La importancia de los test de Blower Door al hablar de eficiencia y aislamiento

Test-blower-door-aislamiento

Si nos preguntan, todos hemos oído hablar de las pérdidas energéticas de un edificio, es decir, por dónde se escapa el calor. Sin temor a equivocarnos, podemos afirmar que entre paredes y ventanas de baja calidad o mal colocadas perdemos hasta el 60% del calor de nuestro propio hogar. Otros factores que también influyen son las infiltraciones de aire y los sumideros energéticos. La energía se escapará siempre por los puntos débiles de la envolvente.

Por ello, el control de la hermeticidad y estanqueidad en una vivienda se ha convertido en un factor clave tanto si hablamos de rehabilitación como de obra nueva y en el caso de una casa pasiva, marca el desarrollo de todo el proceso constructivo. Cuando hablamos de eficiencia y aislamiento, la estanqueidad no puede pasarse por alto. Se trata de un concepto que señala la capacidad de un espacio cerrado para no tener infiltraciones, sea este espacio un local, una vivienda o un barco.

Y aquí entran en juego los test de estanqueidad mediante Blower Door, para averiguar por dónde se escapa el aire como la única manera de saber si una casa es estanca o permeable al aire. Mediante este test podemos medir y cuantificar las renovaciones del aire así como la permeabilidad de la envolvente.

Su misión es conocer el estado real de eficiencia energética de un inmueble y tomar medidas que impulsen el ahorro y mejoren el confort.

Las pruebas Blower Door consiguen detectar los fallos constructivos y estructurales que puedan dar lugar a infiltraciones y pérdidas energéticas. Si se realizan estas pruebas durante la obra se subsanarán posibles errores que, en sistemas convencionales de construcción, se hacen evidentes con grietas en cubiertas y fachadas.

Los 5 pasos fundamentales de un test Blower Door

Antes de empezar un test Blower Door es imperativo tener en cuenta cualquier elemento que pueda influir en la medición de datos relativos a la estanqueidad y permeabilidad: volumetría, número de plantas, estancias, altura máxima, número de ventanas, número de accesos, si se dispone de campana en la cocina, si hay chimenea y de qué tipo, etc.

test-blower-door-HQH

Seguidamente se procede a crear un ambiente hermético, cerrando ventanas, accesos y huecos de la envolvente en su totalidad para comprobar de manera veraz las fugas reales que se producen en la vivienda.

La tercera fase es colocar la Blower Door en la puerta principal de acceso o una ventana, mediante un bastidor y una lona. La única conexión con el exterior será un gran ventilador en la propia puerta controlado a través de un manómetro de dos canales. Este ventilador deberá extraer aire de la vivienda expulsándolo al exterior hasta que la diferencia de presión entre el interior y el exterior sea de 50 pascales, dato que nos obliga la norma UNE EN 13829. En ese momento podemos medir el aire que penetra a través de cualquier rendija o resquicio que pueda haber de manera no deseada.

Esta cantidad de aire se mide como renovaciones por hora a esa diferencia de presión n50, por ejemplo, para el grado de estanqueidad correspondiente al estándar de casa pasiva se considera un límite de 0,6 renovaciones por hora. Una casa tradicional suele tener entre 8 y 12 renovaciones por hora, y una bien construida entre 3 y 5.

Inevitablemente nos vamos a encontrar con filtraciones de aire en cajas de persianas, juntas de fachada, chimeneas, etc. Para encontrar estos puntos de fuga de aire, se emplea una cámara termográfica que, mediante la medición de la radiación térmica infrarroja, muestra los lugares por los que está penetrando el aire en la vivienda.

Generalmente se buscan los puntos de riesgo más habituales aunque, cuanto más exhaustivo sea el control más se podrá mejorar la eficiencia.

Podemos invertir el ventilador creando el efecto inverso al introducir aire del exterior en el interior aumentando la presión y localizar esas fugas mediante humo.

En definitiva, el proceso de realización del test de Blower Door no es exclusivo para Passivhaus, sino que se puede y se debe realizar en cualquier tipo de vivienda. Su misión es conocer el estado real de eficiencia energética de un inmueble y tomar medidas que impulsen el ahorro y mejoren el confort.

Autor: Alejandro Las Heras Santos, Director Técnico de HQH - Termógrafo ITC – Técnico Infiltrometría Retrotec Blower Door

 

Modificado por última vez enMartes, 26 Abril 2016 12:06
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes