El proyecto “Tu Hogar lo Vale” revela el desconocimiento de los ciudadanos sobre la eficiencia energética, la rehabilitación, las energías renovables o el autoconsumo

cni-encuesta-eficiencia-energética

La Confederación Nacional de Instaladores y Mantenedores (CNI) ha realizado recientemente un proyecto para hacer llegar al ciudadano una serie de una serie de preguntas sobre términos como eficiencia energética, rehabilitación, energías renovables o autoconsumo energético.
Este proyecto se enmarca en la actividad del grupo de trabajo internacional de “Revitalización de Edificios” al que pertenece C N I, donde con este fin se intercambian ideas para ayudar a la revitalización de edificios antiguos o en mal estado. C N I ha llevado a cabo esta encuesta gracias a la colaboración de profesionales instaladores en toda España, realizando una encuesta de veinte preguntas a 2.400 propietarios o usuarios de inmuebles de toda España. El resultado revela una situación realmente preocupante.

Conocimiento sobre Eficiencia Energética

 

La encuesta revela que el 70% de los encuestados desconoce o confunde, el significado del término “eficiencia energética”. De este porcentaje, llama la atención que un 30% asocia erróneamente este concepto al precio de la energía y un 60% da como primera respuesta a la pregunta de si “conoce medidas para mejorar la eficiencia energética de sus hogares”, un contundente NO SÉ. Algunas de las respuestas en este ranking, son del tipo “apagar las luces” o cerrar los grifos”.

La encuesta también revela que el 98% estaría dispuesto a realizar reformas si tuviera  garantías del ahorro de energía, pero un 82% de ellos necesitaría  financiación

 
Apenas un 2% de los encuestados mencionó medidas estructurales y de mayor envergadura como mejoras en el aislamiento o renovación de equipos de climatización. Esta introducción revela el gran desconocimiento que existe entre la población sobre la eficiencia energética en los inmuebles. 
 
La encuesta también revela que el 98% estaría dispuesto a realizar reformas si tuviera  garantías del ahorro de energía, pero un 82% de ellos necesitaría  financiación. La respuesta a la pregunta de si tendría interés en conocer más a fondo de qué se trata la eficiencia energética, recibió un 40% de respuestas negativas. Cuando se completa esta pregunta con la frase “¿y si supiera que podría ahorrar hasta un 30% de su factura de luz o gas, tendría interés en conocer más?, la respuesta es apabullante con un 98% de SÍ. 
 
“¿Y a qué esperamos para explicar a todos los ciudadanos esto?”, se pregunta Javier Cueto, Presidente de C N I.
 
Un 96% de los encuestados, manifiesta que estaría dispuesto a realizar obras de mejora o rehabilitación en su inmueble si ello representara mayor confort, ahorro y revalorización. Si profundizamos más, en este porcentaje, sólo un 18% podría realizar estas obras sin financiación externa, necesitando el 82% restante ayudas financieras del tipo préstamos a bajo interés o subvenciones.
 

Cómo se informan los ciudadanos 

 
En relación a la cuestión acerca de quién preferiría que le informara sobre los conceptos objeto de la encuesta, el  68% señaló a la Administración y preferentemente por televisión, seguido de cualquier asociación nacional imparcial sin fines lucrativos con un 23%, a continuación la elección fue la de  un profesional de su elección con el 8% y en último lugar la experiencia de amigos o conocidos con un 1%. 
 
Es decir, que antes de confiar en una empresa de ingeniería, arquitectura, profesionales de cualquier índole o empresa constructora, el ciudadano se fía mayoritariamente de la Administración a la hora de recibir información. 
 
Se produce así una situación paradójica; mientras que el ciudadano desconfía de los políticos y la política en general, por otra parte considera que es la Administración la que va a informarle con mayor precisión y claridad sobre le eficiencia energética.
 

La televisión resulta el canal preferente, anuncios, documentales y otro tipo de programas divulgativos con un 48%. seguido de  internet (videos en youtube, redes sociales, etc.) con un 17%

En relación a lo anterior y con respecto a la pregunta de si considera prioritario que la Administración invierta fondos en un Plan de información al ciudadano, un aplastante 90% contestó que sí, un 8% dijo que no y a un 2% le resulta indiferente. 

Al 90% que afirmaron que se trata de un tema prioritario, se les dio la opción de marcar por preferencia los canales mediante los cuales prefiere ser informado. La televisión resulta el canal preferente, anuncios, documentales y otro tipo de programas divulgativos con un 48%. seguido de  internet (videos en youtube, redes sociales, etc.) con un 17%. A continuación la publicidad estática en vallas publicitarias, correo oficial, paneles informativos etc. con un 15%, y finalmente la radio, que se iguala con los periódicos y revistas con un 10% cada uno.
 

Inspecciones y trabajos de mantenimiento de los inmuebles

 
Un 90% de los encuestados manifiesta que cumple la normativa exigida para su vivienda, si bien preguntado a continuación de obligaciones concretas como revisiones periódicas en sus instalaciones o trabajos de mantenimiento periódico contestan casi en la misma proporción con un 78% que NO han realizado las revisiones, inspecciones o trabajos de mantenimiento o no recuerda.
 
Un 96% ha tenido alguna vez una mala experiencia en trabajos en su casa y un 70% creen que la causa es la falta de profesionalidad Un 99% de los ciudadanos propietarios o usuarios de inmuebles, consideran que están mal o nada informados sobre los materiales, equipos, mantenimiento y consumo energético de su vivienda, mientras que esos mismos ciudadanos manifiestan conocer el gasto medio de su vehículo en combustible.
 

Estas alarmantes cifras, no hacen más que mostrar la realidad eterna del intrusismo que se halla ampliamente extendido, así como el nivel tan bajo de exigencia por parte de los propietarios que prefieren un trabajo más económico a un trabajo bien hecho

 
El 96% de los encuestados ha tenido en algún momento una mala experiencia al contratar algún trabajo en su inmueble y la mayoría con el 70% responsabiliza de esa situación a la falta de profesionalidad de los proveedores de los servicios contratados. Por detrás con un 17% se sitúa la falta de control por parte de la Administración y tan sólo un 10% reconoce que esa mala experiencia pudo deberse a un precio demasiado bajo y un 3% lo atribuye a otras circunstancias.
 
Sobre si esas malas experiencias se acabaron resolviendo positivamente, un 80% contesta NO. Estas alarmantes cifras, no hacen más que mostrar la realidad eterna del intrusismo que se halla ampliamente extendido, así como el nivel tan bajo de exigencia por parte de los propietarios que prefieren un trabajo más económico a un trabajo bien hecho, no valorando a más largo plazo los inconvenientes del bajo precio, como falta de garantía, ausencia de responsabilidad civil, averías y baja calidad en la ejecución, y un largo etc. Estos resultados constatan el hecho de que se ha afincado la sensación de que “cuánto más barato mejor”.
 

La energía solar, la energía renovable más popular

 
Con respecto a las energías renovables, un 82% no sabe lo que es la geotermia aplicada a la edificación y un 70% no sabe lo que es la biomasa. Preguntados acerca del autoconsumo energético, un 73% afirma desconocer el significado del término, y en cuanto al concepto de  cogeneración, el porcentaje sube a un 86%. 
 
Lamentablemente un 93% no conocen ninguna experiencia entre sus círculos de familiares y amigos sobre el uso de energías renovables con ahorros y buenos resultados. En cambio un 36% sí conocen malas experiencias de personas que utilizan energías renovables con malos resultados. Por desgracia, estos casos son en su mayoría de Comunidades de Propietarios, por lo que la mala experiencia se multiplica.
 
La conclusión de todo ello es muy clara, “el ciudadano carece de los conocimientos técnicos mínimos sobre su vivienda y por tanto no la cuida adecuadamente. Además, ha tenido malas experiencias con trabajos realizados en ella, lo que le hace desconfiar de los profesionales que considera sólo quieren hacer negocio, por lo que busca en general el precio más económico sin valorar otras características. Prefiere fiarse de la Administración, a la que luego a su vez intentará engañar no cumpliendo la normativa de su vivienda que le exige realizar un desembolso económico en revisiones y adecuado mantenimiento, pues desconoce los fundamentos, ventajas y beneficios de esas obligaciones”.
 

Acerca de CNI

 
CNI, Confederación Nacional de Instaladores, se creó en el año 1973 y representa a más de 10.000 empresas instaladoras en toda España que dan trabajo a 60.000 personas. Su trabajo abarca todo tipo de instalaciones de un edificio, climatización, frío industrial, fontanería, electricidad, protección contra incendios, etc. CNI participa en numerosos grupos de trabajo y proyectos tanto en España como en Europa. CNI mantiene una posición totalmente imparcial con respecto a fabricantes y otros grupos de interés, y su finalidad es potenciar el ahorro, eficiencia energética y uso de energías renovables en las instalaciones con el máximo respeto al medio ambiente, así como impulsar una formación técnica de la máxima calidad para los instaladores y la correcta y adecuada información al usuario final.
 
Modificado por última vez enViernes, 30 Enero 2015 13:05
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes