Kits Control 3G Wifi Ducasa para emisores eléctricos

Kits Control 3G Wifi Ducasa para emisores eléctricos

Ducasa Clima S.A. presenta esta tempo...

El radiador Runtal Cosmopolitan incorpora un accesorio toallero diseñado por King & Miranda

El radiador Runtal Cosmopolitan incorpora un accesorio toall…

Una gama de accesorios convierte el r...

Radiadores RD de Rayco: radiadores modulares que conjugan estética y rendimiento

Radiadores RD de Rayco: radiadores modulares que conjugan es…

Industrias Rayco ofrece una amplia ga...

Radiadores de baja temperatura Varese de Ferroli

Radiadores de baja temperatura Varese de Ferroli

Ferroli apuesta por el modelo Varese ...

Prev Next

Radiadores eléctricos: ¿cuáles son los mejores?

Radiadores eléctricos ventajas y desventajasEntre los distintos tipos de radiadores para calefacción que existen en el mercado, los radiadores eléctricos son una opción recomendable si buscamos un sistema de calefacción sin obras y que no requiera de una gran instalación. Son una opción a tener en cuenta para viviendas, locales y oficinas que no demandan un alto consumo de calefacción, situadas en zonas templadas en las que no se alcanzan temperaturas extremas. 

El mercado nos ofrece varios tipos de radiadores eléctricos según la tecnología que utilicen. En este artículo te enseñaremos a distinguirlos para que puedas elegir el mejor radiador eléctrico que se adapte a tus necesidades. 

Si estás interesado en instalar radiadores eléctricos de calefacción
PIDE PRESUPUESTO sin compromiso.

Tipos de radiadores eléctricos según su tecnología

Tipos de radiadores eléctricos según su diseño

Aspectos a tener en cuenta para elegir el mejor radiador eléctrico

Radiadores eléctricos con fluido caloportador

Este tipo de radiadores utilizan un fluido caloportador en su interior, como puede ser el aceite, que circula por su interior y calienta de forma uniforme toda la masa del radiador. A este tipo de radiadores son los que se llaman de bajo consumo, como explicaremos a continuación.

Radiadores eléctricos de bajo consumo


Este término –usado a nivel comercial- generalmente se refiere a radiadores eléctricos que utilizan un fluido específicamente diseñado por la marca con mayor inercia térmica que el agua. Hay que ser precavidos con los mensajes comerciales de bajo consumo, ya que lo que explican es que, al tener mayor inercia térmica, el fluido tardará más en enfriarse con lo que el radiador continúa emitiendo calor sin consumir energía. 

La letra pequeña de este tipo de aparatos es que la mayor inercia térmica del fluido contenedor hace que también tarde más tiempo en calentar el radiador, con lo que el consumo final probablemente resulte ser el mismo.
Este tipo de radiadores son indicados para viviendas o estancias que necesiten de calefacción encendida durante más de 5 horas. 

Radiadores eléctricos de tecnología seca

Los radiadores de tecnología seca utilizan una resistencia eléctrica para calentar el material del que están compuestos. Dependiendo del tipo de material que contengan, tendrán menor o mayor inercia térmica.
En el caso de un radiador de aluminio o de mica, se calentará muy rápidamente por tener poca inercia térmica, por lo que también se enfriará rápidamente al apagarlo. Este tipo de radiadores son indicados para usos muy puntuales y para periodos de tiempo breve (1-2 horas). 

En cambio, los radiadores cerámicos o de mármol, consiguen una gran inercia térmica, es decir: cuesta más que se calienten, pero una vez lo hacen mantienen muy bien el calor, por lo que están indicados para encendidos de larga duración entre 5 y 8 horas. 

Radiadores eléctricos por infrarrojos


La calefacción eléctrica por infrarrojos se basa en la generación de ondas de radiación que calientan directamente los cuerpos y no el aire, a diferencia de los sistemas tradicionales de convección.

Alguno de los beneficios de este tipo de sistemas es que el aire no circula continuamente, por lo que no se levanta polvo por lo que resultan ideales para personas asmáticas. Al no calentar el aire directamente, no resecan el ambiente, manteniendo un equilibrio constante en la relación humedad - temperatura - aire.

Los radiadores eléctricos de este tipo se comercializan generalmente en forma de paneles que pueden colocarse incluso en el techo de las viviendas, lo que ahorra espacio en las paredes.

Radiadores acumuladores eléctricos


Estos aparatos están diseñados para ofrecer el máximo aprovechamiento de las tarifas eléctricas con Discriminación Horaria (DH). Los acumuladores de calor almacenan el calor producido durante la noche o en periodos cuando se aplican tarifas especiales reducidas y lo descargan durante el día, según las horas programadas en cada aparato o a través de un reloj programador centralizado. Este sistema se traduce en interesantes ahorros energéticos y económicos para el consumidor de calefacción eléctrica.

Convectores eléctricos

Estéticamente resultan similares a los radiadores eléctricos, pero su tecnología y la forma en la que calientan la estancia es distinta. A diferencia de los radiadores eléctricos, un convector calienta directamente el aire que traspasa por unas resistencias que se calientan gracias a la corriente eléctrica. El aire caliente al pesar menos asciende por convección y calienta la estancia. 

Radiadores eléctricos según su diseño


Radiador toallero eléctrico


Este tipo de radiadores se caracterizan por su diseño específicamente orientado para su instalación en el baño. Su composición es generalmente vertical y está armado por barras horizontales en las que poder colgar y secar las toallas usadas. Existen modelos extraplanos y muy decorativos. 

El uso en el baño obliga a tener en cuenta algunas recomendaciones de seguridad. Los modelos los eléctricos sólo pueden colocarse a un mínimo de 60 centímetros de la zona de baño o ducha y deben contar con un IP44 -grado de protección frente al polvo y la humedad-.

Si quieres ver la oferta de radiadores toalleros eléctricos que los fabricantes presentan al mercado, pincha aquí

Radiador eléctrico de diseño

Radiadores de diseño decorativos


La calefacción eléctrica ha dado un paso más en los últimos años hacia otras propuestas con un diseño moderno e innovador que se adapta a todos los estilos de decoración del hogar. Los radiadores eléctricos han pasado de ser un mero aparato funcional a formar parte del entorno de una habitación, enriqueciendo con sus formas la armonia de la misma.

Si quieres ver la oferta de radiadores de diseño que los fabricantes presentan al mercado, pincha aquí

Algunos conceptos a tener en cuenta a la hora de elegir un radiador eléctrico

La inercia térmica: se trata de la velocidad que tiene el material para absorber o ceder calor. Al enchufar estos radiadores a la corriente, empiezan a calentar, y normalmente, debido a este fenómeno, tardan un tiempo en conseguir alcanzar la temperatura indicada. Al igual que cuando se apagan mantienen el calor durante cierto tiempo.

Tarifa por discriminación horaria: Este tipo de tarifa, que permite importantes descuentos en la factura de la luz, comprende un periodo de 14 horas en su franja horaria reducida (periodo Valle) en el que el precio del kWh es muy inferior al precio estándar y, un periodo de 10 horas (periodo Punta) en el que el precio del kWh es ligeramente superior al precio normal. 

De esta forma, si desplazamos parte de nuestros consumos energéticos a las “horas valle”, comprendidas entre las 22 p.m. a 12 p.m. en horario de invierno, podremos conseguir ahorros de entre un 30% y un 40% en la factura eléctrica.

¿Qué potencia necesito?


Una forma simple de calcular la potencia necesaria de un radiador eléctrico, es calcular unos 80 W por cada m2 y sumar un 30% más al resultado.

Para calentar un espacio de 20m2 se necesitaría uno o más radiadores de al menos 1.660 W.

Para calentar un espacio de 5m2 se necesita un radiador de unos 550W.

Sin embargo, a la hora de calcular la potencia que necesitamos, tenemos que tener en cuenta varios factores, como la calidad del aislamiento térmico que tenga nuestra vivienda, la orientación de la misma o la zona climática en la que se encuentra. Te invitamos a leer el artículo: “Calcular la potencia calorífica que requiere nuestra vivienda” para poder hacer un cálculo más acertado. 

Debemos decir que los radiadores eléctricos son 100% eficientes en cuanto al consumo de energía se refiere. Con esto queremos decir que toda la electricidad consumida es convertida directamente en calor.

Regulación y control inteligente de los radiadores eléctricos


Los radiadores eléctricos tienen un termostato integrado que permite ajustar el consumo, elegir la temperatura y programar de forma horaria e incluso diaria los encendidos y apagados de cada radiador para un mayor control del consumo energético. De esta forma, se consigue regular y reducir el consumo de la vivienda.

Algunos radiadores eléctricos también están conectados a sensores de temperatura, por lo que si en la estancia detecta que hace más calor, debido por ejemplo a la presencia de un número mayor de personas, automáticamente el radiador baja la temperatura, puesto que no es necesario tanto aporte de calor para alcanzar la temperatura deseada.

Estos sensores también son capaces de percibir cuándo ocurre una bajada drástica de la temperatura en la estancia, por ejemplo cuando abrimos las ventanas para ventilar, y apagan automáticamente el radiador para evitar derroches de energía. 

Otra de las características de los radiadores de última generación es la conectividad WiFi. Esto permite controlar los equipos a distancia, y también realizar ciertas programaciones para reducir el consumo. Este tipo de sistemas también tienen la capacidad de “aprender” nuestros hábitos y optimizarlos. Un mayor control del sistema de calefacción, permite un mayor ahorro en calefacción, ya que se utilizará exclusivamente en el momento que nosotros programemos y a la temperatura deseada.
 

Ventajas de los radiadores eléctricos frente a los de gas


Instalación más sencilla y económica: Los radiadores eléctricos resultan especialmente rentables para consumos de calefacción medios, como los que se producen en zonas de clima templado. Generalmente este sistema es instalado en viviendas en las que no se puede poner una caldera de gas o gasóleo y se busca la instalación más barata y sencilla sin importar el consumo de electricidad.
 
La instalación de radiadores eléctricos frente a la de radiadores de agua caliente (gas) resulta más barata y apenas requiere de mantenimiento: no es necesario purgar los radiadores y no requieren de una caldera para su funcionamiento.
 
Regulación independiente: Regulación independiente; se puede regular la temperatura de cada radiador, con lo que conseguimos ambientes distintos para cada habitación y limitar el consumo programando el encendido o apagado de los radiadores según nuestras necesidades de confort.
 
Acumular calor para ahorrar energía: si elegimos acumuladores de calor, que almacenar el calor producido durante la noche o en periodos cuando se aplican tarifas especiales reducidas, lo que se traduce en interesantes ahorros energéticos y económicos para el consumidor de calefacción eléctrica.
 
Movilidad y fácil almacenaje: si elegimos radiadores eléctricos con ruedas su fácil movilidad y almacenaje (caben en cualquier armario o trastero de tamaño medio) supone una ventaja para momentos puntuales en los que necesitamos apoyar otros sistemas de calefacción o calentar un espacio concreto de una estancia donde el calor no llegaría de otra forma.
 
 

Desventajas de los radiadores eléctricos


La electricidad, una energía cara: Actualmente, la electricidad es una energía mucho más cara que el gas. El precio del KWh puede llegar a ser incluso el doble. Por lo tanto, calefactar una vivienda entera de grandes dimensiones sólo con radiadores eléctricos en una zona en la que las temperaturas exteriores son muy frías puede suponernos un gran desembolso económico cada mes. Si es este tu caso, te recomendamos instalar un sistema de calefacción a gas con radiadores a baja temperatura.
 
Requiere de altas potencias fijas: Asimismo, una instalación completa con radiadores eléctricos nos obligará a contratar un mayor rango de potencias en el fijo nuestra factura eléctrica, que pagaremos consumamos calefacción o no.
Por lo tanto, el uso de radiadores eléctricos no sale rentable como sistema único de calefacción en una vivienda o local de grandes dimensiones ni en zonas frías, pero sí que puede ser una buena opción como apoyo complementario a otros sistemas de calefacción o para pequeños espacios y en zonas de clima templado.  
 

Si estás interesado en instalar radiadores eléctricos de calefacción
PIDE PRESUPUESTO sin compromiso.

Modificado por última vez enMiércoles, 10 Octubre 2018 10:51
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes