortiz de Mendíbil Romo - Secretaria General de Sedigas
  • Francisco Torres - Desarrollo Nuevos Negocios en NEDGIA, Grupo Naturgy
  • Alberto Tuñón - Director Comercial de Econward

El potencial del biogás en España

Existen una serie de factores en la actualidad que están generando un entorno idóneo para el desarrollo y la implantación de las tecnologías relacionadas con los gases renovables. La situación actual del mercado del gas fósil, la incertidumbre respecto a su suministro estable, los altos precios o los derechos de emisión disparados al alza son factores que están acelerando la transición energética en Europa. Una transición que va a requerir de alternativas y soluciones.

Para ponernos en contexto, la Unión Europea cuenta con 18.200 plantas de biogás, con una potencia instalada de 11 GWe capaces de generar 63 TWeh anuales de biogás, y 750 plantas de biometano que producen 23 TWh, con una proyección de llegar a 370 TWh en 2030 y a 1.170 TWh en 2050.

Si bien en Europa esta tecnología ya está consolidada, en países como Alemania o Francia, en España aún está por desarrollar todo su potencial. España tiene un potencial grande para el desarrollo del biogás o el biometano, porque el país cuenta con industria agroalimentaria y un sector primario, ganadería y agricultura, con una muy alta producción. Esto quiere decir que existe una cantidad elevada de residuos y subproductos que pueden ser valorizados y convertidos en gas renovable para su consumo.

Con un apoyo adecuado de las instituciones, el desarrollo de esta tecnología en España podría alcanzar una potencia de entre 122 y 140 TW. Teniendo en cuenta que el consumo de gas natural en el país es de 350 TW, esto quiere decir que se podría sustituir hasta un 40% del gas que se utiliza actualmente en España y convertirse en el tercer país europeo en generación de gases renovables.

Hoja de ruta del biogás ¿Qué está frenando el desarrollo en la tecnología del Biogás y Biometano?

Este año 2022 el Consejo de Ministros aprobó por fin la Hoja de Ruta del Biogás. Este plan se centra en los retos y oportunidades para el desarrollo progresivo del biogás en España, con un paquete de medidas para su impulso y promoción.

Pero las 45 medidas de la Hoja de Ruta del Biogás son recibidas por el sector con cierto recelo. Porque sí, existe unanimidad con respecto a que esta Hoja de Ruta y el apoyo institucional eran muy necesarios para el desarrollo de la tecnología. Pero también parece unánime, y así se ha hecho sentir en el II Salón del Gas Renovable, la sensación de que son una serie de medidas insuficientes y que no terminan de cubrir las necesidades reales del sector.

Trasladando esto a números, vemos que la Hoja de Ruta establece un objetivo de que el Gas Renovable se convierta en el 1% del gas existente en las redes, mientras que el sector pedía algo cercano al 10%. Por lo tanto, esa diferencia en los objetivos el sector la considera poco ambiciosa.

Por otro lado, un punto positivo de la Hoja de Ruta es la definición de la denominación de origen del gas. Es decir, la facilidad para asegurar que el biogás y biometano que se inyecte a la red proviene de un origen que lo acredite como gas renovable. Esto aumenta claramente la confianza en la energía y contribuye a mejorar las inversiones y su presencia en el mercado.

Pero otro inconveniente es la lentitud y falta de agilidad burocrática en el desarrollo de proyectos. De hecho, la Hoja de Ruta dice que para recibir las ayudas económicas los proyectos deben estar terminados para finales de 2023, y las empresas argumentan que están teniendo problemas para conseguir las autorizaciones para dichos proyectos, de forma que se dificulta el cumplimiento de plazos.

Por lo tanto, algunas de las soluciones que proponen distintos actores del sector son las siguientes:

  • Mayor agilidad en los procesos burocráticos.
  • Mayor inversión y confianza por parte de las empresas privadas en una tecnología ya madura.
  • Actualizar el PNIEC y con él también los objetivos sobre el biogás.

Retos tecnológicos del biogás

El biometano tiene su tecnología muy definida y ya es totalmente funcional. En España únicamente existen 5 plantas de biometano en el año 2022, mientras que Francia o Alemania tienen más de 400. Con lo cual mucha parte del trabajo está ya hecho y se necesita apostar por la tecnología, tal y como se ha comentado anteriormente.

Aun así, existen aspectos que pueden optimizar esta tecnología y convertir el proceso en aún mejor y más beneficioso.

Uno de los principales retos de la tecnología está en la diversidad de las materias primas de entrada. Hasta ahora los proyectos de biogás y biometano se centraban mucho en los residuos ganaderos, agroindustriales y agrícolas, pero los objetivos de la Unión Europea amplían el abanico de residuos que pueden revalorizarse mediante la digestión.

Por lo tanto, es necesario un desarrollo tecnológico que permita incorporar nuevos procesos para poder tratar la fracción orgánica de recogida selectiva o residuos orgánicos como paja de arroz o alperujos, además de residuos de vertederos y estaciones EDAR. A la larga también podrían incluirse residuos de los cultivos intermedios, es decir, aquellos cultivos que no compiten con la alimentación humana ni animal. Estos cultivos también tienen un potencial energético importante de cara al futuro.

Otro de los retos está a la salida del proceso: qué hacer con los digestatos o residuos orgánicos que quedan tras el proceso de digestión. En estos procesos, entre un 70% y un 80% de la materia orgánica se convierte en biogás, pero queda un remanente, una mezcla de agua con la materia orgánica que no se ha degradado. Este digestato tiene un interesante valor agronómico por el aporte de nutrientes y microbiota que mejoran las condiciones del suelo.

Para la valorización de este residuo queda mucho por desarrollar a nivel normativo y técnico, porque en Europa la agricultura extensiva está a pie de planta, pero en España existen cultivos de muchos tipos para los que podría ser útil. Podemos encontrar minifundismo de cítricos en Valencia, zonas de grandes extensiones en Castilla la Mancha, parcelas más pequeñas en el norte… Hace falta una solución industrial que permita aprovechar el valor de los digestatos para la agricultura y las nuevas vías de negocio que podría abrir.

Biometano e Hidrógeno

A diferencia del biometano, el hidrógeno tiene una hoja de ruta más ambiciosa con respecto a los objetivos a conseguir. ¿Esto por qué ocurre? Porque a pesar de que las dos tecnologías tienen como objetivo generar gases de origen renovable, los proyectos y la forma de ejecutarlo son muy diferentes.

El hidrógeno tiene un esquema muy similar a la energía fotovoltaica, donde una vez superados los riesgos tecnológicos, los riesgos que existen son solo financieros. En cambio, los proyectos de biometano tienen un componente más industrial y complejo. Es decir, conlleva factores como la gestión de los residuos, optimización tecnológica o búsqueda de la eficiencia energética. Por lo que la forma de abordar el proyecto conlleva algo más de complejidad, lo cual se subsana fácilmente con un partner tecnológico.

Quizá también la sensación de llegar tarde con el biometano, ya que Europa se adelantó a España, generó la necesidad de desmarcarse y apostar por otra tecnología. Pero ahora es el momento de actualizarse y ponerse a la altura de otros países que también han tenido desarrollos muy rápidos de esta tecnología.

Modificado por última vez enLunes, 31 Octubre 2022 10:10

¿Te ha resultado útil? Compártelo

volver arriba

I CONGRESO BIORREFINO

Bomba de calor todo en uno Multi + de Daikin

El mercado de los gases renovables en España | II Salón del Gas Renovable

El hidrógeno verde como vector energético | PODCAST

Aerotermia Ecodan, el sistema más eficiente de Mistubishi Electric

El mercado del autoconsumo solar en 2022

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes