Dónde instalar los sistemas de suelo radiante y refrescante

Rehau-suelo-radiante

Gracias a ATECYR, la Asociación Técnica Española de Climatización y Refrigeración, en este artículo ofrecemos un extracto sobre las aplicaciones idóneas de los Sistemas de Suelo Radiante, realizado de forma resumida a partir del Documento Técnico de Instalaciones en la Edificación de Atecyr (DTIE 9.04).

 

Aplicaciones de los sistemas radiantes y refrescantes

 
Los sistemas radiantes de calefacción y refrescamiento  son adecuados en diversas aplicaciones dentro de la edificación como son:
 
  • Viviendas individuales y colectivas.
  • Centros de enseñanza y guarderías.
  • Piscinas cubiertas, para caldear las zonas de estancia y tránsito.
  • Salas y pasillos de hospitales.
  • Centros de trabajo y oficinas en general.
  • Locales de altura elevada: iglesias, naves, industrias, etc. En estos locales los sistemas de calentamiento de aire provocan enormes consumos de energía.
 
Lo cierto es que, la mayoría de usos en edificación pueden utilizar sistemas radiantes, proporcionando confort y ahorro de energía y aunque en un principio pudieran requerir una inversión económica superior a la que requieren otros sistemas, el objetivo debe ser el de amortizar dicha inversión en un plazo razonable.
 
Los parámetros fundamentales a tener en cuenta para la aplicación de sistemas radiantes y refrescantes son:
 
  • Son sistemas que presentan una elevada inercia térmica ya que se trata de calentar o enfriar la masa que se encuentra sobre la superficie por lo que su aplicación es conveniente en aquellos espacios en los que su utilización se haga de forma continuada.
  • Para su aplicación habrá que tener en cuenta aquellos lugares en los que los controles de humedad no sean necesarios, si bien es cierto que para aplicaciones de refrigeración, será necesario disponer de un control de humedad y en función de la zona climática de que se trate, prever la instalación de elementos que permitan extraer humedad, como deshumidificadores o fancoils.
  • Las aplicaciones de suelo refrescante más adecuadas serán aquellas en las que la humedad del aire sea baja, bien por las condiciones ambientales de la situación geográfica del edificio, bien porque la carga latente de los locales sea pequeña con el fin de evitar la condensación en aquellos momentos en que el sistema necesite alcanzar temperaturas lo suficientemente bajas como para disipar las cargas térmicas del local. Las cargas latentes se deben eliminar con los caudales de aire de ventilación.
  • Se podrán aplicar en edificios que incorporen sistemas de generación a baja temperatura, respetuosos con el medio ambiente como la energía solar térmica a baja temperatura, sistemas de bomba de calor geotérmica, etc.
  • Igualmente, serán de aplicación en edificaciones  que dispongan de equipos capaces de generar calor en invierno y frío en verano, como los equipos de bomba de calor o con energía solar combinada con sistemas capaces de generar frío a partir de una fuente térmica (máquinas de absorción o adsorción), en los que los mismos sistemas de emisión radiante sean capaces de acondicionar el habitáculo en invierno y verano.
  • Su aplicación será idónea en edificios donde la estética deba primar y resulte conveniente que no aparezcan elementos terminales en los locales acondicionados.
  • También en estancias que con otros sistemas habría que calentar un gran volumen de aire (naves industriales, ganaderas, etc.). Estas instalaciones normalmente funcionan con superficies radiantes a alta temperatura, colocadas en los techos de las naves.
 
En relación a este último punto, las necesidades de aportar unos determinados caudales de aire de ventilación a los locales hacen que surjan en la actualidad aplicaciones como techos radiantes combinados con inductores de techo o suelos refrescantes con fancoils de apoyo, que permiten aprovechar las ventajas de ambos tipos de sistemas.
 

Aplicaciones distintas al acondicionamiento térmico

 
Además de las mencionadas, existen otras aplicaciones de superficies radiantes distintas a las del acondicionamiento térmico de locales y estancias ocupados por personas. Estás serían algunas de ellas:

 

Sistemas de eliminación de nieve y hielo.

 
En zonas geográficas frías donde el hielo y la nieve pueden ser un problema sobre determinados espacios, la aplicación de tubos radiantes enterrados permite eliminar el hielo sin necesidad de añadir sal o de quitar las placas por otros medios manuales.
 
Estos sistemas mantienen las entradas de viviendas, garajes, hospitales, etc., libres de nieve y hielo. Están configurados de manera muy similar al suelo radiante, excepto en que se instala al aire libre debajo de las entradas de coches, aceras, patios y cobertizos, evitando que permanezca el hielo en la zona donde se ha instalado el sistema de calentamiento.
 

Sistemas de calefacción en explotaciones ganaderas.

 
Tradicionalmente, la calefacción en naves para la cría intensiva, por ejemplo de pollos o ganado porcino, se realizaba utilizando calefacción radiante con focos, pero este sistema era energéticamente poco eficiente, pues en definitiva el calor producido se generaba utilizando energía eléctrica mediante el efecto Joule que consiste de forma breve en el desprendimiento de calor provocado por el movimiento de electrones por un material.
 
El suelo radiante ofrece en este caso una alternativa más económica y eficiente desde el punto de vista energético ya que permite mantener controlada la temperatura para el adecuado desarrollo de los animales. El sistema puede ser como el del suelo radiante convencional, utilizado en edificios de actividad humana, pero por las características específicas de este tipo de ambientes se han desarrollado módulos específicos de placas radiantes, su distribución está equilibrada hidráulicamente (en parrilla), permiten una limpieza adecuada del sistema, no aumentan la pérdida de carga por distribución del agua caliente y facilitan el montaje.
 

Sistemas de infrarrojos a alta temperatura.

 
A pesar de no ser sistemas que utilicen agua caliente, también se trata de sistemas de calefacción radiante donde una superficie se calienta normalmente con los gases producidos a elevada temperatura. Dos aplicaciones habituales de este tipo de tecnología son los tubos de calefacción infrarroja para naves industriales y los calefactores de ambientes exteriores.
 

Más información:

Esta recopilación de documentos ha sido editada por ATECYR (Asociación Técnica Española de Climatización y Refrigeración) y se encuentra a la venta en su página web: https://www.atecyr.org/eATECYR/ventas/browse/publicaciones/dties/1
 
 
 
 
 
 
Modificado por última vez enViernes, 20 Enero 2017 11:02
volver arriba

Búsquedas de Interés

Síguenos en Redes