Logotipo Caloryfrio
Menu
GENERA 2023, marco para perspectivas positivas en eficiencia energética

GENERA 2023, marco para perspectivas positivas en eficiencia…

La 26ª edición de la Feria Internacional...

Expobiomasa: Doble premio AVEBIOM a la innovación en biomasa 2023

Expobiomasa: Doble premio AVEBIOM a la innovación en biomasa…

La Asociación Española de la Biomasa, AV...

Más de 500 marcas y 400 expositores estarán en Cevisama 2023

Más de 500 marcas y 400 expositores estarán en Cevisama 2023

Más de 500 marcas estarán mostrando sus ...

REBUILD 2023: El Congreso convoca a expertos que impulsan la transformación en la edificación

REBUILD 2023: El Congreso convoca a expertos que impulsan la…

El sector de la edificación tiene una ci...

Prev Next

III Congreso Internacional de CAI: Conoce sus principales conclusiones

congreso cai 2023 conclusionesLa Escuela de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid ha acogido el III Congreso Internacional de Calidad de Aire Interior, al que asistieron 158 congresistas. ATECYR, uno de los organizadores del evento junto con AFEC y FEDECAI, nos ofrece las prinicipales conclusiones del mismo. 

Principales temáticas

  • Las personas inhalamos a lo largo el día 8.000 litros de aire, comemos 1 kg de comida y bebemos 2 litros de agua. Necesitamos respirar constantemente, así que la calidad del aire que respiramos tiene un gran impacto sobre nuestra salud. Por otra parte, especialmente en los entornos urbanos, pasamos la mayor parte del día en espacios cerrados. Es decir, mayoritariamente, el aire que respiramos es aire interior.
  • Hasta la llegada de la pandemia, la calidad del aire interior era una disciplina minoritaria desconocida por el público en general. Actualmente, sin embargo, la mayoría de las personas son conscientes de la transmisión de enfermedades infecciosas en los espacios mal ventilados, o de los posibles problemas de salud que puede conllevar la acumulación de contaminantes en los espacios en los que vivimos.
  • Conscientes de ello, todos los gobiernos tienen en sus reglamentaciones requerimientos mínimos para garantizar una mínima calidad del ambiente interior y así poder prevenir, y si no reducir, los posibles efectos adversos que los contaminantes interiores puedan tener sobre la salud humana.

En este Congreso se analizaron los cambios que se debieran realizar en nuestro ordenamiento jurídico en función de las exigencias que la Unión Europea está proponiendo a través de la publicación de la norma EN 16798 sobre ventilación en edificios y eficiencia energética.

Dado el alcance de la norma, también se debatió sobre las implicaciones energéticas que una mayor calidad de aire interior pueden conllevar a los usuarios de los edificios y cómo poder reducirlas.

La importancia sanitaria de la climatización en los hospitales ha provocado que se desarrollen un gran número de estándares y normativas tanto a nivel europeo como internacional, pero en cambio no existe una norma ISO que sirva como base a todas ellas. Se debatió sobre las principales normas existentes a nivel mundial y su comparativa con la legislación aplicable en nuestro país, en aspectos tan vitales como niveles de ventilación exigidos, requisitos de filtración, purificación y control de presión diferencial en las zonas.

Así mismo, se expusieron una serie de condicionantes que obligan a poner en práctica una serie de técnicas especiales de climatización en los diversos tipos de entornos hospitalarios y que se manifestarán en el desarrollo de algunas de las mejores técnicas disponibles que están actualmente siendo utilizadas.

Los nuevos compromisos de reducción de gases de efecto invernadero adoptados por la Unión Europea (una reducción del 55 % en el año 2030 y su posible aumento al 57 % según escuchamos en la COP 27), tendrán como consecuencia unas mayores exigencias de eficiencia energética y la incorporación de energía renovables en los edificios. En este sentido, el Parlamento Europeo está discutiendo actualmente un borrador sobre la modificación de la Directiva de Eficiencia Energética de Edificios (Directiva 2010/31/UE), que da un protagonismo sin precedentes a la rehabilitación energética de los edificios.

En este borrador se plantea que, cuando se intervenga un edificio para su rehabilitación energética, se garantice que en su interior se alcanzarán unos niveles mínimos de calidad de aire sin comprometer el consumo energético.

Durante los dos días que duró el evento, se expusieron estas nuevas exigencias, la forma de evaluarlas y los indicadores que deberían utilizarse, tanto para su determinación como para la información a los usuarios. Así mismo, se debatieron los inconvenientes que pueden existir a la hora de incorporar nuevos sistemas en edificios existentes para mejorar su CAI.

Conclusiones destacadas del III Congreso CAI

  • En cuanto a salud y calidad de aire en interiores, se comentaron algunos aspectos muy novedosos acerca del peligro que suponen las nano-partículas, sobre la temática de los campos electromagnéticos en el que queda mucho por avanzar, que el 50% de las enfermedades tienen una procedencia medioambiental y de la multidisciplinariedad de los asuntos tratados: químicos, biólogos, microbiólogos, físicos, fabricantes, instaladores, ingenieros, operadores, propiedad, etc.; todos tenemos muchísimo que aportar, incluso psicólogos, ya que unas condiciones ambientales adversas producen el estrés suficiente como para debilitar el sistema inmunitario.
  • El CO2 es un indicador de la ventilación. Cuando se ventila correctamente, todos los contaminantes se diluyen igual que el CO2. No obstante hay que medir todos los demás para tener una foto completa de la situación.
  • El ahorro energético no tiene por qué ser incompatible con la buena calidad de aire interior, siempre que se utilicen las técnicas adecuadas en dimensionamiento, mantenimiento y operación de las instalaciones de climatización.

La estrella en este aspecto es, por ahora, la ventilación con recuperación, aunque tenga sus pequeñas limitaciones en función de los climas. No existen las soluciones únicas y milagrosas. Hay que hacer coherente todo el diseño y la ventilación para que la calidad de aire sea la óptima.

Es fundamental que las instalaciones no sobreventilen los edificios, y por eso, es necesario un buen diseño. Para ello, hay que tener en cuenta tanto a las personas como la superficie del edificio y la naturaleza de los contaminantes. El CO2 sirve adecuadamente como indicador siempre que las personas seamos las que contaminemos, mas no conviene olvidar otras fuentes de contaminación específica en situaciones concretas.

Y sobre todo hay que medir y que el usuario sea consciente de sus circunstancias en cuanto a calidad de aire interior. Queda un trabajo enorme por hacer en rehabilitación, y la base para conseguirlo reside en la legislación.

Sobre las nuevas tecnologías, ya están aquí y han venido para quedarse. Todo tiene sus pros y sus contras, por lo que hay que analizar muy bien cada caso para encontrar la solución más adecuada. La normalización y la armonización de indicadores va jugar un papel protagonista en el corto plazo, puesto que es el único arma que nos puede proteger de la desconfianza que puede surgir ante la disparidad de opiniones y recetas para conseguir una buena CAI. Se han visto una gran cantidad de técnicas y tecnologías disponibles que aportan soluciones adecuadas y que van por delante de la reglamentación.

Las evidencias, tanto a favor como en contra, son el punto de partida, junto con la prudencia, hasta que no se recoja en la reglamentación las novedades tecnológicas ante la ausencia de información sobre el verdadero impacto de las soluciones propuestas en la salud.

Los centros sanitarios son tan especiales en su reglamentación, al menos en las zonas críticas, que debieran regirse por su propia reglamentación particular. La administración tiene que hacer mucho al respecto, pero también hay que ser consciente de lo que los distintos agentes del sector podemos hacer, asumiendo nuestra responsabilidad y dando lo máximo de cada uno.

Se echa en falta la respuesta de la administración pública en temas CAI, con respecto a la concienciación, legislación y otras acciones necesarias para el sector.

Por último, y no menos importante, es necesario reforzar las labores de difusión y divulgación de temas CAI por parte de todo el sector a la sociedad en general. Se debe concienciar a las personas de la importancia de la calidad del aire interior, y no dejar que sea una pandemia la que le dé la visibilidad necesaria para que sea tenida en cuenta. Se hace cada vez más necesario un fuerte compromiso a la hora de divulgar, formar e informar, colaborar con los medios de comunicación, con los centros de ensayo y formación y con los técnicos de las instalaciones térmicas de los edificios. En la actualidad existe el potencial tecnológico adecuado para resolver problemas de CAI y técnicos altamente cualificados, y resulta necesario seguir colaborando entre los agentes implicados para desarrollar nuevos proyectos y tecnologías CAI.

El congreso CAI, organizado por ATECYR, AFEC y FEDECAI, coincide con la celebración, el 27 de noviembre, del Día Mundial de la CAI, y cada año se conmemora para no olvidar que la salud es responsabilidad de todos los agentes del sector de la climatización. 

¿Quieres más información sobre el III Congreso CAI? Haz clic en:
CONGRESO CAI logo
https://congresocai.es/

Modificado por última vez enMiércoles, 07 Diciembre 2022 09:33

¿Te ha resultado útil? Compártelo

volver arriba

SIBER en Rebuild 2022 ➡️ Ventilación Mecánica Eficiente con EVO

BAXI en Rebuild 2022 ➡️ Pionera caldera 100% hidrógeno | Soluciones integrales con Hitecsa

Sistemas constructivos y estructuras Falper & Fibroplac ➡️ Rebuild 2022

KÖMMERLING en Rebuild 2022 ➡️ Ventanas de PVC sostenibles

Caloryfrio.com Divulgador Digital Estratégico de REBUILD 2022

 

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes