El Hostal Grau opta a la certificación Gold Leed tras su rehabilitación energética

Hostal Grau

Un intenso proceso de rehabilitación energética, una destacada inversión en ahorro de agua y calidad del aire interior, y medidas innovadoras en diseño han propiciado que Hostal Grau Barcelona opte a la Certificación GOLD LEED en diseño de interiores que promueve Green Building Design and Construction.
 
La ubicación del establecimiento ha dificultado la voluntad de rehabilitar en clave sostenible, sobre todo debido a la existencia de cierta complejidad a nivel operativo y técnico a causa de la limitación de espacio y también al hecho de que sus propietarios se propusieran conservar la base del edificio original.
 
Tras décadas de reformas y ampliaciones, esta antigua casa de huéspedes se convirtió en hostal y, en estos momentos, de la mano de Monica Vallejo – descendiente de una saga familiar – está culminando un paquete de sucesivas actuaciones que desde el año 2013 han supuesto una profunda transformación que ha tenido como resultado el primer hotel en Barcelona que reúne los requisitos para obtener este preciado reconocimiento en diseño de interiores. Además de su apuesta por el ahorro energético y la sostenibilidad, el proyecto contempla numerosos aspectos naturales y ecológicos, sin olvidar en ningún momento el espíritu familiar. 

 

Más allá de la eficiencia energética 

Las intervenciones constructivas en materia energética se han centrado en el envolvente del edificio. Se ha optado por mejorar el aislamiento desde el interior y por sustituir las carpinterías exteriores, así como por renovar el sistema de iluminación, integrando luminarias LED en todo el recinto.
 
Asimismo, se ha incidido en el ahorro, con el uso del agua derivada de la reutilización de aguas grises de las duchas y lavabos para las cisternas de los inodoros y se ha apostado por materiales en función de su huella ecológica, tratando siempre de emplear materia prima reciclada; por la calidad del aire en los ambientes interiores, dado que se ha optado por materiales libres de COV, y por la movilidad sostenible, de modo que se ofrece a los clientes efectuar la inmensa mayoría de sus desplazamientos empleando bicicletas.
 
Del mismo modo, en la parte posterior del edificio se ha instalado una pared vegetal y en todas las habitaciones se han habilitado camas sin ningún componente metálico realizadas con materiales 100% naturales.
 
Los proyectos a corto y medio plazo que este establecimiento tiene previsto abordar en materia de eficiencia energética se centrarán en el sistema de climatización y en el de renovación de aire que, por ahora, todavía no ha sido posible sustituir. En esta misma línea de actuación está  el espacio destinado a restauración o comedor que ahora mismo se está acabando de habilitar. Se trata, pues, de una propuesta en materia de sostenibilidad transversal y, por lo tanto, va más allá de aspectos constructivos y de la eficiencia energética.

 

Una demanda creciente 

Paralelamente, en muy poco tiempo este hotel estará en condiciones de ofrecer a sus clientes la posibilidad de disfrutar de una habitación donde se habrá reducido al máximo la presencia de radiaciones electromagnéticas con el fin de mejorar el descanso de los huéspedes. Se trata de un proyecto piloto llevado a cabo conjuntamente con sus colaboradores Green Room Hotels, y que se pretende ampliar, a medida que vaya siendo posible, a más habitaciones del hotel porque, al fin y al cabo, apunta Monica Vallejo, es un establecimiento en continua evolución. Y es que la sensibilidad hacia aspectos medioambientales y sociales está cada vez más presente y, en consecuencia, genera una demanda creciente para aquellos establecimientos turísticos que se adapten a esas necesidades.  
      
Finalmente, destacar que este inusual establecimiento reduce, reúsa y recicla. Para reducir elige los productos con menos envoltorios; disminuye el uso de productos tóxicos y contaminantes; limita el consumo de productos de usar y tirar, y modera el consumo de energía y de agua. Para reusar compra líquidos en botellas de vidrio retornables; utiliza el papel por las dos caras y regala la ropa que se va a sustituir. Finalmente, recicla todo lo que se pueda vender para hacer nuevos productos: restos de comida, papel y cartón, vidrio, metales y plásticos. 
 
 
 
Modificado por última vez enJueves, 21 Enero 2016 13:22
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes